Discerniendo a los Profetas

Correo electrónico Imprimir PDF
Impartido el 17 de abril del 2008

por el Apóstol Sergio Enríquez
Escuela Profética – Ministerios Ebenezer
Mas desead ardientemente los mejores dones. Y aun yo os muestro un
camino más excelente.
1 Corintios 12:31
Procurad alcanzar el amor; pero también desead ardientemente los dones
espirituales, sobre todo que profeticéis.
1 Corintios 14:1
INTRODUCCIÓN
Los tiempos han cambiado, pero la biblia dice que los ministros se deben de parar y
tener una perspectiva, es decir, un criterio o equilibrio amplio dado por el Espíritu
Santo confirmado en la Palabra y no por la religión. Uno de los problemas más serios
que se están dando en esta evolución es que han empezado a proliferar profetas.
Como siervos de Dios debemos por atención a esa evolución y analizarla desde la
perspectiva bíblica espiritual. Dentro del movimiento profético se debe analizar
¿Cómo es un profeta?, ¿Qué es lo que verdaderamente hace un profeta? Debido a
que no necesariamente el profeta es el que profetiza, ya que toda la iglesia es la que
debería de profetizar. (1 Co. 14:1)
DESARROLLO
¿CÓMO DISCERNIR A UN PROFETA?
No basta que un profeta diga los acontecimientos próximos, no basta ni siquiera que
se le cumpla, sino por el contrario un profeta debe estar dentro del contexto bíblico.
(Dt. 18:22)
En Dt. 13:1-3 nos explica que a los profetas sí se les van a cumplir las palabras ya
sean buenas o malas, así como también pueden distinguir cosas. Pero eso no nos da
la solvencia para saber si es un verdadero profeta, porque cada uno tiene un estilo
diferente de profetizar, por ejemplo “así dice Jehová delante de quién estoy” y
Balaam cuando profetizaba decía “así dice Balaam” mencionando luego su genealogía
y luego decía “el varón de ojos abiertos, caído, pero de ojos abiertos”, y las profecías
de él se cumplieron.
Por ejemplo Balaam dijo en Nm. 24:17 “Lo veo, pero no ahora; lo contemplo, pero
no cerca; una estrella saldrá de Jacob, y un cetro se levantará de Israel que
aplastará la frente de Moab…”. Aquí él estaba hablando de Jesús, nótese que
profeta.
Por lo que los profetas pueden tener cosas asombrosas pero los debemos de
distinguir, en nuestros corazones existe un anhelo de oír pero no por ello debemos ir
tras el profeta porque la biblia dice Dt. 30:14 “Porque muy cerca de ti está la
palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas”. Si ya tenemos al
DISCERNIENDO A LOS PROFETAS
Impartido el 17 de abril del 2008
por el Apóstol Sergio Enríquez
Escuela Profética – Ministerios Ebenezer
Espíritu Santo, Él nos confirmará lo escuchado, siendo esta la forma más sublime de
guianza de un cristiano.
Se debe entonces de avanzar y buscar llegar a ser la quinta faceta de ser un hijo
huíos (G5207) o sea a la condición de un hijo maduro. Porque la biblia dice en Rom.
8:14 “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de
Dios”.
Por lo cual los profetas no son solo para que profeticen, en virtud que la profecía
puede venir de cualquiera de nosotros. Porque la palabra de Dios dice en 1 Co.
14:24 “pero si todos estáis profetizando, y entra un incrédulo o uno que no conoce el
evangelio, vuestro testimonio unánime le convencerá de su condición de pecador”.
He aquí la importancia de que los cinco ministerios trabajen ligados y apegados a la
verdad del Espíritu, para evitad que sean como estrellas fugaces y sentirse alguno
mayor que otro o bien actúen individual y separadamente, propiciando en
consecuencia que se levanten falsos profetas que aprovechando esa diferencia
engañen a muchos (Mt. 24:11).
Mt. 24:24 “Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán
grandes señales y prodigios, para así engañar, de ser posible, aun a los escogidos”.
Al mencionar la palabra “falsos cristos” se está haciendo referencia a falsos ungidos,
por lo que es necesario entender de este versículo que los profetas no se van a
presentar como charlatanes y sino que van a hacer señales para engañar. Por lo cual
es necesario analizar algunas de las cosas que el Señor Jesucristo dijo:
1 Co. 2:13 “Nosotros sentamos estas verdades en palabras no enseñadas por
humana sabiduría, pero sí enseñadas por el Santo Espíritu combinando e
interpretando las verdades espirituales con un lenguaje espiritual para los que son
espirituales”. Esto denota que cuando se habla de profetas es necesario ponerle la
lupa y explicar los textos bíblicos.
Tres acotaciones sencillas que Jesús enseña de un verdadero profeta:
a. A un verdadero profeta no le hacen fiesta, a veces son perseguidos. Aunque
algunos inteligentes y espirituales si los reciben.
Mt. 5:12 “Regocijaos y alegraos, porque vuestra recompensa en los cielos es
grande, porque así persiguieron a los profetas que fueron antes que vosotros”.
b. Un profeta no es reconocido generalmente por lo más cercanos. Esto no es señal
solo una acotación.
Mt. 5:12 “Regocijaos y alegraos, porque vuestra recompensa en los cielos es
grande, porque así persiguieron a los profetas que fueron antes que vosotros".
c. El recibir a un profeta genuino una de las cosas que va a traer siempre es un
galardón, pero esto quiere decir que lo vamos a distinguir hasta que se fue.
Mt. 10:41 “El que recibe a un profeta como profeta, recibirá recompensa de
profeta; y el que recibe a un justo como justo, recibirá recompensa de justo”.
DISCERNIENDO A LOS PROFETAS
Impartido el 17 de abril del 2008
por el Apóstol Sergio Enríquez
Escuela Profética – Ministerios Ebenezer
SEÑALES DE UN PROFETA:
Para reconocer las señales de un verdadero profeta es necesario que tenga su
propia identidad y saber su destino.
Debemos comprender que los papeles que Dios nos dio son importantes, que somos
un cuerpo y que necesitamos unos de otros. Pero a veces queremos ser proyectados
en el Cuerpo de Cristo en aquello que no pudimos ser proyectados en el mundo.
A Jesús lo identifican como apóstol en Heb. 3:1, como pastor Jn. 10:11, como
maestro Jn. 3:2, como evangelista Jn. 10:7. Muchos lo identificaron a Él como
profeta, pero también Él se identifica así mismo como profeta como lo hace en Lc.
13:33 “Sin embargo, debo seguir mi camino, hoy, mañana y pasado mañana;
porque no puede ser que un profeta muera fuera de Jerusalén”.
El prototipo del verdadero profeta es Jesús como se muestra en Mt. 21:11 “Y las
multitudes contestaban: Este es el profeta Jesús, de Nazaret de Galilea”. Ahora la
pregunta acá es ¿Qué les había profetizado? ¿Por qué creían ellos que Él era profeta,
sino profetizó? Siendo necesario leer el contexto desde el versículo 1 al 11, para que
nosotros podamos analizar algunas cosas.
1. Señal: ACTIVA A SUS DISCIPULOS Mt. 21:2 “diciéndoles: Id a la aldea que
está enfrente de vosotros, y enseguida encontraréis un asna atada y un pollino
con ella; desatadla y traédmelos”.
Un profeta tiene que equiparse y multiplicarse, un profeta no puede ir profetizando a
todo el mundo sin tener a quien rendirle cuentas y además no tenga discípulos. O
sea el verdadero profeta debe de tener discípulos, debe de dar a luz profetas, estar
creciendo constantemente y moverse en el orden que le compete dentro de los cinco
ministerios para cumplir su función dentro del Cuerpo de Cristo.
Lo primero que hace un profeta es que DESATA a los que hasta ahora eran bestias
de carga, dando a entender que el profeta a veces no habla claramente, así como
Agabo (Hch. 11:28) porque la biblia dice que daba a entender por el Espíritu que iba
a venir hambre a la tierra. ¿Cómo lo hizo? Tal vez predicando; Os. 12:10, nos dice
que la profecía es necesaria interpretarla.
Entonces a un profeta lo llevaron a desatar bestias de carga, pero no solo a una
persona sino que a los que lo rodean (mamá e hijo). Entonces el profeta debe
reconocer que tiene una función generacional sobre aquellos que están ministrando.
Por lo cual este es el ejemplo de Jesús nos muestra que esa debe ser meta. Los
profetas tienen que multiplicarse a través del equipamiento y la activación. Como
hizo Elías (a manera de ejemplo porque existe una tendencia a poner el prototipo del
profeta del antiguo testamento en el profeta del nuevo testamento, y este último es
totalmente distinto, porque fue dado a los hombres por el Hijo cuando El ascendió Ef.
4:8,11), por lo que es necesario tener claro que los profetas del A.T. solo son
sombra para los del N.T..
DISCERNIENDO A LOS PROFETAS
Impartido el 17 de abril del 2008
por el Apóstol Sergio Enríquez
Escuela Profética – Ministerios Ebenezer
En 1 Reyes 19:3-18, Elías se sentía solo en la cueva pero el Señor le hace ver que no
es así que habían siete mil y él no los conocía, pero ¿sabe porque él se sentía solo?
porque solo había llegado a tener siervos. Porque Elías le dijo a su siervo quédate
aquí y lo dejo y el siervo se quedo. No tenía discípulos. Pero cuando Elías consiguió a
su discípulo Eliseo ya no volvió a sentirse solo, debido a que lo probaba
frecuentemente sobre su actuar, diciéndole quédate aquí (2 R. 2:2), pero el discipulo
siempre lo siguió.
Los discípulos se le pegan al maestro y eso hizo Eliseo aprendió e hizo el doble de
milagros (2 Rey. 2:9-10). Ello contribuyó a la formación de Eliseo en y en 2 Rey.
4:29 busca hacer lo mismo con Giesi y le da su báculo para que resucite al hijo de la
mujer noble y no lo puede hacer, lo que se denota que Eliseo estaba tratando de
activar el don en su discípulo.
El profeta lo que tiene que hacer es tomar a su gente, discipularla, orar en el nombre
de Jesús y dar por gracia lo que por gracia Dios le ha dado, lo activa y después lo
prueba. Esto lo pueden hacer solo si ha estado equipado al discípulo, impartiendo y
activando; hasta ser llamarlos profetas. Como un padre que le enseña y apoya a su
hijo en su formación.
Un verdadero profeta no solo es quien profetiza sino aquel que traslada lo que tiene
y recibe de Dios. El profeta no debe estar solo, sabe con lo que se va a encontrar y
con ello el mismo se está poniendo a prueba.
En Mt. 21: 3, 4, vemos que el Señor Jesús no estaba profetizando tan claro, pero si
estaba operando en sus dones.
2. Señal: MANSEDUMBRE, GOBIERNO SOBRE LA TERQUEDAD HUMANA
Mt. 21:5 “decid a la hija de Sion: mira, tu rey viene a ti, humilde y montado en un
asna, y en un pollino, hijo de bestia de carga”.
El Profeta se monta en su mansedumbre, porque El venia manso y humilde montado
sobre un terco (porque el burro es terco) por lo cual la señal muestra que no tiene
que imponer nada, porque lo reconoce el pollino (asno, burro, etc) o sea que la
terquedad humana se sujeta ante el don de Dios.
3. Señal: CAUSA QUE LAS MULTITUDES TENGAN ESPIRITU DE REVELACION
Mt. 21:9 “Y las multitudes que iban delante de Él, y las que iban detrás, gritaban,
diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡BENDITO EL QUE VIENE EN EL NOMBRE DEL
SEÑOR! ¡Hosanna en las alturas!”
Se les revelo que era el hijo de David, que viene en el nombre del Señor, se les
reveló Zacarías 9:9, ¿que otra cosa pasa con el profeta verdadero? arrastra un
ambiente o atmósfera profética. O sea que el profeta va a ir caminando bajo la
unción y la gente que va llevando su sombra queda equipada. Esto quiere decir que
algunos que estén cerca van a profetizar y no es que ellos sean profetas sino que la
atmosfera de la mujer u hombre de Dios los envuelve, el ejemplo de esto lo vemos
DISCERNIENDO A LOS PROFETAS
Impartido el 17 de abril del 2008
por el Apóstol Sergio Enríquez
Escuela Profética – Ministerios Ebenezer
en Saúl cuando se acerco a la compañía de profetas, había una atmosfera profética y
profetizo. Esta es la dimensión que Dios quiere para los profetas.
4. Señal: LOS PROFETAS RESUCITAN CONGREGACIONES QUE ESTABAN
MUERTAS Lc. 7:11-16
¿Entonces porque decían que era profeta si no había expresado ninguna profecía? El
verdadero profeta no llega a una congregación a lucir sus dones sino que resucita a
una congregación, pero no se queda con la congregación sino que la pone en los
brazos su mamá (pastor). Un verdadero profeta consuela como ejemplo Judas y
Silas en Hch. 15:32.
El profeta tiene como parámetro a Jesús, denotándose que no se detuvo a preguntar
porque murió el joven; más bien dio consuelo, lo resucitó y se lo devolvió (Lc. 7:12-
15).
Dios quiere que el verdadero profeta llegue al tamaño de Jesús, diciendo que hemos
sido predestinados para eso en Ef. 4:13 “…a un varón perfecto, a la medida de la
estatura de la plenitud de Cristo”.
Por lo cual el verdadero profeta va a tener la característica que da consuelo con
libertad de Dios, resucita a la congregación con palabras abundantes y luego la
coloca en las manos de su pastor.
CONCLUSIÓN
En estos tiempos finales, se levantaran falsos profetas que harán grandes señales y
van a engañar de ser posible aun a los escogidos (Mat 24:24), por lo cual debemos
de estar atentos a la palabra profética mas segura, que es la Biblia, para evaluar a
los que se dicen ser profetas y no ser engañados sin desechar a los verdaderos
profetas que se sujetan al Espíritu Santo y se mueven bajo cobertura, recibiendo
bendición de profeta (Mt. 10:41). El verdadero profeta habla la verdad porque la
ama y teme a Dios, por lo cual edifica a la Iglesia como Cuerpo de Cristo.

 
Ministerios Ebenezer