Errores En El Hogar De Un Héroe De La Fe

Correo electrónico Imprimir PDF

Este estudio permitirá conocer que aún en los hogares de los héroes de la fe existieron problemas, y es importante que los conozcamos por varias causas, una de ellas es que veces nos sentimos muy avergonzados cuando cometemos errores en nuestra casa, a tal punto que muchos de nosotros en condición de obreros, diáconos ancianos e incluso pastores, cuando tenemos una necesidad o atravesamos por algún problema, y nuestro cónyuge busca ayuda en la iglesia nos molestamos por el "qué dirán", sin detenernos a considerar que las cosas que nos suceden es porque somos humanos y no hemos sido completamente humildes al querer guardar las apariencias, referente a que en nuestra casa todo marcha perfectamente bien y que nuestro ministerio no sea manchado.

 

Tenemos que reconocer que todos en algún momento podemos afrontar serios problemas en nuestra casa, así como los hubo en los hogares de los héroes de la fe, por ejemplo: lo vemos con Adán cuando estando en el paraíso, Eva se permitió hablar con la serpiente, luego su situación empeoró cuando uno de sus hijos mató al otro, sin embargo, eso no significa que Adán esté en el infierno. Abraham también tuvo un grave problema al convivir con dos mujeres a la vez, viéndose en la necesidad de echar a una al desierto junto con su hijo, presentando con esto división en su casa; incluso Daniel tuvo problemas porque cuando oraba decía: "...nosotros y nuestros padres hemos pecado..."; por otra parte, el profeta Elías dijo:"...mátame porque nos soy mejor que mis padres...", es decir, tenía problemas en su casa.

La Biblia refiere a Lot como hombre justo, sin embargo, su esposa se convirtió en estatua de sal y sus hijas lo emborracharon para obtener de él simiente. Finalmente, podemos ver cuando a Noé su propio hijo descubrió su desnudez, y cuando despertó y vio lo que su hijo había hecho, lo maldijo; ante esto, es necesario que evaluemos que si todos ellos tuvieron problemas, seguramente nosotros también los tendremos; incluso, El Señor Jesús tuvo problemas en Su casa, porque para empezar Sus hermanos y Su propia madre se burlaban y no creían en Él.

Trascendiendo a lo más alto, podemos mencionar que hasta en el hogar de Dios Padre hubo problemas cuando La Biblia expresa: "...y le di carta de divorcio a la infiel Israel...", para continuar, a Oseas se le fue su esposa para luego venderse a sí misma como ramera, teniendo hijos de prostitución, y vemos que no era cualquier persona, se trataba de un hombre y siervo de Dios. Conociendo estas situaciones que rodearon a estos héroes de la fe, entonces seguramente nosotros podemos tener problemas, sin embargo, para afrontarlos debemos orar para que por el poder del Espíritu Santo salgan de nuestra vida.

Dios dijo en el Libro de Malaquías que antes que viniera la gran tribulación haría volver el corazón de los hijos hacia los padres y el corazón de los padres hacia los hijos, mediante un espíritu de restauración.

Unos de los primeros problemas que afrontamos suceden en la primera casa, es decir, nuestro padres y nosotros hemos pecado, y dependiendo de cómo vivimos en nuestro primer hogar, nos pudo haber dejado marcados, a unos mas y otros menos. Dentro de los problemas serios se encuentra el abuso infantil que nos pudo dejar marcados, y ahora justificados por la fe, Dios nos mira como justos; por ese motivo tenemos que soltar cosas que no estuvieron bien en la primera casa. La sociedad tiene serios problemas, porque nuestros padres también los tuvieron, y así sucesivamente por las generaciones anteriores; no obstante, El Señor Jesucristo rompió las maldiciones y nos dio la oportunidad de hacer todo de nuevo, pero antes tenemos que reconocer que sí tenemos problemas.

Nehemías 1:6 LBLA que estén atentos tus oídos y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que yo hago ahora delante de ti día y noche por los hijos de Israel tus siervos, confesando los pecados que los hijos de Israel hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado.

Es necesario que averigüemos qué sucedió con nuestros ancestros pero con la convicción que Dios es bueno, porque siendo nosotros el miembro número 15 de nuestra familia de cuatro generaciones atrás, Él está en nuestra vida para hacernos libres de toda maldad que pudieron haber hecho nuestros padres, abuelos y bisabuelos incluso. El numero 15 significa plenitud de misericordia de Dios, a la cual podemos tener acceso si reconocemos nuestra condición de vida.

Jueces 13:2 LBLA Y había un hombre de Zora, de la familia de los danitas, el cual se llamaba Manoa; su mujer era estéril y no había tenido hijos.

Manoa era el padre de Sansón que venía de la región de Dan, un lugar de mal testimonio que pesaba sobre éste hombre; sin embargo, por alguna causa, de la madre no dice mucho. En la historia de los reyes, se describe a la madre de Sansón y sus obras, pero en el matrimonio de los padres de Sansón no se menciona, solamente menciona que era estéril porque Dios protegía su vientre. Este verso nos da a entender que si tenía nombre pero nadie lo sabía, y esto sucedió seguramente porque su esposo no le dio el lugar que merecía, sin embargo, El Señor escogió a éste matrimonio que no era perfecto para levantar un juez que derrotaría a los filisteos.

Es posible que dentro de nuestro hogar se levante un héroe de la fe, porque El Señor no anda buscando hogares perfectos para poner Su bendición; ante esto dice La Palabra "....una cosa he visto, que a todos nos llega la oportunidad....", esto significa que no todos están en bonanza pero porque no todos aprovechan las oportunidades de Dios.

Hay una oportunidad para nosotros por eso debemos estar atentos y pedirle al Señor que nos abra los ojos, pues las oportunidades a veces vienen escondidas; por ejemplo: para David fue su oportunidad de convertirse en rey cuando apareció el gigante a quien derrotó. Guardando las distancias pero como una analogía de esta situación; es posible que la empresa donde trabajemos en lo secular, esté a punto de quebrar y esa es la oportunidad que El Señor nos pone para que la saquemos a flote, permitiendo de esta manera que nos reconozcan y nos pongan en un lugar privilegiado.

Pero entonces, volviendo al punto central de este tema; es necesario que le demos el lugar que le corresponde a nuestro cónyuge, pero tenemos que estar conscientes de lo que esto representa.

Jueces 13:4 LBLA Ahora pues, cuídate de no beber vino ni licor, y de no comer ninguna cosa inmunda.

Vemos que a la mujer que refiere este versículo se le apareció el ángel del Señor, revelándole lo que le sucedería. Esta mujer era del pueblo de Dios y el ángel conocía al pueblo, seguramente sabía de las debilidades que ella tenía sobre el licor, y eso es común en las mujeres de todos los tiempos, porque dice La Biblia: "...las ancianas no sean dadas al mucho vino...", nos da a entender que se trataba de una mujer profana, y teniendo esta condición El Señor le dio la oportunidad de ser madre, pero dándole algunas recomendaciones; de esta manera, es necesario que consideremos que dentro de nuestro hogar pudieran estar formándose héroes, pero probablemente les estemos dando un mal ejemplo, a un hijo que posiblemente será un guerrero que luchará contra el enemigo.

En algunos hogares existe el problema que cuando uno de los cónyuges comete un error, el otro reacciona de la misma manera porque despierta el deseo de venganza quizá; no obstante nuestra genética no debe ser esa sino de mansedumbre que viene del Señor Jesucristo.

Sabemos que los hombres somos cabeza, aunque los movimientos de liberación femenina digan lo contrario; sin embargo, como cabeza no significa que hagamos cosas inconsultamente, aunque sean nuestros recursos o producto de nuestro trabajo solamente, debemos consensuarlo con nuestra esposa; también es necesario considerar que nuestros hijos están observando lo que sucede y posiblemente se trate de un futuro ministro primario de Dios, en el orden de los 5 ministerios.

Jueces 13:6 LBLA Y la mujer fue y se lo dijo a su marido, diciendo: Un hombre de Dios vino a mí, y su aspecto era como el aspecto del ángel de Dios, muy imponente. Yo no le pregunté de dónde venía, ni él me hizo saber su nombre.

En este pasaje vemos ésta situación que debemos analizar, y es la manifestación detallista que es una virtud del género femenino, porque como vemos, la mujer describió al ángel con el adjetivo de "imponente", pero no vio los elementos espirituales. En nosotros esto no debe suceder, sino que debemos discernir todos los aspectos posibles. Los espíritus de Dios se sujetan y si no lo hacen es que no viene de Dios, porque si vemos cuando a Josué se le apareció el ángel, le preguntó si era de los suyos o de los contrarios, y el ángel le respondió: "...guarda tu espada porque he venido como comandante en jefe..."; entonces cuando una de estas situaciones se nos presente, tenemos que preguntar: "confiesas que el Mesías ha venido y se introdujo en el cuerpo de Jesús", y si el ángel no se sujeta; sencillamente no es de Dios.

Jueces 13:12-13 LBLA Y Manoa dijo: Cuando tus palabras se cumplan, ¿cómo debe ser el modo de vivir del muchacho y cuál su vocación? Y el ángel del SEÑOR dijo a Manoa: Que la mujer atienda a todo lo que le dije.

Este versículo lo que nos muestra es que el ángel le respondió a Manoa: "...qué me estas preguntando si todo se lo dije a tu esposa..."; entonces, si él quería saber algo al respecto debió preguntárselo a su esposa; en este sentido, El Señor le estaba dando una oportunidad para reivindicarse y darle el lugar correspondiente a su esposa.

Jueces 13:9 LBLA Y Dios escuchó la voz de Manoa. Y el ángel de Dios vino otra vez a la mujer cuando estaba sentada en el campo; y Manoa su marido no estaba con ella.

Manoa permitió que su mujer se fuera al mundo. Nosotros como varones tenemos que cuidar a nuestra esposa; a las esposas le corresponde cuidar al esposo porque es lo que Dios nos dio. La Biblia nos enseña que Abraham luego de muchos años de casado no había reconocido que su esposa era hermosa, sino hasta que otros se lo hicieron ver en Egipto. Si no hemos notado que nuestra esposa es hermosa, seguramente otros sí lo harán y eso mismo puede abrir puertas de tentación o estorbos que pueden provocar problemas en la familia.

Jueces 13:22 LBLA Y Manoa dijo a su mujer: Ciertamente moriremos, porque hemos visto a Dios.

Dios le anunció a la mujer a través del ángel que le daría un hijo, por lo que se tenía que guardar, y Manoa creyó que luego de haber tenido esta visión, Dios lo quería matar; sin embargo la esposa le respondió que si la intención del Señor hubiera sido quitarles la vida, entonces no les hubiera dado Su promesa.

Es necesario que arreglemos cualquier situación que pudiera estar afectando nuestra casa, como también es necesario despojarnos de toda vergüenza si hemos fallado en algo, porque los problemas en el hogar no es una situación excluyente, sino que es algo que puede afectar a cualquiera, pero es necesario atender buscando ayuda espiritual. El Espíritu Santo seguramente nos hará reflexionar, y a partir de eso vendrá una gran bendición para nosotros y nuestra familia, permitiendo que podamos criar héroes de la fe que cumplirán su función como Dios lo predestinó.

 
Ministerios Ebenezer