La Iglesia Emergente

Correo electrónico Imprimir PDF

El tiempo que vivimos actualmente es el tiempo de abundancia no solamente material, sino principalmente en lo espiritual; sin embargo debemos recordar que la Biblia describe que después del tiempo de abundancia, llegó el tiempo de mucha escases. De tal manera que antes del casamiento de nuestro Señor Jesucristo con Su Iglesia, habrá un tiempo muy difícil, el cual empezó después de la segunda guerra mundial, tiempos que manifiestan situaciones dentro de los cuales están los tiempos del modernismo y del postmodernismo, con esto vinieron muchas cosas de libertad, pero lamentablemente todo se tornó en un libertinaje porque entonces cuando se le concedió un derecho a la mujer para que pudiera votar en elecciones de gobierno, otros también buscaron el derecho de manifestarse con sus desviaciones morales, etc., con esto algunos ministros del evangelio, empezaron a cambiar las formas de culto con ideologías netamente de mercadeo y surge entonces lo que es la Iglesia del postmodernismo, o sea la Iglesia emergente.

 

Esta Iglesia lo que ha estado haciendo es volcándose a los deseos de una juventud que aún no tiene claro el concepto de lo que es santidad, libertad y libertinaje; por consiguiente los que están detrás de todo aquello que les pueda dejar un provecho económico, planificaron todo para poder tener los medio de atracción juvenil y que entonces se llenen los edificios y puedan vender ideas que los conduzcan al consumismo "cristiano". Lo asombroso de esto es que los movimientos que hoy surgen como parte de la Iglesia emergente; en algún tiempo fueron proyectados por un predicador del siglo pasado, un ministro muy usado por el poder de Dios; de todo esto entonces lo que debemos saber es que de las 7 Iglesias que se mencionan en el libro de Apocalipsis, hoy podemos estar frente a la Iglesia de Filadelfia y Laodicea, ¿con cuál nos identificamos?

Interesantemente de esto es que el nombre LAODICEA, significa: el poder es del pueblo, por lo cual muchas personas que están detrás del gobierno o liderazgo congregacional, están planificando este tipo de Iglesias, porque sus propósitos son con beneficios muy personales; sus líderes se benefician económicamente y sus asistentes se dicen ser cristianos pero no siguiendo la voz de Dios, sino los deseos de sus almas, porque eso es parte de la operación de error por parte de las tinieblas, con el propósito que la Iglesia de Cristo no sea preparada adecuadamente y pierda la oportunidad de participar en el arrebatamiento.

En el mundo son utilizadas muchas estrategias de mercadotecnia y las utilizan para promover cualquier cosa, desde un producto extremadamente barato, pasando por los artículos de primera necesidad y llegando a lo extremadamente lujoso, aplicándolo igualmente a cualquier movimiento como lo es la política, en tiempos de elecciones. El problema es que esas estrategias están introduciéndose a la Iglesia del Señor Jesucristo y hoy lo que tenemos es la manifestación de la Iglesia Laodicea:

Apocalipsis 3:14 LBLA Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: "El Amén, el Testigo fiel y verdadero, el Principio de la creación de Dios, dice esto:

1 Samuel 8:7 LBLA Y el SEÑOR dijo a Samuel: Escucha la voz del pueblo en cuanto a todo lo que te digan, pues no te han desechado a ti, sino que me han desechado a mí para que no sea rey sobre ellos.

Esto es una influencia grupal muy fuerte que llegan delante del Profeta Samuel, lo confrontan para que les pongan un rey y Dios le habla al Profeta diciéndole que acceda a la petición del pueblo porque no lo estaban rechazando a él, sino a Dios; estaban buscando su propio gobierno y rechazando la revelación de Dios, le estaban dando preferencia al clamor de su alma, como hoy la Iglesia emergente lo que busca es que la Iglesia sea el centro de todo, buscan que se haga la voluntad de la Iglesia y no la voluntad de Dios, aun sabiendo que en El podemos encontrar todo cuanto necesitemos si tan solamente somos fieles a Dios, El nos puede proveer de todo, empezando por lo espiritual porque cuando somos saciados espiritualmente, lo material llega sin que nos haga tropezar, sin que la abundancia material nos desvíe el corazón.

Lógicamente todo queremos nuestro bienestar, nadie desea que llegue el mal, pero cuando llega el momento de la prueba; no significa que debamos volverle la espalda a Dios, sino que debemos mantener nuestra integridad como le sucedió a Job:

Job 2:9-10 LBLA Entonces su mujer le dijo: ¿Aún conservas tu integridad? Maldice a Dios y muérete. Pero él le dijo: Como habla cualquier mujer necia, has hablado. ¿Aceptaremos el bien de Dios y no aceptaremos el mal? En todo esto Job no pecó con sus labios.

Entonces no se trata que estemos buscando nuestra propia voluntad, sino la voluntad de Dios para que no seamos como el grupo de gente que describimos en el primer versículo, quienes buscaban un rey porque querían ser como todas las naciones de la tierra que los gobernaba un hombre que habían nombrado su rey. No podemos ser como Dina, la hija de Jacob; ella había estado todo el tiempo bajo la tutela de su familia y bajo las costumbres del pueblo de Dios y cuando prestó atención a los pueblos del mundo, fue a ver cómo se comportaban y lo que encontró fue que la violaran. Es lo mismo que podemos encontrar en lo espiritual si estamos buscando las costumbres del mundo y cuando llegue el momento del arrebatamiento, nos podríamos quedar y despertar en la gran tribulación.

Necesitamos buscar la voluntad de Dios para nuestra vida, con el propósito que logremos agradar Su corazón; si otros lo que buscan es su bienestar material por sobre todas las cosas, nosotros debemos recordar las palabras de Josué:

Josué 24:15 LBLA Y si no os parece bien servir al SEÑOR, escoged hoy a quién habéis de servir: si a los dioses que sirvieron vuestros padres, que estaban al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa, serviremos al SEÑOR.

 
Ministerios Ebenezer