Las 2 Copas (II)

Correo electrónico Imprimir PDF

1 Corintios 10:21 LBLA No podéis beber la copa del Señor y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor y de la mesa de los demonios.

Es interesante que cuando el Apóstol Pablo habló de esto, lo hizo dirigiéndose a cristianos, no lo hizo con inconversos; porque lo que debemos hacer es cuidar nuestra vida de no participar de la mesa de los demonios, por ejemplo: existen comidas que han sido dedicadas en determinadas fechas como lo ha sido el 1 de noviembre, en muchos países es una fecha dedicada a los muertos y tienen una comida llamada fiambre, nombre que según el diccionario secular, significa: muerto. Pero el punto es que ese tipo de comidas son de la mesa de los demonios y es de ahí de donde debemos cuidarnos para no ser engañados y participar deliberadamente.

 

 

Juan 15:1 LBLA Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador.

La copia de los demonios, obviamente provendrá de la mesa de los demonios, proviene de una vid falsa.

Proverbios 4:17 LBLA Porque comen pan de maldad, y beben vino de violencia.

Otra de las acepciones de violencia es crueldad, una crueldad que podemos discernir incluso con aquellas personas que teniendo mascotas, las maltratan, se proyectan en ellos por la ira que los manipula, manifestándose la crueldad en cualquier momento.

2 Reyes 4:39 LBLA Entonces uno de ellos salió al campo a recoger hierbas, y encontró una viña silvestre y de ella recogió su falda llena de calabazas silvestres, y vino y las cortó en pedazos en la olla de potaje, porque no sabía lo que eran.

La explicación de este versículo, es el siguiente versículo:

Santiago 3:12 LBLA ¿Acaso, hermanos míos, puede una higuera producir aceitunas, o una vid higos? Tampoco la fuente de agua salada puede producir agua dulce.

Otras de las cosas que podemos decir de este versículo es el lenguaje soez que muchas veces es manifestado en cristianos cuando no están en la congregación, no obstante que cuando están en la Iglesia, fingen ser las personas de lo más espiritual que podemos encontrar, su lengua pronuncia cualquier cosa que ellos quieren sin cuidarse para Dios.

Job 24:6 LBLA Cosechan su forraje en el campo, y vendimian la viña del impío.

Algunos cristianos aunque han sido salvos en algún momento de su vida; corren fácilmente al mundo por el engaño que no pueden discernir por la misma falta del deseo de buscar de Dios. El problema es que cuando algún cristiano es engañado, se deja atraer por negocios de las tinieblas donde se participa de la copa de los demonios y no les importa correr tras las ganancias deshonestas aunque arruinen la economía total de viudas, huérfanos o cualquier tipo de personas, esto también es participar de la mesa de demonios.

Judas 1:3-4 NT BAD Amados, me había propuesto escribirles acerca de la salvación que Dios nos ha dado; pero ahora pienso que es preciso escribirles, exhortándolos a defender con firmeza la verdad que Dios, una vez y por todas dio a su pueblo, para que la guardara inmutable a través de los años. Algunos maestros impíos se han introducido entre ustedes, y afirman que una vez que uno es cristiano puede hacer lo que se le antoje sin temor al castigo de Dios. El castigo de ellos hace tiempo que está señalado, porque es contra nuestro Maestro y Señor Jesucristo contra quien se han vuelto.

El problema es que muchos cristianos, por sostener una vida ostentosa, no se miden en dañar al prójimo. Por eso debemos ser trabajadores honrados delante de Dios en todo momento, dando buen testimonios en el trabajo secular donde nos desarrollamos y que podamos ganar un sueldo limpio para que podamos estar con manos limpias delante de Dios y como consecuencia al acercarnos a la mesa del Señor Jesucristo, podamos participar de la Santa Cena y alcanzar bendición en lugar de juicio.

Proverbios 24:30 LBLA He pasado junto al campo del perezoso, y junto a la viña del hombre falto de entendimiento...

Esta es una copa que tendrá el producto quizá de la vid, de las uvas y llegando el vino tiene una copa de demonios porque el que no es diligente pudiendo trabajar en la obra de Dios, está cayendo en pecado de omisión.

Proverbios 12:27 LBLA El indolente no asa su presa, pero la posesión más preciosa del hombre es la diligencia.

Necesitamos ser diligentes y saber que podemos caer fácilmente en las trampas de las tinieblas y participar de la copa de demonios si no estamos siendo llenos del Espíritu Santo; pero si buscamos diligentemente la sabiduría de Dios, podemos alcanzar el entendimiento para caminar rectamente delante de Dios y al participar de la mesa del Señor Jesucristo, nuestro ADN será transformado para que podamos ser los hijos de Dios que agraden Su corazón en todo momento.

 
Ministerios Ebenezer