La Iglesia Profética

Correo electrónico Imprimir PDF

Es indiscutible que nos estamos acercando cada vez más al tiempo final. El Apóstol Pablo habló hace más de dos mil años de una apostasía generalizada que se daría y es la que se está viendo en este tiempo, ante una avalancha de señales de esa naturaleza, nos sentimos impotentes para corregir lo que está sucediendo. Puede ser que en algún momento nos sintamos que vamos en contra de todo; quizá llegar a creer que somos nosotros los que estamos fuera de contexto porque somos pocos los que estamos verdaderamente al pendiente de la venida de nuestro Señor Jesucristo, pero viendo el registro bíblico vemos que no es que estemos fuera de la realidad, sino que vamos en contra de la corriente de este mundo por cuanto no somos de este mundo.

 

Es muy necesario que nosotros conozcamos el perfil de las cosas que son correctas para el Señor, con el propósito que podamos agradar Su corazón. Debemos conocer cual es el perfil de un siervo de Dios, para que él mismo se examine y vea si encaja en ese perfil. Veamos el siguiente ejemplo:

(Lucas 16:1-8 LBLA) Decía también Jesús a los discípulos: Había cierto hombre rico que tenía un mayordomo; y éste fue acusado ante él de derrochar sus bienes. Entonces lo llamó y le dijo: "¿Qué es esto que oigo acerca de ti? Rinde cuentas de tu administración, porque no puedes ser más mayordomo." Y el mayordomo se dijo a sí mismo: "¿Qué haré? Pues mi señor me quita la administración. No tengo fuerzas para cavar, y me da vergüenza mendigar. "Ya sé lo que haré, para que cuando se me destituya de la administración me reciban en sus casas." Y llamando a cada uno de los deudores de su señor, dijo al primero: "¿Cuánto le debes a mi señor?" Y él dijo: "Cien barriles de aceite." Y le dijo: "Toma tu factura, siéntate pronto y escribe cincuenta." Después dijo a otro: "Y tú, ¿cuánto debes?" Y él respondió: "Cien medidas de trigo." El le dijo*: "Toma tu factura y escribe ochenta."

El señor elogió al mayordomo injusto porque había procedido con sagacidad, pues los hijos de este siglo son más sagaces en las relaciones con sus semejantes que los hijos de la luz.

En otras palabras el mayordomo dijo que vendería su figura, su imagen, el poder que todavía tenía y llamó a los que le debían a su señor y les dio los libros de contabilidad y les dijo que escribieran que le debían menos, para que cuando lo sacaran de su trabajo, lo recibieran en casa de los deudores a los que él les cobraba; eso es comerciar una imagen que no existe, por consiguiente no era una persona íntegra. Tenemos que poner el perfil a las personas y decir cuál es el perfil que deben llenar; porque si no cubrimos esos requisitos, sencillamente no somos capaces. Cuando vemos un perfil, lo primero que debemos hacer es examinarnos a nosotros mismos para ver si calificamos, por ejemplo: el perfil de los siervos; el siervo sirve

"Sírvele hoy a este pueblo y él te servirá por siempre"...dice la Biblia.

Debemos conocer el perfil de la Iglesia del Señor Jesucristo ya que se ha llegado a la conclusión que muchas personas no lo conocen y es por eso que no permanecen en una sola congregación, se trasladan por situaciones almáticas, no tienen substancia, algunas veces se trasladan por cuestión geográfica, es por eso que es imprescindible que conozcamos el perfil de la iglesia que el Señor Jesucristo dejó, para saber en dónde vamos a encajar.

Hemos conocido de diferentes casos en donde evangelistas llegan a ciudades con grandes campañas y muchas personas se convierten al Señor, pero es necesario que esas personas tengan un seguimiento, que sean discipuladas y que puedan congregarse. En el Nuevo Testamento, vemos al evangelista Felipe, el evangelizó al etíope, lo bautizó le explicó doctrina desde Isaías 53 hasta todo lo que había sucedido en esa época, y luego lo dejó, pero le había dejado una base para poder seguir adelante.

Cuando nosotros evangelicemos a alguna persona, ya sea en nuestro trabajo, en nuestro centro de estudios o incluso en la calle, es necesario que luego que esa persona haya aceptado al Señor, les orientemos para que tengan un seguimiento, para que crezcan espiritualmente, para que conozcan la Palabra del Señor, la única que es capaz de transformarnos. Debemos darle el perfil de la Iglesia del Señor Jesucristo, ya que muchas personas solo se van por la imagen de la Iglesia física y lo mejor es tener un perfil, basándonos en que sea manifestada en lo siguiente::

Iglesia Apostólica
Iglesia Profética,
Iglesia Evangelistica,
Iglesia Pastoral,
Iglesia Magistral.

Pero si le decimos esto a alguien recién convertido, no lo entenderá, pero es glorioso saber que en la Biblia están escondidas las cosas que debemos conocer bien, para poder orientar a los demás, y no desorientarnos nosotros. Cuando decimos escondidas, nos referimos a que solamente el Espíritu Santo puede brindarnos de la revelación necesaria y comprender adecuadamente la sana doctrina.

La Iglesia Profética

La Iglesia no debe ser sólo profética, bajo el entendido que una Iglesia profética, no es la que profetiza todo el tiempo. En una Iglesia profética puede haber riesgos porque muchas personas que no saben ministrar adecuadamente el don que Dios les ha regalado, lo utilizan incorrectamente en la profecía a nivel personal y eso hace que mucha gente se desvíe del camino. Las personas que desconocen el mover profético pueden ser fácilmente engañadas por cazadores al estilo de Nimrod, Esaú, Saúl y otros.

En la Biblia aparecen cinco mujeres profetisas, sin duda hubo más; y también aparecen dos profetisas que eran de muy mala conciencia.

(Apocalipsis 2:20 LBLA) 'Pero tengo esto contra ti: que toleras a esa mujer Jezabel, que se dice ser profetisa, y enseña y seduce a mis siervos a que cometan actos inmorales y coman cosas sacrificadas a los ídolos.

En el libro de Nehemías, nos habla de Noadías una profetisa que fue contratada para infundirle miedo al líder de la nación. La profecía no puede ser utilizada para traer miedo a las personas ni para juzgarlos.

(Nehemías 6:14 LBLA) Acuérdate, Dios mío, de Tobías y de Sanbalat conforme a estas obras suyas, también de la profetisa Noadías y de los demás profetas que estaban atemorizándome.

Existen cinco mujeres profetisas que se marcan como es una Iglesia Profética, porque en la Biblia debemos saber que la mujer tipifica a la Iglesia como vemos en los siguientes ejemplos:

(Apocalipsis 12:6 LBLA) Y la mujer huyó al desierto, donde tenía un lugar preparado por Dios, para ser sustentada allí, por mil doscientos sesenta días.

(Apocalipsis 12:4 LBLA) Su cola arrastró la tercera parte de las estrellas del cielo y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró delante de la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo cuando ella diera a luz.

La mujer a la que se refieren los versículos anteriores es la Iglesia. Dice la Biblia que habrá un tiempo cuando siete mujeres se llegarán a un solo hombre, esas son siete iglesias que se llegarán al Señor Jesucristo. Entonces cuando hablamos de una mujer profeta, estamos hablando de una iglesia profética.

1. Miriam

(Éxodo 15:20 LBLA) Y Miriam la profetisa, hermana de Aarón, tomó en su mano el pandero, y todas las mujeres salieron tras ella con panderos y danzas.

Miriam o María, le respondía a Moisés y cantaban porque todos estaban felices, el Señor les había dado la victoria, había abierto el Mar Rojo para que pasaran con todas sus familias, pero cuando Dios lo cerró, ahogó a todo el ejército de Egipto. Hicieron una fiesta todos cantaban, los hombres y las mujeres y quien tomó el liderazgo fue María quien era profetisa. Entonces podemos ver que la Iglesia profética es una Iglesia primeramente que alaba y adora, porque la alabanza está íntimamente asociada con los cinco ministerios, pero con el ministerio profético se debería de asociar más. Nosotros podemos tener la profecía desde que disponemos salir de casa para dirigirnos a la Iglesia, esta es la unción; pero no toda la gente lo trae, entonces lo que va atraer a todas la personas, lo que va ablandar el receptor para poder recibir la bendición de la profecía y el mensaje de la palabra, es la alabanza y adoración, a Dios porque se crean atmosferas que propician lo que debe salir de nuestro corazón en agradecimiento a Dios.

La Iglesia profética se distingue por que tiene alabanza y adoración genuina de Dios, por eso es que el diablo ataca tanto la alabanza porque lo que quiere es que cantemos como canta el mundo y jamás se atrae un espíritu de profecía de es manera. Por eso el salmista y la Iglesia deben ser proféticos; deben ser sensible a los ambientes espirituales, para saber en qué momento adorar y en qué momento alabar.

Iglesia Profética Pastoral

(Juan 10:27 LBLA) Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen.

Es pastoral por el hecho que a ella la siguieron.

Se caracteriza porque no sale a buscar a sus ovejas, ellas llegan al escuchar su voz.

El Señor Jesucristo discipuló por tres años y medio a los suyos; el mejor maestro, apóstol, evangelista, pastor, anciano, diácono, el Hijo de Dios discipuló por tres años y medio a los suyos. No ha existido nadie como El ni lo habrá. El dijo que las mismas cosas que El hizo las haríamos nosotros, no por nosotros, sino porque El va al Padre, pero el Espíritu Santo viven en nuestro corazón.

(Juan 15:5 LBLA) Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer.

El Señor Jesucristo estuvo tres años y medio discipulando; muere, resucita y les da cuarenta días de discipulado nuevamente pero ahora en una nueva faceta: resucitado; nadie ha tenido semejante educación teológica con la tuvieron Sus discípulos, y cuando se terminó todo, los envió a Jerusalén para que recibieran poder, por medio de Su Espíritu Santo, entonces fueron a Judea, Samaria y hasta lo último de la tierra, pero no tenían que ir sino estaban preparados.

En la Iglesia Profética Pastoral se está escuchando la voz del pastor, escuchamos las respuestas a nuestras necesidades, escuchamos consejo, escuchamos guianza, la iglesia profética pastoral alza la voz y la siguen. Miriam empezó a danzar y sonar el pandero y todas las mujeres se le unieron, eso es parte de la Iglesia profética.

-Miriam cada vez que estaba junto a las aguas hace un buen papel. Esto nos habla de junto a aguas de reposo nos pastoreará (Salmo 23)

La Iglesia Profética Pastoral cada vez que se junta con las aguas de la Palabra, terminará en buen camino. Pero para eso es necesario que conozcamos La Biblia, porque ese es nuestro parámetro. Cuando vemos a María, las veces que falló estaba lejos de las aguas y las veces que acertó estaba cerca de las aguas. No nos alejemos de la Biblia, no nos alejemos del parámetro extraordinario y exquisito que es la Palabra del Dios viviente y recordemos que fuera de El nada podemos hacer.

Otro punto es que la Iglesia Profética corre un peligro, porque así como rechazó la autoridad apostólica prefigurada por Moisés, se sintió poderosa y habló en contra de Moisés, ya que dijo que no sólo a los apóstoles hablaba Dios; eso dijo María y Aarón y cuando dijeron eso, se quedaron leprosos y el campamento se detuvo a causa de la lepra de María. Existen Iglesias que tuvieron profecía, se movieron en el poder de Dios y se quedaron leprosas, insensibles por haber rechazado la autoridad apostólica.

2. Débora

(Jueces 4:4 LBLA) Débora, profetisa, mujer de Lapidot, juzgaba a Israel en aquel tiempo...

Iglesia Profética Apostólica

Por el hecho que juzgaba y/o gobernaba a Israel.

Es una Iglesia que reconoce autoridad, por eso se cubre, porque tiene señal de autoridad en su cabeza. Un profeta en una Iglesia profética debe sujetarse, debe reconocer autoridad. La Biblia dice: "y el espíritu de los profetas está sujeto a los profetas", pero si no se sujeta no es un espíritu de Dios aunque sea un espíritu porque Dios pone jerarquías que se deben respetar. Débora era mujer de Lapidot, nombre que significa antorcha, iluminado, eso quiere decir que el fluir profético y apostólico ilumina, es una antorcha en medio de la obscuridad, eso dice la Biblia: " Estar atentos a la palabra profética de Dios más segura la cual alumbra en lugar obscuro".

Algunos dicen que el nombre "mujer de Lapidot" significa mujer de espíritu fiero, que avanza. La Iglesia Profética Apostólica avanza, no se detiene, tiene que conquistar lugares, tiene que ir más allá de las fronteras pero para eso deben liberar a las personas para que entonces puedan reconocer autoridad.

3. Hulda

Iglesia Profética Magistral

(2 Reyes 22:14 LBLA) Entonces el sacerdote Hilcías, y Ahicam, Acbor, Safán y Asaías fueron a la profetisa Hulda, mujer de Salum, hijo de Ticva, hijo de Harhas, encargado del vestuario; ella habitaba en Jerusalén en el segundo sector, y hablaron con ella.

Veamos el contexto:

(2 Crónicas 34:22 LBLA) Entonces fue Hilcías con los que el rey había dicho a la profetisa Hulda, mujer de Salum, hijo de Ticva, hijo de Harhas, encargado del vestuario; y ella habitaba en Jerusalén en el segundo sector, y hablaron con ella acerca de esto.

(2 Crónicas 34:22 RV2000) Entonces Hilcías y los del rey fueron a Hulda profetisa, mujer de Salum, hijo de Ticva, hijo de Harhas, guarda de las vestimentas, la cual moraba en Jerusalén en la Casa de la doctrina; y le dijeron las palabras dichas.

Esa historia es la del rey Josías que empezó a reinar cuando tenía ocho años t cuando cumplió 18 años dio la orden que restauraran el arca de Dios y en la reconstrucción del arca encontraron el libro de la ley y cuando Josías lo leyó se puso al llorar y le enviaron el libro a la iglesia profética magistral para decirle ¿qué significa esto? Una Iglesia Profética Magistral que tiene doctrina vive en la doctrina, en la casa del a doctrina porque ese es su modo de vida.

(2 Crónicas 34:22 KJV+) And Hilkiah,H2518 and they thatH834 the kingH4428 had appointed, wentH1980 toH413 HuldahH2468 the prophetess,H5031 the wifeH802 of ShallumH7967 the sonH1121 of Tikvath,H8616 the sonH1121 of Hasrah,H2641 keeperH8104 of the wardrobe;H899 (now sheH1931 dweltH3427 in JerusalemH3389 in the college:)H4932 and they spakeH1696 toH413 her to thatH2063 effect.

El problema que tenemos es que a la mayoría de las personas no les gusta leer, pero al llegar al Señor es necesario escudriñar las escrituras, estudiar la Biblia si verdaderamente queremos que Dios nos hable y revele Sus misterios. Tenemos que habitar en el segundo sector, esto es en donde está la escuela o en el colegio como lo traduce la Biblia King James, y es ahí donde está la doctrina.

4. La esposa de Isaías

La Iglesia Profética - Profética

(Isaías 8:3 LBLA) Me acerqué a la profetisa, y ella concibió y dio a luz un hijo. Y el SEÑOR me dijo: Ponle por nombre Maher-shalal-hash-baz...

El profeta Isaías está contando su testimonio, a ella no se le conoce el nombre pero la esposa de Isaías, era profetisa y su hijo era producto de una profecía. El niño que ella da a luz es una profecía de lo que habría de suceder pronto aunque también era el cumplimiento de un hecho de esa época. Esto lo que nos enseña entonces es que la Iglesia Profética – Profética puede tener profecía especifica con el cumplimiento de lo que está por acontecer, pero también de lo que pronto vendrá.

5. Ana

Ana significa gracia y somos salvos por gracia.

La Iglesia Profética Evangelística

(Lucas 2:36 LBLA) Y había una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Ella era de edad muy avanzada, y había vivido con su marido siete años después de su matrimonio...

Este capítulo narra cuando Jesús nació; dice que Ana la profetisa le hablaba a todos lo que ella podía, acerca del Señor y cuando las persona llegaban al tempo les hablaba del Mesías.

Es la Iglesia Profética Evangelística que tiene enraizada la palabra profética más segura, que tiene una base fuerte de sustentación, en donde el tema principal es el Mesías Jesucristo en todo momento y a donde ella vaya.

Entonces, con este perfil debemos buscar una Iglesia Apostólica, Profética, Evangelística, Magistral y Pastoral, que crean en El Padre, El Hijo, El Espíritu Santo; que crea en los cinco Ministerios; que crea en la llenura del Espíritu Santo; que crea en los dones del Espíritu; que crea en los frutos del Espíritu.

Cuidémonos de no estar en una Iglesia en donde seamos una mercadería porque es difícil de creer que actualmente se venda el evangelio y que tengamos que pagar para poder escuchar a un salmista. La verdadera Iglesia del Señor Jesucristo no es comerciante; aunque eso no significa que los siervos no deban recibir una ofrenda quizá generosa porque tampoco debemos ser mezquinos como para no ofrendar con todo el corazón, porque al final, lo que dice la Biblia es que el obrero es digno de su salario, pero entre un salario digno por ser obrero en la obra de Dios, y estar comercializando el don de Dios... existe mucha diferencia.

Cuidémonos en no caer en las fantasías de las tinieblas, pensando que podemos convertirnos en personas adineradas con el don de Dios, porque al final el don es de Dios y lo envía para bendecir a Su pueblo, y que aquellos que recibimos el don, seamos vasos de honra en Sus manos; será de esa forma entonces cuando estaremos agradando el corazón de nuestro Señor Jesucristo y El nos recompensará con toda clase de bendiciones en los cielos y como consecuencia en la tierra, sin que eso estorbe nuestra constante búsqueda del rostro de Dios y que caminemos en santidad para poderle ver.

 
Ministerios Ebenezer