Nuestra Deuda Ha Sido Cancelada

Correo electrónico Imprimir PDF

Debemos cantar con entendimiento de todo lo que Dios nos ha mostrado que está por venir; El nos ha concedido vivir un tiempo sumamente hermoso, porque en cualquier momento Dios podría venir en Su manifestación secreta a Su Iglesia novia; y ante esta situación es posible que haya 2 manifestaciones en el corazón de Su pueblo: por un lado gozo porque pronto lo veremos, pero también puede haber temor porque no hemos vivimos una vida en santidad. También se manifestarán muchos peligros mientras vamos en el camino, pero Dios está con nosotros y si verdaderamente confiamos en El; poderoso es para terminar la obra que inició en cada uno de nosotros y podemos estar seguros que entonces participaremos de las Bodas del Cordero.

 

Muchos están esperando una solución a sus problemas, económicos quizá, lo cual no es pecado, pero lo están poniendo por sobre todas las cosas y están dejando la esperanza de la venida de nuestro Señor Jesucristo por debajo de cubrir todas sus necesidades primeramente; olvidándose que la Biblia nos enseña que el final de todo negocio es mejor que lo primero que pudo haber sucedido; entonces mientras vamos por el camino quizá encontremos problemas mientras completamos lo que nos corresponde alcanzar; pero debemos saber que el final del trabajo que empezó nuestro Señor Jesucristo en cada uno de nosotros, está por manifestarse, porque no saldremos de la tierra en el arrebatamiento si no alcanzamos la perfección.

Debemos recordar que 7 veces cae el justo y aun de la séptima lo levantará el Señor; esa séptima vez es la que estamos esperanzo, aunque quizá Dios nos haya levantado más de una 6 veces, pero todas esas corresponden a las 6 oportunidades quizá por las diferentes situaciones en las que hemos caído, pero seguimos esperando la séptima vez en que El nos levantará: EL ARREBATAMIENTO. Ningún hombre puede ser capaz de levantarse por sus propias fuerzas, por más fuerte que pretenda ser un hombre en todas las disciplinas deportivas; no puede compararse con la fortaleza de nuestro Señor Jesucristo porque El, verdaderamente es fuerte y todopoderoso para levantar al caído; aunque haya gente que pudo haber sido diestra para levantarse; en la séptima vez que pueda caer, Dios lo levantará pero para llevárselo en el arrebatamiento.

Otro punto a considerar en este tiempo es que Dios nos puede apoyar en aquello que estamos frecuentemente haciendo o buscando, por ejemplo: Jonás le dice a Dios que estaba enojado hasta la muerte y después de eso, no se volvió a mencionar a Jonás porque se terminó el libro:

Jonás 4:9-11 LBLA Entonces dijo Dios a Jonás: ¿Tienes acaso razón para enojarte por causa de la planta? Y él respondió: Tengo razón para enojarme hasta la muerte. Y dijo el SEÑOR: Tú te apiadaste de la planta por la que no trabajaste ni hiciste crecer, que nació en una noche y en una noche pereció, ¿y no he de apiadarme yo de Nínive, la gran ciudad, en la que hay más de ciento veinte mil personas que no saben distinguir entre su derecha y su izquierda, y también muchos animales?

Estos fueron los últimos versículos del libro de Jonás; podemos notar que el último deseo de Jonás fue la muerte y después de eso, no se volvió a saber de él; sin embargo aquellos que verdaderamente quieren vivir; al olor del agua, (figura de la palabra de Dios), se levantan en el nombre de Jesús:

Job 14:8-9 LBLA Aunque envejezcan sus raíces en la tierra, y muera su tronco en el polvo, al olor del agua reverdecerá y como una planta joven echará renuevos.

Un ejemplo lo podemos citar aun con situaciones humanas vistas en cintas cinematográficas, cuando describen la vida de luchadores que tuvieron que enfrentarse a diferentes situaciones completamente adversas, sin embargo aunque les fue muy duro para lograr su objetivo, nunca se rindieron hasta alcanzar aquello que se mentalizaron tener, quizá un trofeo, quizá un lugar en la sociedad, etc., pero en lo espiritual, Dios está buscando a gente que está esforzándose por alcanzar aquello que un día Dios les prometió que alcanzarían si se esforzaban, si se mantenían en el camino de Dios, porque alcanzarían Su galardón. Hoy nuestro Señor Jesucristo está extendiendo una nueva oportunidad para aquellos que no habían logrado levantarse de nuevo para seguir adelante, de tal manera que si el enemigo llega para tratar de desanimarnos, acusarnos, desmotivarnos diciendo que no podemos seguir adelante; es sumamente importante que le creamos solamente a Dios porque cuando El dice algo; se cumple porque ante Su palabra todo se hace.

Necesitamos estar conscientes de lo que Dios quiere hacer en nuestra vida y para eso El utiliza la Biblia para hablarnos y estarnos recordando de todo lo que nos ha prometido, y basándonos en eso, debemos recordar que el libro de Isaías tiene mucha similitud con toda la Biblia por cuanto tiene 66 capítulos y cada uno coincide de una forma asombrosa con cada uno de los libros de la Biblia que igualmente son 66 libros, por ejemplo:

Isaías 1:1-2 LBLA Visión que tuvo Isaías, hijo de Amoz, concerniente a Judá y Jerusalén, en los días de Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías, reyes de Judá. Oíd, cielos, y escucha, tierra, porque el SEÑOR habla: Hijos crié y los hice crecer, mas ellos se han rebelado contra mí.

Génesis 1:1 LBLA En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

De esta misma forma, podemos ver el capítulo 40 del libro de Isaías, el cual coincide con el evangelio de San Mateo:

Isaías 40:3-4 LBLA Una voz clama: Preparad en el desierto camino al SEÑOR; allanad en la soledad calzada para nuestro Dios. 4 Todo valle sea elevado, y bajado todo monte y collado; vuélvase llano el terreno escabroso, y lo abrupto, ancho valle.

Mateo 3:3 LBLA Porque este es aquel a quien se refirió el profeta Isaías, diciendo: VOZ DEL QUE CLAMA EN EL DESIERTO: "PREPARAD EL CAMINO DEL SEÑOR, HACED DERECHAS SUS SENDAS."

Aquí es cuando empieza el Nuevo Testamento; entonces el plan de Dios para el Nuevo Testamento, está relacionado con el capítulo 40 del libro de Isaías, por eso vemos que el libro de Isaías en el primer versículo trae consolación porque ese parte del plan de Dios para Su pueblo y que hoy lo podamos recordar plenamente y llevarlo en el corazón.

Isaías 40:1-2 LBLA Consolad, consolad a mi pueblo--dice vuestro Dios. Hablad al corazón de Jerusalén y decidle a voces que su lucha ha terminado, que su iniquidad ha sido quitada, que ha recibido de la mano del SEÑOR el doble por todos sus pecados.

Dios dejó la orden que se le hable a Su pueblo, a la Iglesia; pero la orden fue directa diciendo que se le hable al corazón y que pueda sentir la consolación de Dios porque SU LUCHA HA TERMINADO; aunque había una deuda con el Padre, hubo alguien que la pagó y el pago fue doble para que fuéramos libres; ese alguien es nuestro SEÑOR JESUCRISTO. En el Antiguo Testamento el pecado de la gente era cubierto solamente; pero en el Nuevo Testamento nuestra iniquidad será quitada delante de Dios, aunque la sociedad del mundo aun la quiera cobrar, Dios ya la ha quitado de Su presencia para que cuando lleguemos delante de El, no haya nada que nos impida el gozo de vivir con Dios.

Isaías 40:30-31 LBLA Aun los mancebos se fatigan y se cansan, y los jóvenes tropiezan y vacilan, pero los que esperan en el SEÑOR renovarán sus fuerzas; se remontarán con alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán.

Eso significa que en el primer evangelio relatado en el Nuevo Testamento, nos habla del arrebatamiento que esperamos con todos los deseos de nuestro corazón; pero además de eso, debemos saber que Dios ha roto los decretos que nos eran contrarios y en su lugar ha decretado gozo a nuestra viva.

2 Samuel 6:17-19 LBLA Metieron el arca del SEÑOR y la colocaron en su lugar dentro de la tienda que David había levantado para ella, y David ofreció holocaustos y ofrendas de paz delante del SEÑOR. Cuando David terminó de ofrecer el holocausto y las ofrendas de paz, bendijo al pueblo en el nombre del SEÑOR de los ejércitos. Después repartió a todo el pueblo, a toda la multitud de Israel, tanto a hombres como a mujeres, una torta de pan, una de dátiles y una de pasas a cada uno. Entonces todo el pueblo se fue, cada uno a su casa.

Hoy Dios nos ha permitido que volvamos a estar delante del Arca del Pacto con lo cual nuestro David, el Señor Jesucristo; espiritualmente está entregando a nuestra vida una torta de pan y una de dátiles y una de pasas para sellar la promesa que nos ha entregado y que caminemos en pos de Su palabra.

 
Ministerios Ebenezer