temas-devocionalesUna relación personal y diaria con nuestro Señor Jesucristo es de vital importancia para ser afirmados en una vida íntegra delante de Dios y los hombres. Nuestro devocional personal se convierte en parte inamovible de nuestra vida.


David el Guibor

Correo electrónico Imprimir PDF

Es interesante ver la situación de los guiborin a los que se refiere la Biblia, por ejemplo:
vemos la vida de Jefté y podemos notar que tuvo una vida bastante complicada desde
pequeño; como también podemos considerar la vida de David; otro de los guibor de Dios,
que mientras era preparado, también tuvo una vida muy complicada, sin embargo no le
atribuyó despropósitos a Dios, a tal grado que logró agradar Su corazón.
Proclamad esto entre las naciones: Preparaos para la guerra, despertad a los valientes;
acérquense, suban todos los soldados. Forjad espadas de vuestras rejas de arado y
lanzas de vuestras podaderas; diga el débil: Fuerte soy.
(Joel 3:9-10 LBLA)
La cita anterior tiene muchas particularidades, de las cuales podríamos estudiar cada una
de ellas y obtener varias enseñanzas; sin embargo, para efecto del presente estudio,
debemos notar que está hablando de los guibor que deben prepararse para la guerra y
que se despierten; pero además dice que deben forjar espadas de sus arados y lanzas de
las podaderas. Esto lo que nos enseña es que los que estamos siendo llamados por Dios
para ser guibor; debemos esforzarnos y tomar los recursos que tenemos a la mano y
utilizarlos de la forma adecuada. Si analizamos la cita anterior podemos ver que están
llamando a la guerra a personas que no eran guerreros porque un guerrero tiene armas
de guerra en sus manos; sin embargo, a los que están llamando, tenían que formar sus
armas, no eran guerreros, no eran soldados de oficio, eran sembradores y de los
sembradores con utensilios de sembradores, pasarían a ser guerreros; tenían que pasar
sus herramientas a espadas y lanzas, a herramientas de guerreros. Eso significa que
debemos tener la cualidad de transformar los elementos que tenemos a la mano, con el
propósito de estar no solamente a la defensiva, sino, estar prestos a la batalla, porque el
enemigo está dispuesto a destruirnos hoy, y nosotros debemos estar dispuestos en
cualquier momento para levantarnos a la batalla, cuando Dios nos requiera. Esos
hombres no eran guerreros, pero sabían que era un llamado de Dios y respondieron:
heme aquí que dispuesto estoy para salir a la batalla.
Entonces el SEÑOR dijo: No contenderá mi Espíritu para siempre con el hombre, porque
ciertamente él es carne. Serán, pues, sus días ciento veinte años. Y había gigantes en la
tierra en aquellos días, y también después, cuando los hijos de Dios se unieron a las hijas
de los hombres y ellas les dieron a luz hijos. Estos son los héroes de la antigüedad,
hombres de renombre.
(Génesis 6:3-4 LBLA)
En la cita anterior podemos ver cómo se formaron los guibor: fue por una unión de los
hijos de Dios con las hijas de los hombres; diríamos que fue la unión de lo celestial con lo
terrenal; sin embargo no eran conforme al propósito de Dios; pero lo que ahora Dios
desea de nosotros es que recibamos la unción del Espíritu Santo, para que seamos
valientes guerreros llenos de Su presencia para ser hombres valientes y valerosos,
verdaderos guibor de Dios. Vemos al Apóstol Pedro que se levanta lleno del Espíritu de
Dios y les predicaba de una forma poderosa a un grupo de personas que en algún
momento los estuvo esquivando; pero necesitó del Espíritu Santo para levantarse con el
poder de Dios y hablar con autoridad. Eso es lo mismo que nosotros debemos hacer;
llenarnos del espíritu de Dios y salir a la batalla.
Entonces Saúl dijo a sus siervos: Buscadme ahora un hombre que toque bien y
traédmelo. Y respondió uno de los mancebos y dijo: He aquí, he visto a un hijo de Isaí, el
de Belén, que sabe tocar, es poderoso y valiente, un hombre de guerra, prudente en su
hablar, hombre bien parecido y el SEÑOR está con él.
(1 Samuel 16:17-18 LBLA)
Cuando analizamos a David, podemos ver que antes de la cita que se describió, no había
ido a la guerra, pero el que estaba refiriéndolo, en algún momento lo estuvo vigilando a
escondidas y sabía de qué estaba constituido: poderoso, valiente, hombre de guerra,
prudente en su hablar. David era un hombre que no se andaba luciendo con los demás de
lo que hacía, simplemente él libraba las batallas y aunque las ganaba, no presumía de ser
un hombre poderoso, valiente y sobre todo, que El Señor estaba con él. De David nadie
más sabía quién era, solamente aquél mancebo lo tenía controlado, y por supuesto, Dios
que se agradaba de él.
Samuel hizo lo que el SEÑOR dijo, y fue a Belén. Y los ancianos de la ciudad vinieron a
su encuentro temblando y dijeron: ¿Vienes en paz? Y él respondió: En paz. He venido a
ofrecer sacrificio al SEÑOR. Consagraos y venid conmigo al sacrificio. Samuel consagró
también a Isaí y a sus hijos y los invitó al sacrificio. Y aconteció que cuando ellos entraron,
vio a Eliab, y se dijo: Ciertamente el ungido del SEÑOR está delante de El.
(1 Samuel 16:4-6 LBLA)
Samuel era un hombre de Dios que podía discernir a los hombres que Dios lo enviaba a
que discerniera; pero antes de eso; Dios ya conocía el corazón de David y sabia que él no
buscaba la fama que muchos sí buscaban; lo que David buscaba era honrar el nombre de
Dios y en su momento Dios lo honraría también. Lo que al hombre le gusta es que lo
levanten ante los ojos de todos, pero eso es algo que nos puede hacer daño, por eso es
que no lo hace cuando nosotros lo buscamos, sino cuando es Su momento, cuando El
sabe que finalmente hemos alcanzado la madurez necesaria para recibir un elogio de los
demás y que no explotaremos de vanidad.
Pero el SEÑOR dijo a Samuel: No mires a su apariencia, ni a lo alto de su estatura,
porque lo he desechado; pues Dios ve no como el hombre ve, pues el hombre mira la
apariencia exterior, pero el SEÑOR mira el corazón. Entonces Isaí llamó a Abinadab y lo
hizo pasar delante de Samuel. Y éste dijo: Tampoco a éste ha escogido el SEÑOR.
Después Isaí hizo pasar a Sama. Y él dijo: Tampoco a éste ha escogido el SEÑOR. Isaí
hizo pasar a siete de sus hijos delante de Samuel. Pero Samuel dijo a Isaí: El SEÑOR no
ha escogido a éstos. Y Samuel dijo a Isaí: ¿Son éstos todos tus hijos? Y él respondió:
Aún queda el menor, que está apacentando las ovejas. Entonces Samuel dijo a Isaí:
Manda a buscarlo, pues no nos sentaremos a la mesa hasta que él venga acá.
(1 Samuel 16:7-11 LBLA)
David tuvo que ser escogido después de haber pasado un grupo de 7 hermanos que
tenía, hombres que calificaban a la vista del hombre, pero no a los ojos de Dios. Una de
las cosas a las que David tuvo que enfrentarse fue el menosprecio. Si algo le duele al
hombre, es cuando alguien no lo toma en cuenta, cuando somos ignorados a los ojos de
muchos hombres, es algo que daña el corazón de cualquiera. Pero en el caso de David,
vemos qué tan importante era que un profeta de la estatura de Samuel llegara a su casa,
sabiendo que iba de parte de Dios y que enfrente del hombre de Dios, menospreciarían al
que llegaría ser rey de Israel. ¿Cómo se sentiría David cuando iba camino a su casa y vio
que todos sus hermanos estaban en su casa, en una reunión con un invitado especial y
que no lo habían tomado en cuenta? Quizá pensó que se le había olvidado algún
compromiso especial familiar y trataba de hacer memoria para recordar de qué se trataba,
pero nunca pensó mal de su familia. Lo de la reunión lo podemos pensar porque
seguramente habían preparado una cena extraordinaria porque Samuel les dijo que no se
sentarían a la mesa hasta que David llegara; y cuando David entra, Dios le confirma a
Samuel que era aquel niño al que debía ungir.
Nos vamos a enfrentar a veces a los menosprecios y desprecios de nuestra familia, pero
ese es el proceso de un guibor de Dios. Cuando alguien nos menosprecia, lo que a veces
sucede es que en nuestra familia nos pueden consolar, pero en el caso de David no hubo
nadie en su familia que lo consolara ante el desprecio, solamente la presencia de Dios
que estaba con él, era todo su consuelo.
Y envió por él y lo hizo entrar. Era rubio, de ojos hermosos y bien parecido. Y el SEÑOR
dijo: Levántate, úngele; porque éste es. Entonces Samuel tomó el cuerno de aceite y lo
ungió en medio de sus hermanos; y el Espíritu del SEÑOR vino poderosamente sobre
David desde aquel día en adelante. Luego Samuel se levantó y se fue a Ramá.
(1 Samuel 16:12-13 LBLA)
David había sido un hijo al cual su padre le confiaba sus ovejas, un hijo que en algún
momento incluso su padre lo había menospreciado; sin embargo David obedecía la voz
de su padre haciendo todo lo que lo mandaba hacer; y cuando llegó el momento, vemos
en la cita anterior que Dios lo honró delante de toda su familia.
Pero David respondió a Saúl: Tu siervo apacentaba las ovejas de su padre, y cuando un
león o un oso venía y se llevaba un cordero del rebaño, yo salía tras él, lo atacaba, y lo
rescataba de su boca; y cuando se levantaba contra mí, lo tomaba por la quijada, lo hería
y lo mataba. Tu siervo ha matado tanto al león como al oso; y este filisteo incircunciso
será como uno de ellos, porque ha desafiado a los escuadrones del Dios viviente.
(1 Samuel 17:34-36 LBLA)
David no era un hombre que anduviera presumiendo por las batallas que libraba porque
nadie lo había notado, solamente Dios; a David no le interesaba que los demás lo
supieran; él se gozaba con lo que hacía porque sabía que Dios estaba con él. Entonces
cuando le toca pelear contra el filisteo, expone su experiencia para que le permitan pelear
por Israel. Otro punto interesante es que David había estado pastoreando un rebaño
pequeño y esto lo que nos enseña es: el que ha sido fiel en lo poco, sobre mucho lo
pondrán; aunque en su casa lo habían menospreciado, él había sido fiel con lo que le
habían confiado porque era un hombre valiente. Si Dios nos ha dado a pastorear un
discipulado de 1 o 2 personas, debemos ser fiel con Dios, cuidando de darle sana doctrina
a los que integran nuestro discipulado.
Y el pueblo le respondió según aquella palabra, diciendo: Así se hará al hombre que lo
mate. Y Eliab, su hermano mayor, oyó cuando él hablaba con los hombres; y se encendió
la ira de Eliab contra David, y dijo: ¿Para qué has descendido acá? ¿Con quién has
dejado aquellas pocas ovejas en el desierto? Yo conozco tu soberbia y la maldad de tu
corazón, que has descendido para ver la batalla. Pero David respondió: ¿Qué he hecho
yo ahora? ¿No fue sólo una pregunta?
(1 Samuel 17:27-29 LBLA)
Notemos que a David lo culpaban de todo lo malo que podía suceder en su casa, y ahora
empieza el proceso de madurez de su alma en otra esfera, ahora en el trabajo lo
empiezan a menospreciar; pero notemos algo muy importante, era menospreciado a los
ojos de otros hombres, pero no a los ojos de Dios, por eso David sigue firme en su trabajo
porque lo que él buscaba era agradar a Dios, agradando a su padre y a su jefe en su
trabajo. Por eso es que no debemos dejar que nos menosprecien el servicio que hacemos
a Dios, porque es un trato que tenemos con Dios y lo hacemos para agradar a Dios y
bendecir a Su pueblo, y debemos hacerlo con excelencia.
…y tomando su cayado en la mano, escogió del arroyo cinco piedras lisas y las puso en el
saco de pastor que traía, en el zurrón, y con la honda en la mano se acercó al filisteo. El
filisteo vino, y se fue acercando a David, con su escudero delante de él.
(1 Samuel 17:40-41 LBLA)
David, siendo pastor, llegó a la batalla con sus herramientas de trabajo de pastor y no de
un soldado normal; no obstante que Saúl quiso darle su armadura y como no le quedó
bien, no se la puso, y Saúl le dijo que llevaba las de perder si no se ponía la armadura;
esto lo que nos puede tipificar es el humanismo que muchas veces nos quieren cargar
para que salgamos a evangelizar con argumentos humanistas, con los cuales
verdaderamente llevamos las de perder. David sale a la batalla pero con sus instrumentos
de pastor y Dios le entregó la victoria con las herramientas que transformó en armas de
guerra y le bastó una piedra para matar al gigante. Dios nos ha dado herramientas de
trabajo y Dios las convertirá en armas de guerra, solamente debemos creerle cuando nos
hable y nos diga que salgamos a la batalla con lo que tenemos en la mano.
Cuando el filisteo miró y vio a David, lo tuvo en poco porque era un muchacho, rubio y
bien parecido. Y el filisteo dijo a David: ¿Acaso soy un perro, que vienes contra mí con
palos? Y el filisteo maldijo a David por sus dioses. También dijo el filisteo a David: Ven a
mí, y daré tu carne a las aves del cielo y a las fieras del campo.
(1 Samuel 17:42-44 LBLA)
David había sido menospreciado en todos lados y solo le faltaba en ese momento que en
el campo de batalla lo menospreciaran también, no obstante que había mucha diferencia,
mucha ventaja de uno contra otro y encima de eso, lo maldijeron. Si nosotros estamos
agradando a Dios, no habrá brujería que nos pueda matar. Cuando los hijos de Dios
estamos en orden; sea quien sea, no tendrá efecto ninguna maldición que pueda proferir
contra el pueblo de Dios. Según el filisteo, iba matar a David; pero David sigue en pos de
lo que tiene que hacer en el nombre de Jehová de los ejércitos y logra la victoria. Eso es
lo mismo que debemos hacer, porque es parte del un proceso de guibor, obedecer la voz
de Dios y seguir adelante.
Las mujeres cantaban mientras tocaban, y decían: Saúl ha matado a sus miles, y David a
sus diez miles. Entonces Saúl se enfureció, pues este dicho le desagradó, y dijo: Han
atribuido a David diez miles, pero a mí me han atribuido miles. ¿Y qué más le falta sino el
reino? De aquel día en adelante Saúl miró a David con recelo.
(1 Samuel 18:7-9 LBLA)
Ahora estaba siendo menospreciado por el rey, no obstante que David le había entregado
la cabeza del filisteo que había atemorizado al rey, Saúl lo menosprecia con recelo. A
veces nos encontramos con personas que nos están atemorizando con todo lo que
hacemos, muchos que se están burlando de lo que hacemos porque nos ven con recelo;
pero debemos recordar que es parte del proceso que debemos enfrentar para alcanzar la
estatura de guibor. David sabía que su rey no lo veía bien, pero él tenía siempre
escapatorias que Dios le daba para no amargar su corazón. Si ese es nuestro caso,
debemos cuidarnos de aprovechar lo que Dios nos da para guardarnos, porque todo es
parte del proceso de Dios en nuestra vida y no olvidar que nada sucede en nuestra vida, a
espaldas de Dios.
Entonces Saúl dijo a David: He aquí, Merab, mi hija mayor; te la daré por mujer, con tal
que me seas hombre valiente y pelees las batallas del SEÑOR. Porque Saúl se decía: No
será mi mano contra él, sino sea contra él la mano de los filisteos. Pero David respondió a
Saúl: ¿Quién soy yo, o qué es mi vida, o quién es la familia de mi padre en Israel, para
que yo sea yerno del rey? Y aconteció que llegado el tiempo en que Merab, hija de Saúl,
debía ser dada a David, ésta fue dada por mujer a Adriel el meholatita.
(1 Samuel 18:17-19 LBLA)
Ahora veamos la traición que el rey le había hecho a David, porque aunque era parte de
un plan maléfico de parte del rey, al final solamente lo engañaron porque no le cumplieron
el ofrecimiento que le habían hecho respecto a darle la hija del rey como esposa a David;
como a veces nos sucede a muchos que nos ofrecen algo en nuestro trabajo y no nos
cumplen y eso podría dar lugar a cierta amargura. Es algo que si logramos vencer en
nuestro interior, podremos vencer a los filisteos espirituales que nos quieran enfrentar.
Y aconteció al día siguiente que un espíritu malo de parte de Dios se apoderó de Saúl, y
éste deliraba en medio de la casa, mientras David tocaba el arpa con su mano como de
costumbre. Saúl tenía la lanza en la mano, y arrojó Saúl la lanza, pues se dijo: Clavaré a
David en la pared. Pero David lo evadió dos veces. Mas Saúl temía a David, porque el
SEÑOR estaba con él y se había apartado de Saúl.
(1 Samuel 18:10-12 LBLA)
¿Qué hacemos ante una situación como la de David, que sabía que lo querían matar?
David no huyó en la primera oportunidad que lo quisieron matar porque amaba a su rey,
no era malpensado sobre las situaciones que le pasaban, pensaba que era casualidad y
se mantenía firme, no salió huyendo en la primera que le hicieron; no lo mataron porque
estaba atento a lo que el rey quisiera, entonces pudo ver cuando le lanzaron la lanza.
He aquí, él ahora se habrá escondido en una de las cuevas o en algún otro lugar; y
sucederá que si en el primer asalto caen algunos de los tuyos, cualquiera que se entere,
dirá: "Ha habido una matanza en el pueblo que sigue a Absalón." Y aun el valiente, cuyo
corazón es como el corazón de un león, se desanimará completamente, pues todo Israel
sabe que tu padre es un hombre poderoso y que todos los que están con él son valientes.
(2 Samuel 17:9-10 LBLA)
A David le sucedieron muchas cosas, muchas traiciones; pero nunca se imaginó que su
propio hijo lo iba traicionar. Su hijo se atrevió a pretender quitarle la posición de rey y
David no quiso pelear contra él. Interesantemente todo el pueblo sabía que David era un
poderoso, y aunque pudo levantarse fácilmente contra Absalón, no lo hizo porque lo
amaba, en algún momento pensó que podía ser propósito de Dios lo que le estaba
pasando y no quiso levantarse en contra de su hijo. Esto nos enseña a que si nos
enfrentamos a situaciones difíciles y aunque todo parezca que Dios se olvidó de nosotros;
no debemos atribuirle despropósitos a los planes de Dios para nuestra vida.
Estos son los nombres de los valientes que tenía David: Joseb-basebet tacmonita,
principal de los capitanes; éste era llamado Adino eznita, por los ochocientos que mató
una vez; y después de él, Eleazar, hijo de Dodo ahohíta, uno de los tres valientes que
estaban con David cuando desafiaron a los filisteos que se habían reunido allí para la
batalla y se habían retirado los hombres de Israel.
(2 Samuel 23:8-9 LBLA)
David era un guibor de Dios, y a pesar de todas las adversidades que pasó, se mantuvo
firme y fue un guibor que dio a luz guibores, formó valientes porque vieron su temple,
vieron su caminar delante de Dios.
Las adversidades que podemos estar pasando en la vida, pueden ser de parte de Dios
para formarnos como guibores, pero al final encontraremos la victoria en Dios, porque El
estará con nosotros, porque El quiere que seamos poderosos para salir a la batalla; pero
necesitamos Su llenura, la llenura del Espíritu Santo. Si el poder de Dios se manifiesta en
nosotros seguramente vamos a obtener la victoria ante cualquier situación que
sobrevenga a nuestra vida.

Abraham de la Cruz
Pastor

 

Corriendo la Carrera

Correo electrónico Imprimir PDF


Debemos comprender que estamos viviendo un tiempo histórico para la iglesia, si Dios hace mas o menos dos mil años dijo de que la mies era mucha y que los obreros eran pocos, en este tiempo sigue vigente ese texto, pero en lugar de que pidamos que envíen obreros pidámosle a Dios que nos envíe a nosotros; por eso es que cuando venimos a la iglesia no lo hacemos solo para oír un mensaje, sino que estamos siendo equipados porque estamos corriendo una carrera.
Debemos preguntarnos como estamos corriendo esta carrera, por ejemplo una de las veces que David corrió, fue para enfrentarse contra Goliat, Eliseo termino su carrera muriendo enojado, Moisés termino su carrera con ira golpeando la Roca.
LBA Hebreos 12:1 Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante,
La carrera que estamos corriendo no es una de velocidad, es de paciencia y de la cual debemos de despojarnos de todo peso y del pecado.
El peso nos va a conducir hacia el pecado, y el pecado nos conduce hacia la iniquidad.
Miremos que “pesos” debemos de despojarnos de acuerdo a la Biblia:
LBA Salmo 1:1 ¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la silla de los escarnecedores,
Vemos que esta persona, primero dejo de corre, se puso a caminar junto a los impíos, después de detiene en el camino de los pecadores, luego se sienta en la silla de los escarnecedores.
Iglesia de Cristo, Ministerios Ebenezer Guatemala
Contáctenos: Tel. (502) 2379-8555 o en nuestro sitio web -http://ebenezer.org.gt
Por eso es tan importante ver como estamos corriendo esta carrera.
LBA Salmo 62:9 Los hombres de baja condición sólo son vanidad, y los de alto rango son mentira; en la balanza suben, todos juntos pesan menos que un soplo.
La vanidad se convierte en un peso que debemos de despojarnos de ella, vanidad quiere decir “vacio, algo que no tiene importancia” muchas veces nos dejamos poner el peso de modas, de los lugares donde vivimos, donde tenemos a nuestros hijos estudiando etc.
LBA Eclesiastés 10:1 Las moscas muertas hacen que el ungüento del perfumista dé mal olor; un poco de insensatez pesa más que la sabiduría y el honor.
La insensatez se convierte en un peso para esta carrera que estamos corriendo, debemos despojarnos también de toda insensatez.
CAS Lucas 8:14 La semilla que cayó entre los espinos es como los que escuchan el mensaje, pero el peso de las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida lo ahogan sin dejarle que dé fruto.
Las preocupaciones se convierten en un peso, que no van a permitir que corramos adecuadamente, al igual que las riquezas, es decir que cuando una persona sabe que es rica y confía en esas riquezas, se convierten en peso para su carrera; al igual que los placeres que ofrece el mundo aunque no sean pecaminosos, como el deporte, como diversiones etc. Cuando se anteponen a Dios, se convierten en peso.

 

Como quebrantar las Maldiciones

Correo electrónico Imprimir PDF


Es muy importante trasladar no solo el conocimiento, sino el anhelo por la bendiciones; el
mismo anhelo que tenia Jacob cuando se aferró al ángel y le dijo: “no te suelto sino me
bendices”; de esa manera, si amamos la bendición, la bendición vendrá.

La Biblia dice: “….mi pueblo fue llevado cautivo por falta de conocimiento…”, así mismo
refiere: “…mi pueblo fue destruido por falta de conocimiento….”, y, “…..por cuánto has
desechado mi ley, yo desecho tus hijos…“; tenemos que tener pleno conocimiento de La
Palabra de Dios, porque de esa forma conoceremos Sus pensamientos.

Hemos estado hablando de quebrantar las maldiciones, en primer lugar, el capítulo 2 del
Libro de Apocalipsis dice que en la Nueva Jerusalén no habrá más maldición, lo cual nos
da a entender que si en la Nueva Jerusalén ya no habrá más maldición es porque antes si
existía, aunque Dios se había propuesto bendecir desde la eternidad. La maldición, muchas
veces viene en una forma desconocida, tal como nos muestra El Señor cuando dice: “he
aquí yo pongo delante de vosotros, la maldición y la bendición”, en otras palabras, Él nos da
la oportunidad de escoger.

Como hemos visto, en el original hebreo para decir maldición se utilizan 9 palabras; estas
maldiciones están relacionadas con algunas cosas que no parecerían maldición, como
meerah que significa amargura y que en determinado momento, la Biblia dice: “bendígalo
con amargura”, es decir, la maldición consistiría en que la amargura caería sobre el
personaje al que se refería. Cuando un apersona tiene amargura en su corazón tiene una
maldición, la cual deja a la gente sin la capacitad de dar lo que Dios quiere para nosotros,
como lo deja ver el Libro de Hebreos cuando dice:”…...mirad bien, que no haya entre
vosotros ninguno que deje de alcanzar la gracia de Dios, que brotando una raíz de
amargura pueda contaminar a muchos…..”; por la maldición de la amargura, muchos no
podrán alcanzar la bendición de parte de Dios. Pero existe una herramienta que Dios nos da
la cual se llama: enseñanza, y se encuentra contenida en el capítulo 8 del Libro de Juan,
donde El Señor dice claramente, “…concomeréis la verdad y la verdad os hará libres…”,
entonces lo que nos corresponde es trasladar el conocimiento de la verdad, a través de la
enseñanza, la cual, si es tomada por El Espíritu Santo y la introduce en nuestro interior,
destapa nuestro entendimiento y somos liberados de cadenas.

La maldición Quelalah aparece en La Biblia, cuando Dios dice que pondría la maldición en
el monte Ebal, que quiere decir: desnudo o de la desnudez, es decir, sin cobertura. El Señor
menciona que habrían dos montes: uno llamado Jerisín y el otro Ebal; en el Monte Jerisín
Dios iba poner a 6 ministros para hablar las bendiciones y en el Monte Ebal ó de la
desnudez, pondría a 6 ministros que aunque prediquen La Palabra de Dios, proclamarán
maldiciones; un caso de ellos es de Rubén, quien conoció a la mujer de su padre, que es
mencionado en las diferentes versiones de La Biblia como: inestable, impetuoso e
incontrolable, según el Libro de Génesis, capitulo 49 verso 4.
Quelalah, significa imprecar, proferir palabras con que se expresa el vivo deseo de que
alguien sufra daño.

Cuando Jacob iba a morir, no bendijo a todos sus hijos, solo dos se salvaron de su
maldición, pese a que Dios quería bendición para todos. Después, en el Libro
Deuteronomio, capítulo 32 Moisés bendice a Rubén; destruyendo la maldición puesta por
Jacob, que es lo que Dios quiere para todos nosotros, Él nos quiere bendecir siempre,
aunque nuestros padres hayan promulgado maldiciones contra nosotros, Dios las destruye
y pone bendición sobre nuestra cabeza, alma, hombros, corazón, nuestro hogar y todo lo
que toquemos.
Y para la maldición, éstos estarán en el monte Ebal: Rubén, Gad, Aser, Zabulón, Dan y
Neftalí.

(Deuteronomio 27:13 LBLA)
Por otra parte, Gad, pareciera que es figura de las personas que son molestadas
constantemente y no hacen nada pacientemente, sino, hasta que algún día reaccionan, sin
embargo transcurre un proceso de molestias hasta que algún día acometen; sin embargo, la
versión de oro dice: “Gad armado de todo punto irá peleando a la vanguardia de Israel y él
mismo se dispondrá para volver hacia atrás”, cuando se habla de vanguardia es la primera
línea de combate y volver atrás es como la mujer de Lot, quien se enamoró tanto de
Sodoma, que volvió atrás su corazón convirtiéndose en estatua de sal.
Gad, ejército lo acometerá; más él acometerá al fin.

(Génesis 49:19 RV60)
Pese a que conocemos La Palabra, ¿sabemos quién es Sion?, la iglesia; eso está en el
Libro de Hebreos, nosotros nos acercamos a la ley perfecta de la libertad, de la cual el
Apóstol Pablo decía que era la ley del Señor Jesucristo; los que odian a Sion son los que se
van hacia atrás en búsqueda del antiguo pacto. Nosotros no nos hemos acercado a Sinaí
(ley) nos hemos acercamos a la gracia (Sion); por lo tanto, no nos hemos acercado a la
Jerusalén terrenal, sino a la celestial; es decir, no nos acercamos a Moisés mediador del
antiguo pacto, sino a Jesús el mediador del nuevo pacto.

Los que odian a Sion son los judaizantes y legalistas, haciendo que los demás marchen
hacia atrás. Los judaizantes no evangelizan, sino que, se meten con los que ya conocen a
Cristo y les empiezan a recalcar los supuestos errores. Desvían a muchos hermanos, por
ello es que debemos ser más amigos de la verdad que de las personas, porque si no,
estaremos expuestos a ser manipulados. Basados en lo que el Señor dijo:”mi madre y mis
hermanos son los que hacen la voluntad de mi padre”. Cuando miremos a un judaizante
debemos evadirlo y no prestar oídos a lo que dicen.
Sean avergonzados y vueltos atrás todos los que odian a Sion.
(Salmos 129:5 LBLA)
Dios colocó una bendición sobre nosotros. Hay un texto muy conocido que es aplicado a
Israel que dice: “yo bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a quien te maldigan”,
efectivamente, Dios si se lo dijo a Israel cuando aún era Jacob, pero antes de decírselo a
Jacob se lo dijo a Abram quien era gentil: “yo bendeciré a los que te bendigan y maldeciré al
que maldiga”, en otras palabras, por cada uno que maldiga a mi pueblo, harán cientos que
los bendigan; porque son más los que tenemos a nuestro favor que los que están en contra.
Cuando bendecimos a la Iglesia, Dios nos bendice a nosotros, y no nos referimos a
denominaciones sino, a la única y verdadera Iglesia de Dios. Cuando alguien se levanta
contra la Iglesia dentro de la propia iglesia, seguramente le irá muy mal porque con las
cosas de Dios no se debe jugar.
Los judaizantes maldicen diciendo que el nombre de Jesús es anatema porque viene de
Zeus y no se debe decir Su nombre porque está emparentado con Zeus; sin embargo, no
ven que durante muchos años la gente se ha sanado física y espiritualmente en el Nombre
de Jesús. Con todo esto están haciendo una gran imprecación contra el Señor y Su Iglesia,
pero lo peor de todo es que mucha gente lo cree, además afirman que no se debe
mencionar la palabra “Dios” porque viene de la palabra Odín, que es el dios de los
alemanes. No hay que odiar a la Iglesia, porque nos puede ir muy mal. Nadie contiende
contra El Señor sin salir herido; “sean avergonzados y vueltos atrás todos lo que odian a
Sion”, por eso no nos relacionemos con los que odian a Sion.
No fuimos enviados para ganar el mundo para Cristo, sino a predicar el Evangelio, y el que
crea, será salvo, y el que no, crea será condenado. Amemos a Sion porque la Iglesia del
Señor Jesucristo es bendita.
Vosotros, en cambio, os habéis acercado al monte Sion y a la ciudad del Dios vivo, la
Jerusalén celestial, y a miríadas de ángeles, a la asamblea general e iglesia de los
primogénitos que están inscritos en los cielos, y a Dios, el Juez de todos, y a los espíritus de
los justos hechos ya perfectos, y a Jesús, el mediador del nuevo pacto, y a la sangre
rociada que habla mejor que la sangre de Abel.
(Hebreos 12:22-24 LBLA)
Jesús dijo de aquel hombre que resucito:”desatadlo”. Mucha gente desata a los resucitados
y los ata a su denominación. Existe una gran número de congregaciones que atan a sus
pastores en lo material, y eso no es de Dios, si debemos estar juntos será por
reconocimiento, respeto, amor, doctrina y sobre todo, por el Espíritu de Dios; como en un
matrimonio, no nos debe unir un documento, sino, el amor hacia nuestro cónyuge, porque
cuando está Dios presente no es necesario esclavizar a la gente, por eso es necesario estar
enamorados de Dios, que es lo que nos sostiene. Hay gente que tiene de esclavos a sus
ovejas, proliferando maldiciones contra ellos, manteniendo a la congregación por miedo y
no por amor. Por eso es necesario que echemos fuera el temor y llenarnos del amor de
Dios.
Ahora os habéis vuelto atrás y profanado mi nombre, y cada uno ha tomado de nuevo a su
siervo y cada uno a su sierva, a quienes habíais dejado libres según su deseo, y los habéis
reducido a servidumbre como siervos y como siervas.
(Jeremías 34:16 LBLA)
En la medida que bendecimos, así mismo somos bendecidos, porque La Biblia dice que
cuando el Señor le habló a Abraham le dijo: “…y bendiciendo te bendeciré…”; cada vez
que bendecimos Dios nos bendice, primero bendice el sacerdote y luego son bendecidas
las ovejas. No debemos cansarnos de bendecir nuestros hogares, el trabajo de nuestras
manos y las ministraciones de nuestro corazón y extender el manto apostólico para que
huya el manto babilónico, y en su lugar permanezca la cobertura profética, evangelística
pastoral, magistral y apostólica. Proclamemos bendiciones sobre las generaciones, la vida
de nuestra familia y el trabajo de nuestras manos. Somos benditos de Jehová.
 
Sergio G. Enríquez O.
Apóstol
 

Comiendonos al Cordeo

Correo electrónico Imprimir PDF

COMIENDONOS AL CORDERO


Debemos comprender que existe la necesidad de dar a entender por medio de una fiesta,
la celebración de la Santa Cena de nuestro Señor Jesucristo, porque tiene una
connotación tan extraordinaria; porque es una orden que El dio y un anhelo de Su
corazón; porque en la Santa Cena nos comemos al cordero, como reflejo de lo que se dijo
en el libro del Éxodo:
Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: "El día diez de este mes cada uno
tomará para sí un cordero, según sus casas paternas; un cordero para cada casa. "Mas si
la casa es muy pequeña para un cordero, entonces él y el vecino más cercano a su casa
tomarán uno según el número de personas; conforme a lo que cada persona coma,
dividiréis el cordero. "El cordero será un macho sin defecto, de un año; lo apartaréis de
entre las ovejas o de entre las cabras. "Y lo guardaréis hasta el día catorce del mismo
mes; entonces toda la asamblea de la congregación de Israel lo matará al anochecer. "Y
tomarán parte de la sangre y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas
donde lo coman. "Y comerán la carne esa misma noche, asada al fuego, y la comerán con
pan sin levadura y con hierbas amargas. "No comeréis nada de él crudo ni hervido en
agua, sino asado al fuego, tanto su cabeza como sus patas y sus entrañas. "Y no dejaréis
nada de él para la mañana, sino que lo que quede de él para la mañana lo quemaréis en
el fuego. "Y de esta manera lo comeréis: ceñidos vuestros lomos, las sandalias en
vuestros pies y el cayado en vuestra mano, lo comeréis apresuradamente. Es la Pascua
del SEÑOR. "Porque esa noche pasaré por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito
en la tierra de Egipto, tanto de hombre como de animal; y ejecutaré juicios contra todos
los dioses de Egipto. Yo, el SEÑOR. "Y la sangre os será por señal en las casas donde
estéis; y cuando yo vea la sangre pasaré sobre vosotros, y ninguna plaga vendrá sobre
vosotros para destruiros cuando yo hiera la tierra de Egipto. "Y este día os será
memorable y lo celebraréis como fiesta al SEÑOR; lo celebraréis por todas vuestras
generaciones como ordenanza perpetua.
(Éxo 12:3-14 LBLA)
En aquel entonces, en el mismo libro del Éxodo; vemos que llegan las plagas y no
afectan al pueblo de Israel porque Jehová de los ejércitos los guardaba en Su mano; y
ahora, como en aquel entonces, también el Señor Jesucristo nos estará guardando,
aunque tengamos el problema mismo en nosotros, Dios nos guardará porque El está con
nosotros.
En la noche pascual (que en ingles significa: pasar por encima); ellos esperaban que se
diera la final señal para salir de Egipto; y mientras nosotros hoy nos comemos el cordero,
se hacen los preparativos para el inicio de una nueva era en nuestra vida, se aproxima
nuestra salida de esta tierra hacia la eternidad.
Surge una pregunta: ¿para qué comerse al cordero? Si no nos comemos al cordero, no
nos vamos de la tierra, no podemos dejar nada; la orden era que el cordero, estuviera
asado y que no quedara nada; eso es figura del sacrificio de la muerte segunda a que
nuestro Señor Jesucristo bajó al lago de fuego. Pero el punto es que no quedara nada del
cordero que habían asado; y la señal para que no destruyeran al primogénito de las
familias de pueblo de Dios, era la sangre en los dinteles de la puerta. Pero una vez que se
habían terminado el cordero, Dios los consideraba listos para salir; Dios esperó que ellos
se terminaran el cordero para iniciar el viaje, la salida de Egipto.
La sangre de nuestro Señor Jesucristo es poderosa para limpiarnos; sin embargo, aun
tenemos que andar lidiando con muchas cosas que nos estorban; porque a veces nos
recordamos del pecado que cometíamos en el mundo, y eso nos hace sentirnos
estorbados; a menos que verdaderamente nos hayamos comido con mucha fe el cordero
y que por medio de esa genética divina, nos haya ocurrido una amnesia total y no
recordemos de lo que hacíamos antes.
Una vez que nos comemos al cordero, nos pareceremos al cordero, a Cristo, el Hijo de
Dios, y si la Biblia dice que fuimos predestinados para parecernos a El, sin lugar a duda
que al comer de su genética, tendremos el cambio en nuestra vida íntegra y
empezaremos a parecernos a El cada vez más y más. Muchas personas prefieren seguir
en pecado, prefieren seguir perdidos y tener una religión nada más, en lugar de
levantarse, reconocer su condición y arreglarse con Dios para tomar la Santa Cena de
nuestro Señor Jesucristo.
Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.
(Jua 6:55 LBLA)
Cuando el Señor Jesucristo les dice el versículo anterior a sus discípulos, creen que El no
está hablando claro en sus términos. Cuando nosotros participamos de la carne y la
sangre del Señor; como un acto profético, nos estamos transformado en lo que comemos
y tomamos: la carne y la sangre del Señor; pero lo más grande de eso es que eso nos va
hacer aptos para muchos actos en nuestra vida, empezando por el servicio que le
podamos dar en Su obra.
Cuando tomamos la Santa Cena, estaremos tomando cosas verdaderas, estaremos
tomando verdad nos estaremos convirtiendo en la verdad y si algo necesita el mundo es
verdad, sinceridad, no mentirosos que los sigan engañando y conduciendo por caminos
de tinieblas.
Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.
(Jua 14:6 LBLA)
Cuando El está diciendo mi carne y sangre son verdaderos, está diciendo que nos
comeremos el camino; seremos veraces y tendremos la capacidad para discernir entre la
verdad y la mentira. Muchos son engañados y se atreven a aseverar que las cosas
buenas son malas y las malas son buenas, a tal grado que siendo personajes públicos,
pueden servir de lazo para muchos y hacerlos caer en la operación de error del lado de
las tinieblas. La iglesia entera está siendo atacada y la única forma de poder seguir en el
camino con la verdad, es comiéndonos al cordero y tomándonos su sangre, la sangre
preciosa del perfecto sacrificio de nuestro Señor Jesucristo para que nosotros podamos
hablar con la verdad en todo momento.
Existía la luz verdadera que, al venir al mundo, alumbra a todo hombre.
(Jua 1:9 LBLA)
Si hay luz verdadera, tiene haber luz falsa. Si su carne es verdadera comida y bebida,
entonces obtendremos verdadera luz. Dice la Biblia que carne y sangre no heredaran, eso
significa que los que estaban en el Edén, no tenían carne ni sangre; esto es: Adán y Eva;
ellos no tenían sangre; por eso fue que cuando Adán vio a Eva dijo que ella era hueso de
sus huesos y carne de su carne; pero en ningún momento le dijo que era sangre de su
sangre. Cuando el Señor Jesucristo se les apareció a sus discípulos, les dijo que lo
tocaran para que se aseguraran que no era espíritu, porque ningún espíritu tiene carne y
tiene huesos; como queriendo decir con eso que El no tenía sangre:
Mirad mis manos y mis pies, que soy yo mismo; palpadme y ved, porque un espíritu no
tiene carne ni huesos como veis que yo tengo.
(Luc 24:39 LBLA)
Por eso fue que cuando sacaron a Adán y Eva del Edén, les tuvieron que poner sangre
humana, para que pudieran seguir viviendo.
Después vemos en la Biblia, en Génesis 9:4 que no beberían sangre. Algunas versiones
de la Biblia dicen que era porque en la sangre está el alma y en los huesos habita el
espíritu; sin embargo vemos que los personajes que se mencionan en Génesis 6, sí
bebían sangre.
Pasan muchos años hasta que aparece un hombre que les dice a los judíos:
Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para
siempre; y el pan que yo también daré por la vida del mundo es mi carne. Los judíos
entonces contendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?
Entonces Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del
Hombre y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi
sangre, tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final. Porque mi carne es verdadera
comida, y mi sangre es verdadera bebida.
(Jua 6:51-55 LBLA)
El problema es que no pudieron asimilar el misterio en ningún momento porque pensaron
que eso era canibalismo. Pero nunca pudo ser canibalismo porque no era sangre
humana, no pertenecía al reino animal, esa sangre era divina; no fue sangre de María ni
de José, sino que se la dio Dios, y se derramó toda la sangre en la cruz del calvario y
permaneció en una jofaina y está fresca en este tiempo en el Lugar Santísimo. Entonces
como la sangre está en la jofaina, cuando tomamos el vino, con fe; es como que fuera un
puente, un medio de contacto; es como el aceite que se le unge a los enfermos; el aceite
no sana, pero es un medio de contacto por la fe; como también vemos los paños por los
cuales le pedían al Apóstol Pablo que orara por ellos para llevarlos a los enfermos o a los
que estaban endemoniados; sanaban cuando se los ponían encima, pero no por el paño,
sino por el puente que representaba, el medio de contacto que era.
El pan que comúnmente vemos en la celebración de la Santa Cena, puede ser de
cualquier marca, pero cuando lo ponemos en nuestra boca, ese pan cambia, se convierte
en la carne de Cristo. Después viene el vino que se convierte en sangre divina al
momento en que entra en nosotros; en ese momento estamos participando de los
elementos de la genética divina de Dios.
Los primeros seres que vivieron en el Edén, eran seres lumínicos y para cuando les
dieron la sangre, les quitaron la luz que llevaban dentro. Después vino la luz al mundo y
cuando tomamos de la sangre del Señor, estamos tomando luz verdadera. Una de las
cosas que nos ayuda el hecho de tomar la luz, es que llegará un momento en el que
veremos a una persona y la podremos discernir muy bien para saber si tiene luz
verdadera o falsa porque Satanás se viste de luz y sus siervos también pero no es la luz
de Jesús, sino luz falsa.
La verdadera instrucción estaba en su boca, y no se hallaba iniquidad en sus labios; en
paz y rectitud caminaba conmigo, y apartaba a muchos de la iniquidad.
(Mal 2:6 LBLA)
Vemos que ahora hay una verdadera instrucción que en el hebreo se puede traducir
como: poner freno o castigo. Lo que esto nos dice es que a veces castiga el hombre o
castiga Dios y a veces castiga Dios por medio de los hombres; pero cuando se manifiesta
esa faceta, a veces a los hombres se les pasa la medida de corrección y empiezan a
querer enseñorearse en aquellos a los que están castigando y más adelante Dios los
viene a nivelar porque no debemos hacer nada que Dios no nos haya dicho que hagamos.
Si hay alguien que después de haber pecado, es reprendido, debe contarse por dichoso
porque es Dios el que lo está reprendiendo porque lo tiene considerado como hijo; pero si
alguien está pecando y pecando y cree que puede seguir igual y que Dios no lo castigará;
debe tener cuidado y acercarse arrepentido antes que le venga la vara del Señor sobre su
vida porque el castigo de Dios puede venir sobre nuestras cosas materiales, salud,
familia, etc., Dios va utilizar lo que El crea más convenientes para hacernos recapacitar.
El impío gana salario engañoso, pero el que siembra justicia recibe verdadera
recompensa.
(Pro 11:18 LBLA)
Esto a lo que se refiere es a que alguien le puede estar yendo bien en lo económico y que
le sobra el dinero, pero eso no significa que esté bien delante de Dios porque cada uno
sabe cuál es su caminar delante de Dios; si los buscamos de todo corazón o por los
bienes materiales que nos puede proveer; tampoco quiere decir que si alguien no tiene
muchas cosas materiales, es porque no lo ha recompensado el Señor Jesucristo. Lo que
debemos buscar es la bendición de Dios y que prosperemos en todo como prospera
nuestra alma.
…y te declarara los secretos de la sabiduría!; porque la verdadera sabiduría tiene dos
lados. Sabrías entonces que Dios olvida parte de tu iniquidad.
(Job 11:6 LBLA)
La verdadera sabiduría es la que Dios nos entrega y que nos hace caminar de acuerdo a
los deseos de su corazón para que finalmente podamos ser como se refiera la Biblia
acerca de David: conforme al corazón de Dios.
Sergio G. Enríquez O.
Apóstol

 

Cautividad la Cautividad

Correo electrónico Imprimir PDF

CAUTIVA LA CAUTIVIDAD


Realmente la libertad que Dios os ha dado es plena, completa; no es a medias, nos ha
hecho libres por el sacrificio en la cruz del calvario donde todos los decretos que nos eran
contrarios, fueron clavados en esa cruz. Nosotros tenemos que considerar en qué libertad
nos estamos movilizando y saber si tenemos el concepto claro de lo que eso significa;
porque esa libertad va más allá de lo que no podemos imaginar; es una libertad que nos
mueve a una dimensión, a la que Dios nos llamó porque lo que veremos en esa nueva
dimensión de libertad, serán cosas extraordinarias, pero debemos estar preparados
porque si no, las vamos a rechazar porque nos van a chocar a nuestra forma de pensar.
Vemos al Apóstol Pedro; en cierta oportunidad, le tuvieron que bajar un lienzo donde
estaban todos los animales inmundos, (Hechos 10:10-16) y él dijo que no había cosa
inmunda que hubiera entrado por su boca; y lo que necesitaba es que le entraran muchas
cosas pero a su entendimiento, porque debía renovar sus pensamientos para que pudiera
asimilar las cosas que vería en el cambio de dimensión que estaba experimentando.
Pero a cada uno de nosotros se nos ha concedido la gracia conforme a la medida del don
de Cristo. Por tanto, dice: CUANDO ASCENDIO A LO ALTO, LLEVO CAUTIVA UNA
HUESTE DE CAUTIVOS, Y DIO DONES A LOS HOMBRES. (Esta expresión: Ascendió,
¿qué significa, sino que El también había descendido a las profundidades de la tierra? El
que descendió es también el mismo que ascendió mucho más arriba de todos los cielos,
para poder llenarlo todo.)
(Efe 4:7-10 LBLA)
En la cita anterior, vemos que nuestro Señor Jesucristo, llevó una hueste de cautivos, eso
significa que Su obra es grandiosa con cada detalle que sabemos; y en el levantamiento
del lago de fuego que El experimentó, hubo una batalla muy fuerte; se pelearon los
derechos de nuestra vida, se pagaron los derechos de la muerte segunda que nos
correspondía pagar; en ese lugar nadie ayudó a nuestro Señor, pero salió victorioso de
esa batalla.
Si pudiéramos poner un ejemplo a ese respecto para hacerlo más gráfico, podríamos
mencionar lo siguiente: en cierto documental; había en escena 2 leopardos que estaban
tratando de entrar al territorio de un león. Poco a poco se le fueron acercando y el león los
pudo controlar perfectamente; logró sorprender a uno de los dos leopardos y lo mató.
Después que lo había vencido luchando y lo había matado; lo levantó en peso en su
quijada como queriéndole decir al otro: “esto es lo que te espera si te vuelves a acercarte
a mi territorio”; dicho de otra forma: sus fauces le estaba mostrando su victoria.
Entonces; si lo pudiéramos ejemplificar de esa manera, podríamos decir que cuando
nuestro Señor Jesucristo se levantó victorioso del lago de fuego, llevó cautiva una
cautividad de huestes y el propósito de llevarlos en alto era para exhibirlos y que el diablo
viera que lo había vencido en el lago de fuego, en la muerte segunda; pagando el precio
para que nosotros no fuéramos a esa muerte. Por eso es que nosotros no podemos ser
presos de nadie, porque lo que cautivaba, está cautiva. Nosotros tenemos que disfrutar la
libertad que Dios nos ha entregado; es por eso que debemos considerar si somos
plenamente libres o tenemos pensamientos que nos atan a esta tierra y nos hacen dudar
de nuestra verdadera identidad.
Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres.
(Efe 4:8 RV60)
Eso significa que eran hombres los que cautivaban a los hombres y los exhibió diciendo
que ahora podríamos ser verdaderamente libres.
Tú has ascendido a lo alto, has llevado en cautividad a tus cautivos; has recibido dones
entre los hombres, y aun entre los rebeldes, para que el SEÑOR Dios habite entre ellos.
Bendito sea el Señor, que cada día lleva nuestra carga, el Dios que es nuestra salvación.
(Selah)
(Sal 68:18-19 LBLA)
Dios nos ha hecho libres para que nosotros emprendamos el viaje de regreso a nuestra
casa, a la eternidad. Eso lo que significa es que el camino está abierto y el camino está
listo para que entremos hasta el Lugar Santísimo; lo único que debemos hacer es efectiva
esa libertad; creerle a Dios, recibir la palabra de Dios sea cual sea, aunque nos parezca
difícil a nuestro criterio, porque no es con fuerza ni poder, sino, con Su Santo Espíritu. A
veces el diablo pretende acercarse para derrotarnos y el Señor solamente se levanta y
exhibe los cautivos, para hacerle entender al diablo que ya está derrotado; entonces el
diablo solamente lo ve en Su trono de justicia lleno de gloria y majestad; después nos ve a
nosotros; y entonces es reprendido para que no pretenda tocarnos porque está vencido y
no puede hacernos nada. Los días que vienen para nosotros son gloriosos y el día final
del diablo está más cerca que antes; es por eso que él pretende intimidarnos lanzándonos
dardos encendidos, invadiendo nuestros pensamientos.
Cuando salgas a la guerra contra tus enemigos, y el SEÑOR tu Dios los entregue en tus
manos, y los tomes en cautiverio, y veas entre los cautivos una mujer hermosa, y la
desees, y la tomes para ti por mujer, la traerás a tu casa, y ella se rasurará la cabeza y se
cortará sus uñas. También se quitará el vestido de su cautiverio, permanecerá en tu casa
y llorará por su padre y por su madre por todo un mes; después de eso podrás llegarte a
ella y ser su marido, y ella será tu mujer.
(Deu 21:10-13 LBLA)
Cuando una mujer se cortaba el pelo, era una deshonra; pero la mujer que describe la
cita anterior; dice que también se cortaba las uñas. Hablando de Mefiboset, vemos en la
Biblia que cuando lo encuentran los hombres de David; dice la Biblia que no se había
lavado ni cortado las uñas; eso significa que las uñas manifiesta una libertad en nosotros.
Pero el punto es que la mujer la estaban tomando para ser esposa y como consecuencia
dejaría de ser esclava. Otro detalle que debemos considerar es que para ser libre tenía
que cambiar de padres, lo cual nos deja un pensamiento muy amplio de explicar porque
nos está hablando de coberturas.
Sabemos que el diablo es padre de toda mentira; y si alguna vez fuimos propiedad del
diablo, ahora somos libres. En cambio, Dios, con toda caballerosidad, nos pide permiso
para entrar a nuestra vida; toca a la puerta de nuestro corazón porque quiere entrar a
cenar con nosotros; es precisamente en ese momento cuando pensamos: ¿éramos
libres? y después que dejamos entrar a nuestro Señor Jesucristo a nuestro corazón,
podemos vivir la verdadera libertad y como consecuencia, El nos hace príncipes y
sacerdotes de Su pueblo.
Por otro lado vemos que era necesario cambiar vestiduras. Los cinco ministerios, son 5
vestiduras para nosotros y los que creemos en los 5 ministerios, estamos caminando en
plena libertad. Por eso Dios dio dones en forma de hombres y los está usando en esta
tierra para que seamos vestidos de acuerdo a los propósitos del corazón de Dios para
nuestra vida. Aquí lo que podemos decir es que debemos tener un cambio de padre para
poder manifestar la libertad a la que Dios nos está llamando. Dios nos ha dejado
herramientas para que podamos caminar en libertad y está en nosotros si las usamos o
no; el saber que tenemos un padre que nos cubra puede ser algo extraordinario de
asimilar, como el mismo hecho tener ministración; sin embargo, los tenemos y debemos
utilizarlos para afirmar la libertad a la que Dios nos ha llamado.
¡Despierta, Débora, despierta! ¡Despierta, despierta, entona un cantar! ¡Animo! ¡Arriba,
Barac! ¡Apresa a los que te apresaron, hijo de Abinoán!
(Jue 5:12 BJ3)
Si nosotros creemos en la libertad que Cristo no ha dado; aunque parezca contradictorio,
podemos decir que eso significa que tendremos batallas; pero los que nos quieran
cautivar, deben saber que tenemos el derecho de pelear contra ellos; no obstante que la
batalla ya la ganó nuestro Señor Jesucristo por nosotros desde antes que iniciemos.
En la cita anterior podemos decir que Débora no era la que tenía que levantarse, era un
varón, pero ella se levantó por la fe, como una campeona. Si nosotros como varones no
tomamos el puesto que nos corresponde; Dios levantará mujeres para que hagan Su
obra. Claro que eso no significa que las mujeres usen de pretexto el hecho de servirle a
Dios para no cumplir con sus obligaciones en casa, porque Dios nos llama en orden y
para que guardemos un equilibrio en todo; y como parte de ese equilibrio; es necesario
que no nos dejemos apresar por el enemigo con sus ideas de libertinaje; porque Dios nos
ha hecho libres y debemos guardar esa bendición y hacerla efectiva todos los días.
Despierta, despierta, Débora; despierta, despierta: habla un cantar; levántate, Barac, y
cautiva tu cautividad, hijo de Abinoem.
(Jue 5:12 Versión Jünemann)
Si hay algo que nos cautiva, tenemos el derecho de levantarnos y derrotar esa cautividad
porque la victoria es del Señor y El nos ha libertado y a nosotros nos corresponde batallar
lo que tenemos que batallar; porque El ha hecho lo que le correspondía hacer; el resto es
nuestro.
Despierta, despierta, vístete de poder, oh Sion; vístete tu ropa hermosa, oh Jerusalén,
ciudad santa; porque nunca más vendrá a ti incircunciso ni inmundo. Sacúdete del polvo;
levántate y siéntate, Jerusalén; suelta las ataduras de tu cuello, cautiva hija de Sion.
Porque así dice Jehová: De balde fuisteis vendidos; por tanto, sin dinero seréis
rescatados.
(Isa 52:1-3 RV60)
Debemos comprender que nuestra libertad no tiene precio de hombre. Nos quisieron
vender pero Dios nos hizo libres y no podemos ser esclavizados nuevamente porque esa
libertad nadie la puede romper.
Porque nuestros padres se han rebelado, y han hecho lo malo ante los ojos de Jehová
nuestro Dios; porque le dejaron, y apartaron sus rostros del tabernáculo de Jehová, y le
volvieron las espaldas. Y aun cerraron las puertas del pórtico, y apagaron las lámparas;
no quemaron incienso, ni sacrificaron holocausto en el santuario al Dios de Israel.
(2Cr 29:6-7 RV60)
Por el comportamiento que podamos tener delante de Dios, podemos llevar a nuestros
hijos a la cautividad. Debemos emprender nuestro camino de regreso a casa, pero
debemos saber que nuestro camino es santo y si queremos verdaderamente que nuestros
hijos sigan nuestros pasos, debemos caminar para agradar el corazón de Dios. En la cita
anterior, cuando hablamos de padre, nos referimos a los padres biológicos y los
espirituales, de tal manera que si nuestra cobertura no está caminando como para
agradar a Dios, debemos recapacitar y buscar un padre espiritual que sí lo haga, que su
testimonio pueda tener un vínculo con nuestro espíritu y poder discernir si
verdaderamente está caminando para agradar a Dios todo el tiempo o está dando una
apariencia de una falsa santidad, en cual caso, debemos pedir a Dios la guianza del
Espíritu Santo para tomar una decisión sabia pero precisa porque podemos acarrear
tinieblas a nuestra vida si estamos siendo conducimos de una forma negativa, y no
solamente a nuestra vida, sino a la de nuestra familia.
Por tanto, la ira de Jehová ha venido sobre Judá y Jerusalén, y los ha entregado a
turbación, y a execración y escarnio, como veis vosotros con vuestros ojos. Y he aquí
nuestros padres han caído a espada, y nuestros hijos, nuestras hijas y nuestras mujeres
fueron llevados cautivos por esto. Ahora, pues, yo he determinado hacer pacto con
Jehová el Dios de Israel, para que aparte de nosotros el ardor de su ira.
(2Cr 29:8-10 RV60)
Si nosotros creemos en la plena libertad que nos da Cristo, entonces podemos romper
con las cadenas que nuestras coberturas nos imponen. Ezequías significa: Jehová me ha
hecho fuerte. La fuerza de Dios es la única que puede romper con la esclavitud ancestral.
Cuando vemos el contexto de las ultimas 2 citas, podemos notar que Ezequías quería
hacer lo correcto delante de Dios; por eso es que cuando nosotros hacemos lo que es
correcto para agradar el corazón de Dios; El es justo para levantarnos y hacernos
comprender que todo ha sido pagado y que no somos esclavos.
¿Será quitado el botín al valiente? ¿Será rescatado el cautivo de un tirano? Pero así dice
Jehová: Ciertamente el cautivo será rescatado del valiente, y el botín será arrebatado al
tirano; y tu pleito yo lo defenderé, y yo salvaré a tus hijos. Y a los que te despojaron haré
comer sus propias carnes, y con su sangre serán embriagados como con vino; y conocerá
todo hombre que yo Jehová soy Salvador tuyo y Redentor tuyo, el Fuerte de Jacob.
(Isa 49:24-26 RV60)
Israel era libre, pero a causa de su forma de conducirse, fueron cautivados nuevamente.
Como muchos cristianos hoy día son libres, pero se dejan cautivar por el pecado que los
alcanza un día, y en lugar de buscar la ministración del alma, dejan que el pecado los
cautive.
Porque los hombres serán amadores de sí mismos, avaros, jactanciosos, soberbios,
blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, irreverentes, sin amor, implacables,
calumniadores, desenfrenados, salvajes, aborrecedores de lo bueno, traidores,
impetuosos, envanecidos, amadores de los placeres en vez de amadores de Dios;
teniendo apariencia de piedad, pero habiendo negado su poder; a los tales evita. Porque
entre ellos están los que se meten en las casas y llevan cautivas a mujercillas cargadas
de pecados, llevadas por diversas pasiones, siempre aprendiendo, pero que nunca
pueden llegar al pleno conocimiento de la verdad.
(2Ti 3:2-7 LBLA)
Cuando alguien no es feliz, el diablo puede atacarlo. Debemos tener cuidado si en algún
área de nuestra vida no somos felices porque es allí donde el enemigo nos va atacar. Si
alguien se siente solo porque de pronto no lo llama nadie de sus amigos o hermanos de la
iglesia; debe tener cuidado porque el diablo le puede enviar una mujercilla que lo puede
hacer caer el pecado de fornicación. En lugar de guardar ese sentimiento de soledad,
debe buscar ministración de su alma para que sea liberado y saber que tiene hermanos
en Cristo que lo aman.
Entonces el SEÑOR me dijo: Aunque Moisés y Samuel se presentaran ante mí, mi
corazón no estaría con este pueblo; échalos de mi presencia, y que se vayan. Y será que
cuando te digan: "¿Adónde iremos?", les responderás: "Así dice el SEÑOR: 'Los
destinados para la muerte, a la muerte; los destinados para la espada, a la espada; los
destinados para el hambre, al hambre, y los destinados para el cautiverio, al cautiverio.'"
(Jer 15:1-2 LBLA)
Israel hizo tantas cosas que desagradaron el corazón de Dios hasta que finalmente, El los
dejó ir. Este verso está íntimamente ligado con el verso siguiente:
Y le fue dado hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También le fue dada potencia
sobre toda tribu y pueblo y lengua y gente. Y todos los que moran en la tierra le adoraron,
cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida del Cordero, el cual fue muerto
desde el principio del mundo. Si alguno tiene oído, oiga. El que lleva en cautividad, va en
cautividad; el que a cuchillo matare, es necesario que a cuchillo sea muerto. Aquí está la
paciencia y la fe de los santos.
(Apo 13:7-10 SSE)
Entonces, si hay alguien que le gusta llevar cautiva a la gente, es porque está cautivo. Es
por eso que debemos caminar en la libertad que Dios nos ha entregado y no dejarnos
cautivar por nada de este mundo. Debemos quitarnos de los contrapesos que podamos
tener, para que nos levantemos de esta tierra en completa libertad.
Cuando nuestro Señor Jesucristo, nos dio la libertad, de inmediato fuimos
verdaderamente libres y no existe cadena ni yugo alguno que nos pueda detener; no hay
peso ni pecado que nos tenga cautivos, no hay vicio de alcoholismo o tabaquismo que
nos esclavice porque Dios ya nos ha hecho libres. Si hemos pecado, si sabemos que le
hemos fallado a Dios; El es fiel en perdonarnos y darnos una nueva oportunidad; si
sabemos que tenemos alguna atadura, debemos ponernos a cuentas con El y creer en Su
palabra para que hagamos efectiva la ley de la libertad a la que Dios nos está llamando,
porque nos ha llamado a su redil para ser libres y no cautivos, Dios rompe con cadenas,
ataduras, ligaduras de toda clase para que nos podamos levantar de esta tierra y
emprender nuestro camino de regreso a la eternidad.

Abraham de la Cruz
Pastor

 

Campos Comprados

Correo electrónico Imprimir PDF

CAMPOS COMPRADOS


Dios nos habla en todo momento; y hace algún tiempo el Señor nos habló respecto a que
venía una destrucción sobre el mundo, aunque no era precisamente el fin del mundo, pero
de alguna manera sí el fin de algunas cosas. De tal manera que si Dios nos envía
mensajes para prevenirnos, no es para que el mundo se detenga porque el mundo no se
detiene con nada, el mundo sigue en sus afanes diarios y están afanados a tal grados que
es una autodestrucción la que han ocasionado; pero nosotros como Iglesia de Cristo; que
aun estamos en la tierra, y que de alguna manera estamos siendo afectados por el
sistema del mundo, podríamos tener alguna repercusión de lo que le sucede al mundo; y
es precisamente por eso que Dios envía a prevenirnos de las destrucciones que vienen
para que adoptemos algunas precauciones al respecto, porque destrucciones pueden
venir de diferentes formas, quizá económicas y que el mundo no está preparado de
ninguna manera, precisamente porque son situaciones que el mismo mundo ha
provocado y como consecuencia no tienen el discernimiento porque no han medido el
efecto que puede tener, por la misma razón que están sumidos en sus afanes de alcanzar
la cima a costa de lo que sea y sin lugar aduda que son cosas que las tinieblas han
planificado y aquellos que caen en sus trampas, son cegados primeramente en su
corazón para que no haya nada que los detenga. Gracias a Dios, a la Iglesia de Cristo le
han dejado antídotos ante esos ataques que conllevan a una autodestrucción. El antídoto
que Dios nos ha dejado ante la destrucción económica mundial, es la bendición de
diezmar.
En realidad, Dios nos ha hablado en todo momento y ha enviado a Sus profetas con el
propósito de que Su pueblo sea alertado de los ataques de las tinieblas. Hemos tenido la
bendición de recibir profecías tanto de forma verbal, como verlas escritas en la Biblia, por
profetas que no conocimos en persona, ni ellos a nosotros, es más; ellos las dejaron
escritas sin saber ni comprender la profundidad del significado de cada cosa que ellos
hablaron; pero quedaron escritas en la Biblia para que hoy día, nosotros tengamos el
aprovechamiento óptimo que Dios desea para nuestra vida. Es tan cierto, el tema de las
profecías que hemos visto como se ha ido cumpliendo cada una de ellas; incluso
podemos decir que hasta en el índice de las Biblias, podemos encontrar mensajes
codificados de parte de Dios.
En algunos libros de la Biblia, podemos ver que se describe la mujer virtuosa como figura
de la Iglesia y el hombre virtuoso: nuestro Señor Jesucristo. Pero lo interesante es que de
la misma Iglesia, es extraída la mujer virtuosa; de entre los salvados, Dios obtiene la
mujer virtuosa, descubre en ella el potencial de amor que puede haber y que solamente
necesita descubrirlo. Esto es una figura para los matrimonios de hoy, porque la mujer con
la que se casaron los hombres, es la mujer virtuosa que habla el libro del Cantar de los
Cantares, lo único que deben hacer es seguir buscando el tesoro escondido que Dios ha
dejado en ellas. Pero entonces, ¿quién hallara una mujer virtuosa? La respuesta es muy
sencilla: el que la busca; como lo hizo Cristo; es más, Cristo buscando esposa, se
convirtió en pastor.
Las mujeres tienen muchas características propias de ellas, y dentro de las características
vemos que les gusta comprar.
Evalúa un campo y lo compra; con sus ganancias planta una viña.
(Pro 31:16 LBLA)
Notemos que antes de comprar, lo analiza y después lo compra. Por otro lado sabemos
que la Biblia dice que el campo es el mundo, aunque cuando se investiga el significado de
la palabra mundo, nos encontramos con que esa palabra significa cosmos y el cosmos
está compuesto por microcosmos que al juntarlos encontramos el macrocosmos;
entonces cada vez que encontramos en la Biblia un campo, podemos decir que es parte
del cosmos y una de nuestras funciones como hijos de luz es que no seamos parte de ese
cosmos, sino que, debemos alumbrarlo, de tal manera entonces que Dios desea levantar
a Su Iglesia para que alumbre todo el cosmos y para que suceda eso tiene que conquistar
muchas áreas del microcosmos para poder ir avanzando como en toda conquista:
empiezan por un pueblo pequeño, hasta que llegan a la ciudad principal y entonces lo han
conquistado todo. Lo mismo es con la Iglesia, debe conquistar microcosmos para luego
pasar a la siguiente faceta de conquistar el macrocosmos. Es por eso que necesitamos
cambiar nuestra manera de pensar para conquistar y que no sigamos siendo
conquistados por las tinieblas.
Entonces nosotros en calidad de Iglesia de Cristo, necesitamos evaluar el campo que
vamos a comprar pero eso no significa que vamos a comprar las cosas buenas y lo que
nos parezca no muy convincente, lo vamos a eliminar; porque lo que tenemos que hacer
para evaluar si lo compramos o no, es ver qué es lo que se desarrolla en ese campo para
poderlo desarrollar adecuadamente y entonces se convierta en nuestro. Si es un campo
de muerte lo tenemos que comprar para convertirlo en un campo de vida, porque la Biblia
dice que pasando en un campo de lágrimas, se convierte después en un manadero de
agua. Entonces cuando nos toca pasar por un lugar que no nos gusta, no es porque le
caímos mal a Dios y por eso nos dejó sufrir; no es así; Dios pensó que podemos
conquistar determinado campo y cambiarlo, y El nos puede ayudar, pero debemos pedirle
a Dios que nos ayude porque es la conquista del reino de los cielos que empieza en
nosotros y que a su vez empieza con la mujer virtuosa.
Introduciéndonos un poco en el significado hebreo de algunos asuntos importantes de la
Biblia, nos encontramos con la letra Zayin que su valor numérico es: 7 y el número 7 a su
vez, significa: perfección.
Cabeza con corona:
Cuerpo erguido:
Los hebreos dicen que esa letra tiene varios significados, pero que debido a su forma,
esta tipificando una mujer con una corona y está erguida y su significado es:
• Mujer virtuosa
• Arma
• Alimento
Esta mujer Zayin, es una mujer que va a la perfección espiritual, que tiene arma para
conquistar y tiene alimento espiritual por el Espíritu Santo.
CAMPO DE MIEDO
…el campo que Abraham compró a los hijos de Het; allí fue sepultado Abraham con Sara
su mujer.
(Gén 25:10 LBLA)
Entonces vemos que el campo es evaluado y aunque no estaba bueno, Abraham lo
compró a los hijos de Het. El nombre Het significa: terror o miedo. Entonces la mujer
virtuosa tiene que evaluar hacia dónde va avanzando como una persona que se va a
cambiar de trabajo pero tiene miedo, y lo que tiene que hacer es comprar el campo de Het
y redimirlo para que pueda ser sepultada, tiene que pensar en la muerte del yo interno, en
morir a los deseaos del mundos, a los afanes que muchas veces el mundo nos envuelve.
Sin embargo muchas personas, cristianos quizá; tienen miedo a morir y se están todo el
tiempo batallando para no morir y entre más se inquieten en no hacerlo; más batalla
tendrán porque la invitación es a morir o a que nos maten.
Cuando vemos la genealogía de Het vemos que lo engendró Canaán y este personaje fue
el que descubrió la desnudez de su padre Noé. De alguna manera podríamos decir que
sobre ese campo pensaba una influencia negativa por la procedencia antes de ser
propiedad de Abraham, y lo que a nosotros nos corresponde es comprar ese campo y
redimirlo para vencer el miedo y no dejarnos conquistar por el miedo porque el miedo en
una persona, lo puede hacer que cometa locuras, puede hacer que alguien se vuelva un
asesino. Cuando se tiene ese tipo de miedos se va a tener una repercusión en lo negativo
lo cual nos puede terminar de destruir en lo interno. Todos tenemos el miedo a morir
como instinto de supervivencia, pero no es ese el miedo al que nos referimos porque el
ser humano actúa en defensa propia por inercia. La muerte a la que nos referimos, es a
la muerte de los deseos de la carne, a los afanes de este mundo.
Otros tienen miedo al no; miedo a hablar en público y todo eso lo debemos conquistar con
el amor de Dios porque El está con nosotros y no nos desamparará.
A Cristo, siendo Dios mismo; lo quisieron intimidar y El respondió:
Aquel mismo día llegaron unos fariseos, diciéndole: Sal, y vete de aquí, porque Herodes
te quiere matar. Y les dijo: Id, y decid a aquella zorra: He aquí, echo fuera demonios y
hago curaciones hoy y mañana, y al tercer día termino mi obra.
(Luc 13:31-32 RV60)
Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; más bien temed a
aquel que puede hacer perecer tanto el alma como el cuerpo en el infierno.
(Mat 10:28 LBLA)
Debemos temblar ante la palabra de Dios para que nos conquisten, debemos tener una
constante oración para neutralizar al miedo. Muchos se ponen a ayunar con un propósito:
piensan que el ayuno es para obligar a Dios a que les conceda una petición, algo externo
y Dios no es ningún comerciante para que se le ofrezcan sacrificios a cambio de que El
haga la voluntad del hombre. No obstante, podemos ayunar para obtener cosas internas y
no externas, por ejemplo: entrar en un tiempo extendido de oración y con eso el alma
tendrá que dejar de manipular el cuerpo y como consecuencia el espíritu tomará el control
para que seamos conducidos adecuadamente delante de Dios. El alma quiere comer y
beber pero no puede, veamos un ejemplo: el rico que estaba en el infierno, le pide a
Abraham que le permita a Lázaro le lleve de beber, pero existía un abismo entre ambos
que no podían atravesar; dicho en otras palabras: la oportunidad del rico en hacer cosas
buenas, había pasado; su tiempo de purificación había llegado. Otro ejemplo:
Entonces dijo: "Esto haré: derribaré mis graneros y edificaré otros más grandes, y allí
almacenaré todo mi grano y mis bienes. "Y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes
depositados para muchos años; descansa, come, bebe, diviértete." Pero Dios le dijo:
"¡Necio! Esta misma noche te reclaman el alma; y ahora, ¿para quién será lo que has
provisto?"
(Luc 12:18-20 LBLA)
Entonces el alma tiene hambre y sed y quiere estar sobre saciada. El ayuno sirve para
quebrantar cosas internas como el miedo y el terror. Cuando Dios nos quebranta es
porque El sabe que nos va ayudar, es porque El sabe que necesitamos un poco de
apretura para aflojar nuestra alma que ha estado muy rígida pensando que de nada tiene
necesidad; y con amor somos metidos en pruebas para que nuestra alma recapacite.
Vemos que hay dolor de crecimiento espiritual:
…fortaleciendo los ánimos de los discípulos, exhortándolos a que perseveraran en la fe, y
diciendo: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de
Dios.
(Hch 14:22 LBLA)
Entonces las tribulaciones tienen un propósito en nuestra vida, un propósito de mucha
bendición: que entremos en el reino de Dios.
CAMPO DE NECEDAD
La parcela de campo donde había plantado su tienda la compró de mano de los hijos de
Hamor, padre de Siquem, por cien monedas…
(Gén 33:19 LBLA)
Hamor significa: Asno
Interesantemente dentro de las características malas de un asno, podemos decir que es
terco y la Biblia compara a Israel con un asno:
El buey conoce a su dueño y el asno el pesebre de su amo; pero Israel no conoce, mi
pueblo no tiene entendimiento.
(Isa 1:3 LBLA)
Tenemos que comprar el campo de la terquedad y redimirlo en un campo de obediencia.
A veces Dios tiene que pelear contra la terquedad de cada uno de nosotros para
podernos bendecir porque por lo regular, nos aferramos a las cosas materiales y creemos
que por haber sido una bendición de Dios, debemos apegarnos a ella en todo momento y
olvidamos que Dios nos quiere bendecir y llevarnos de aumento en aumento hasta que el
día sea perfecto.
A cierto personaje Dios lo quería bendecir con una casa nueva; este personaje tenía casa
propia pero Dios lo quería bendecir con otra casa en otro sector de la ciudad; pero este
personaje no quería salir de allí, no obstante que tenían problemas con el agua porque
era muy escasa y cuando llegaba, solamente por unas horas a partir de las 3:00 de la
mañana y era la esposa la que más se sacrificaba en la madrugada porque era ella quien
se levantaba para aprovechar el agua que llegaba y se ocupaba en los trabajos de la casa
hasta terminaba lavándole el carro al esposo, quien se levantaba una vez que había
amanecido para iniciar su jornada de trabajo. Entonces la esposa, le pidió al Señor que
les proveyera de otra casa pero el esposo seguía con la idea de permanecer en la misma
casa; entonces después de mucha oración de parte de la esposa; un día, Dios permite
que lleguen a poner una fabrica que le quitaba la paz al esposo porque la maquina
principal quedaba a la par del dormitorio y la fabrica tenía turno nocturno, lo que hacía que
el esposo no pudiera descansar tranquilamente, y lo que hizo también cambiar de opinión
al esposo y al final salieron de esa casa para la que Dios les quería dar en otro sector de
la ciudad.
Eso lo que nos enseña es que debemos hacernos sensibles a la voz de Dios porque El
tiene planes que nadie se imagina para podernos bendecir; quizá la obstrucción de un
viaje porque el avión donde pensamos viajar tendrá problemas y como dentro de los
planes de Dios está que vivamos algunos años más en la tierra haciendo Su obra
mientras El viene; entonces permite que perdamos el vuelo para salvarnos la vida, porque
el avión donde íbamos a viajar tuvo desperfectos y se cayó y todos murieron y cuando
vemos ese tipo de cosas; solo nos resta darle gracias a Dios por guardar nuestra vida de
ese tipo de sucesos, pero es necesario que agudicemos nuestros oídos espirituales, aun
los naturales porque si nos volvemos obstinados; Dios puede acceder a nuestra petición
aunque al final sea de tragedia.
Dios nos puede guardar de un accidente si verdaderamente obedecemos la voz de Dios.
Los vientos y tempestades soplaran sobre nuestra vida tarde o temprano; la obra de cada
uno, el fuego la probará, un hombre que oye y hace y edifica sobre la roca no tendrá
problemas porque escuchó la voz de Dios; pero debemos prepararnos por cualquier
huracán que llegue a nuestra vida, aunque no nos moverá porque estamos
fundamentados sobre la roca eterna que es Cristo.
Retomando la cita de Génesis 33:19 que describimos, podemos decir que Hamor también
significa: sucio, barro; y lo que nosotros debemos hacer es comprar ese campo y
limpiarlo.
Nosotros somos una iglesia Zayin hermosa; y Dios no encuentra defecto en nosotros a tal
grado que compara cada una de nuestras partes con cosas impresionantes, porque Dios
está enamorado de Su Iglesia; sin embargo muchos que son parte de la Iglesia no le
creen al Señor que esté enamorado, piensan que es un slogan para motivar a los demás;
pero no es así, verdaderamente el Señor Jesucristo está enamorado de Su Iglesia. Si
alguien es despreciado en su casa, debe saber que en los cielos Dios está con mucho
amor por nosotros. No estamos solos, el cetro está siendo extendido desde los cielos
porque Dios nos ama y nos dice:
También el segundo día, mientras bebían vino en el banquete, el rey dijo a Ester: ¿Cuál
es tu petición, reina Ester? Te será concedida. ¿Cuál es tu deseo? Hasta la mitad del
reino se te dará.

(Est 7:2 LBLA)
Sergio G. Enríquez O.
Apóstol

 

Campamentos Filisteos

Correo electrónico Imprimir PDF

CAMPAMENTOS FILISTEOS


Cuando pensamos por un momento acerca de la Biblia; cada letra que Dios plasmó en la
ella; llegamos a la conclusión que solamente El pudo haber hecho ese libro tan
maravilloso; lo puntual, lo matemático, la exactitud con lo que se han cumplido los eventos
ahí descritos, es algo maravilloso y eso nos regresa a pensar que somos creación de Dios
que vamos camino hacia una perfección en Sus manos.
Vemos en la Biblia que el Señor Jesucristo cuando está por ayudar a algunas personas,
les pide su colaboración; por ejemplo: vemos que ayuda a un ciego, le echa lodo en sus
ojos pero le pide que vaya al estanque se Siloé y se lave para que termine el proceso de
devolverle la vista. A otros que están endemoniados les hace preguntas a sus padres,
preguntando desde cuando estaba su hijo con esa situación; aunque El sabía porque El
es Dios; pero Jesús preguntaba para que vieran cuál era la raíz de los problemas; y de
alguna manera podemos decir que lo que El quería era que nosotros viéramos algunos
tips acerca de la ministración, para que siguiéramos la tarea cuando nos correspondiera
hacerlo; que viéramos la forma en que podríamos ministrar para hacerlo adecuadamente.
En la ministración con la que podemos estar ayudando a una persona, no empieza todo
con una revelación acerca de saber qué es lo que está estorbando al que se está
ministrando, aunque a veces sí, pero dependerá de Dios, si El nos revela el problema;
pero la mayoría de veces empezamos con una plática, con preguntas para que nos lleven
a lo que El Señor quiere que lleguemos; con preguntas abiertas, por ejemplo: una
pregunta abierta es la que tiene varias posibilidades de repuesta, mientras que una
pregunta cerrada podría ser la siguiente: ¿creemos que Jesús es Dios? y la respuesta es:
si o no, no tiene muchas posibilidades. Pero es muy interesante cómo es que Dios
pregunta para que seamos ministrados, como en el momento cuando Jesús le pregunta a
sus discípulos si ya habían sido bautizados por el Espíritu Santo, y ellos les responden
que solamente habían sido bautizados en agua por Juan el Bautista, entonces Jesús los
actualiza en lo que debían hacer. Vemos también que Dios le pregunta a Adán, ¿dónde
estás?, porque había desobedecido y lo que Dios deseaba era que Adán se ubicara
respecto a lo que había hecho y donde estaba después de haber desobedecido. Esa es la
misma pregunta que hoy día, Dios le está haciendo a la humanidad: ¿dónde estás?
nosotros como cristianos debemos estar bien ubicados acerca de quién nos enseñó
respecto a algunas situaciones, principalmente en estas fechas; nos puede preguntar
¿quién nos enseño a poner un árbol de navidad? Son palabras importantes para ubicar
nuestra identidad, y Dios pregunta y vuelve a preguntar: ¿desde cuándo estamos tristes?
Y la respuesta puede ser que desde que empezó el mes de diciembre porque alguien
aceptó el espíritu de la navidad, y ese puede ser el principio de una ministración, y si
nosotros estamos llenos de la presencia de Dios, podemos ser guiados por las preguntas
que debemos hacer al momento de estar ministrando a una persona y poder identificar
sabiamente el problema.
Existió un hombre que se conoce como el gadareno, y en determinado momento, Jesús
llegó a ese lugar y se le enfrentó el dagareno a Jesús; y El le preguntó: ¿cómo te llamas?
La pregunta iba dirigida a los espíritus inmundos que vivían en el cuerpo de aquel
hombre; y ellos le responden: legión porque somos muchos; pero por muchos que fueran,
Jesús los echa fuera, y sabemos toda la historia. Pero el punto es que Jesús pregunta,
aunque El lo sabe todo, El pregunta, lo cual tiene una enseñanza: para echar fuera un
problema, lo tenemos que identificar primero, por ejemplo: una enfermedad podría estar
ligada a un problema almático, por eso es que debemos identificarlo para poder
desenmascarar y desarmar las obras de las tinieblas.
Muchos siervos de Dios pasan gritando por mucho tiempo, tratando de ordenarles a los
demonios que se vayan del cuerpo del que están liberando; pero lo primero que debemos
hacer es identificar la potestad que está perturbando aquella vida para saber a qué nos
enfrentamos y como enfrentarlo. Otro punto es que debemos identificar que los espíritus
inmundos se alojan en las áreas en las cuales se han atado a ciertas situaciones. De esto
debemos saber que la costumbre se convierte en ley, sucede igual que en el mundo: la
costumbre se vuelve ley y es por eso que los espíritus inmundos actúan de la misma
forma, la mala costumbre que podamos tener con algún miembro de nuestro cuerpo, se
convierte en ley y entonces podemos estar entregando ese miembro para uso de las
tinieblas. Es por eso que debemos ir delante de Dios para preguntarle qué es lo que nos
está sucediendo o a qué nos estamos enfrentando para poderlo atacar adecuadamente.
Es lo mismo que sucede con un médico cuando vamos a consultarle respecto de algunos
síntomas, el médico lo primero que nos pregunta son los síntomas para poder identificar
la enfermedad, y poder diagnosticar adecuadamente. Lo mismo sucede en lo espiritual:
cuando estamos ministrando a una persona debemos preguntar adecuadamente desde
cuando está padeciendo de la situación por la cual está buscando ministración; debe ser
una pregunta o preguntas sin morbo, porque podría ser que alguien quiera escuchar a
detalle la situación y lo que debemos buscar es la esencia del padecimiento para poderlo
atacar adecuadamente, no sea que por buscar una respuesta con morbo, estemos
abriendo puertas en nuestra vida, al espíritu inmundo que estamos liberando a otra
persona.
Existe una situación que se ha manifestado desde el principio de la humanidad, aun
cuando llegó a existir Israel como pueblo de Dios también se le fue manifestada; y es una
situación por la cual perdió su reino Saúl; y lo ganó David. Hoy día vemos que por eso es
que Israel está teniendo problemas con la comunidad internacional; porque están
construyendo asentamientos donde existe un grupo de palestinos, y el problema actual es
porque esos lugares los palestinos los habían destinados para poner la capital de su
propio gobierno. Lo interesante es que palestino es el nombre moderno de filisteo; y
viendo el estado natural de esa nación israelita, nos sirve de sombra a nosotros como
Iglesia de Cristo, en lo espiritual. Debemos saber que los filisteos eran enemigos de
Israel, inclusive desde antes que fueran pueblo de Dios, porque los filisteos fueron
enemigos de Abraham, el padre de la fe. Es por eso que debemos identificar si es un
espíritu inmundo el que nos está atormentando desde antes que nosotros existiéramos
quizá; porque nuestros padres naturales pudieron haber sido atacados por ese espíritu
inmundo y ahora que nosotros existimos, también nos está atacando. Aquellos filisteos le
tenían envía a Abraham porque él era prosperado en todo mientras que ellos eran
errantes. Entonces podemos ver el primer detalle de nuestros enemigos: la envía;
podemos decir entonces que la envidia es producto de un espíritu filisteo. Aquí es donde
debemos analizar si somos envidiosos a otras personas, para ver si estamos siendo
invadidos por un espíritu inmundo.
Otra cosa que hacían los filisteos, es que cegaban con tierra los pozos de agua que
Abraham había cavado. En lo espiritual podemos decir que los filisteos sellan los pozos
de la palabra con humanismo porque tierra es figura de humanismo. Hoy día muchos
predicadores lo que hacen es hacer alusión a pensamientos humanos en sustitución de la
palabra de Dios. El problema más grande es cuando son doctrinas humanistas porque en
el humanismo, el centro de todo es el hombre; mientras que en el cristianismo el centro de
todo es Cristo, porque no hay otro camino para llegar al Padre, el mismo Señor Jesucristo
lo dijo: yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie va al Padre si no es por mí.
Isaac volvió a cavar los pozos de agua que habían sido cavados en los días de su padre
Abraham, porque los filisteos los habían cegado después de la muerte de Abraham, y les
puso los mismos nombres que su padre les había puesto. Cuando los siervos de Isaac
cavaron en el valle encontraron allí un pozo de aguas vivas.
(Génesis 26:18-19 LBLA)
Interesantemente vemos que Isaac significa: el que ríe, eso nos enseña que cuando
somos libres, se nos manifiesta en el rostro con una sonrisa. Cuando alguien pierde la
capacidad de sonreír a la vida, es porque está cautivo, pero cuando en medio de las
tormentas, está el gozo, es señal de victoria y se destapan los pozos de agua viva.
Los filisteos fueron la causa de la perdición de Sansón, de la pérdida del Arca por el
pueblo de Israel, fueron la causa por la que perdió el reino Saúl; pero también fueron la
causa por la cual lo ganó David, porque David mató a Goliat con una piedra en medio de
los ojos. Eso significa que los gigantes no debemos verlos solamente como enemigos,
sino, como la oportunidad que se nos presenta para manifestar la presencia de Dios en
nuestra vida y con la cual podemos desviar la visión de los que desean hacernos perder la
paz de Dios. Al haber presentado la importancia que tiene ese enemigo y descubrirlo,
también le debemos quitar el lugar donde acampa; no su cuartel general, porque su
cuartel general, lo tendríamos que salir a buscar muy lejos; lo que sí debemos hacer es
desbaratarle su campamento más cercano del cual nos está atacando. Interesantemente
filisteo significa: vagabundo, errante, extranjero; y cuando vemos en el libro de Génesis,
podemos notar que el primer errante que hubo fue Caín y se convirtió en errante por
envidia, se convirtió en errante porque Dios lo echo fuera de Su presencia.
Y Caín dijo al SEÑOR: Mi castigo es demasiado grande para soportarlo. He aquí, me has
arrojado hoy de la faz de la tierra, y de tu presencia me esconderé, y seré vagabundo y
errante en la tierra; y sucederá que cualquiera que me halle me matará.
(Génesis 4:13-14 LBLA)
Las personas se vuelven errantes cuando pierden la presencia de Dios y no saben para
dónde caminar, como le sucede a muchos que no se sienten bien en su país de origen,
llegan a U.S.A. porque les vendieron la idea del sueño americano, y resulta que cuando
llegan a Norteamérica, tampoco se sienten bien; cambian de trabajo cada 6 meses,
cambian de congregación cada 3 meses; conocen a todos los pastores con todo y sus
defectos, pero todo como consecuencia de haber perdido la presencia de Dios. En caso
contrario; cuando estamos en Su presencia, nos puede suceder lo mismo que le sucedió
a Moisés: estuvo 80 años en el desierto, los últimos 40 años con el pueblo de Dios; pero
no perdió Su presencia. Si tenían calor una nube los cubría, si tenían frio una columna de
fuego los calentaba; su ropa y zapatos no tuvieron necesidad de cambiarlos, si tenían
hambre les caía comida del cielo, si tenían sed, tenían una roca que les daba de beber;
todo eso porque nunca perdieron la presencia de Dios.
Debemos cuidarnos de no ser errantes porque los errantes son más susceptibles a las
estrellas fugaces que pasan y hacen tambalear a los errantes. Los filisteos ponen
campamentos, territorios de donde puede llegar fácil a atacarnos porque no lo hacen
desde su campamento general; el campamento general lo tienen lejos de su lugar de
ataque. Entonces lo primero que debemos hacer en la batalla es: desbaratarles los
campamentos para que no logren ganar la guerra y hacerlos retroceder.
Descendieron tres de los treinta jefes a la roca donde estaba David, en la cueva de
Adulam, mientras el ejército de los filisteos acampaba en el valle de Refaim.
(1 Crónicas 11:15 LBLA)
Tanto a ellos como a los anaquitas se los tenía por refaítas, pero los moabitas los
llamaban emitas.
(Deuteronomio 2:11 BJ3)
Lo que están hablando las citas anteriores es que había una raza llamada moabitas,
producto del incesto de Lot con sus hijas; los cuales habían llamado a los anaquitas,
emitas. Rafaitas significa: gigantes, eso nos deja ver entonces, según la cita de Crónicas,
que iban acampar en el valle de los gigantes con el propósito de asustarlos y ganarles a
los israelitas.
Emitas significa: terrores, espantos.
Si tenemos terrores ante ciertas situaciones, seguramente tenemos un campamento de
donde los filisteos nos están atacando. Debemos comprender que es muy diferente el
temor, el miedo, el pánico y el terror, en ese orden podemos decir que va subiendo de
nivel lo que empieza por temor, puede terminar por terror. Necesitamos analizar si
tenemos terrores; quizá terror a recibir una mala noticia y por eso a veces no queremos
responder una llamada telefónica.
Una de las preguntas que debemos hacernos es: ¿qué esperamos de la vida? porque el
mundo lo que espera son cosas muy espantosas, juicios de la ira de Dios y ellos aun así
lo saben muy bien; que aun con fe las esperan y se preparan para eso, pero para
nosotros los que tememos el nombre de Dios…
Porque he aquí, viene el día, ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los
que hacen el mal serán como paja; y el día que va a venir les prenderá fuego--dice el
SEÑOR de los ejércitos-- que no les dejará ni raíz ni rama. Mas para vosotros que teméis
mi nombre, se levantará el sol de justicia con la salud en sus alas; y saldréis y saltaréis
como terneros del establo.
(Malaquías 4:1-2 LBLA)
No debemos tenerle miedo al futuro, porque dice la Biblia en el libro de Proverbios, que la
mujer virtuosa sonríe al futuro; cuando le dicen a la mujer virtuosa figura de la Iglesia de
Cristo; que está próximo el año 2012; se alegra en todo su ser, porque su redención se
acerca. Lo que viene para nosotros el próximo año, son cosas muy preciosas en Cristo,
bendiciones que no nos esperamos; quizá el llamamiento de Dios que esperamos desde
hace mucho tiempo; la confirmación de muchas cosas que hemos estado clamando a
Dios; el año próximo se nos hará realidad.
Debemos echar fuera los terrores, sabiendo que Dios está con nosotros, tendremos la
provisión espiritual y material para alimentar nuestro espíritu, alma y cuerpo; pero
debemos confiar en Dios porque caerán 1,000 a un lado y 10,000 a nuestra diestra; más a
nosotros no llegarán; eso significa que veremos muy cerca el mal sobre el mundo, pero no
será para nosotros.
También ésta era considerada tierra de refaítas; los refaítas habitaron allí antiguamente; y
los amonitas los llamaban zanzumitas:
(Deuteronomio 2:20 BJ3)
Zanzumitas signfica: conspiradores.
Un conspirador es alguien que está constantemente en contra nuestra. No debemos
andar con los conspiradores y ni con los miedosos, porque nuestra vida integral puede
estar peligrando. Cuando alguien se pone a conspirar para decir cosas falsas en contra de
ministros de Dios, debe cuidarse porque un espíritu de muerte puede llegar a su casa. Es
por eso que debemos aprender a reprender por nombre y si identificamos algún demonio
que está haciéndonos pecar, debemos dejarle claro que no somos tierra para cegar
pozos; somos tierra redimida por la sangre de Cristo.
Estamos viviendo en medio de un mundo lleno de paganismo, sincretismo; que está
haciendo campamento para hacernos tropezar; pero sabiendo que estamos viviendo el
final de los tiempos, debemos esforzarnos, ceñir los lomos de nuestro entendimiento,
sabiendo que la presencia de Dios está en nuestra vida, buscando vivir en santidad para
agradando el corazón de Dios y que por gracia sea manifestado El en nuestra vida de una
forma sin igual y que podamos decir como dijeron los apóstoles del principio: lo que
hemos visto, oído y palpado acerca del verbo de vida… que esas palabras se hagan
realidad en nuestra vida porque hemos sido comprados por la sangre de Cristo para ser
propiedad exclusiva de Dios y no tenemos ningún vinculo espiritual con las tinieblas.

Sergio G. Enriquez O.
Apóstol

 

Cambios que Transforman

Correo electrónico Imprimir PDF

CAMBIOS QUE TRANSFORMAN
(segunda parte)

Si la trompeta da un sonido incierto, nadie se prepara para la batalla. Todos debemos
entender La Palabra para obedecer. Cuando al Apóstol Pablo se le apareció El Señor; todos
oyeron un ruido, sin embargo, el Apóstol Pablo escuchó la voz del Señor que le decía:
“Pablo, Pablo porque me persigues?”; el mensaje fue específico para él; y a partir de ese
momento, obedeció la voz de Dios.
En éste tiempo; y en varias congregaciones, se habla de dar, sobre todo de dar dinero o
bienes materiales como ofrendas para el Señor, lo cual, en algún momento siembra codicia
en el corazón de las personas. Cuando ofrendamos, tenemos que aprender a derramarnos
de corazón, porque esa es la ofrenda que recibe y toca el corazón del Señor Jesucristo.
Dice la Biblia que cada vez que se presentaba el pueblo de Israel ante el altar, tenía que
haber derramamiento de sangre; entendido espiritualmente, esto es un derramamiento del
alma. En éste tiempo, no podemos derramar nuestra sangre; pero lo que sí podemos hacer
es derramar nuestra alma.
Vemos varios ejemplos en la Biblia, respecto al derramamiento del alma: cuando llegó Ana,
la mujer de Elcana, ante el altar para ofrendar, no derramó sangre de animales de su
propiedad, pues los animales en ofrenda eran de su marido, entonces lo que hizo fue
derramar su alma; con esto derramó su sangre ofreciendo a su hijo para Dios; con ésta
actitud de derramamiento, Dios la bendijo no sólo con un hijo, sino con muchos más, esa es
la ofrenda efectiva cuando derramamos nuestra alma ante El Señor. En el Libro de Hebreos
dice: “vosotros, en vuestra lucha contra el pecado no habéis batallado todavía hasta el
punto de derramar sangre”, esto significa que cuando nosotros ofrendamos derramamos
nuestra alma y de esta forma estaremos batallando contra el pecado que tan fácilmente nos
envuelve.
El poder de la ofrenda va mucho más allá de lo que no podemos imaginar, y es preocupante
pensar que existen muchas personas que tienen serios conflictos con el dar. Sin embargo,
como ministros del evangelio, tenemos la seria obligación de enseñar y dar el ejemplo a las
ovejas sobre la actitud generosa de dar y ofrendar. Dice la Biblia que el corazón generoso
prosperará, porque es un corazón que está viendo constantemente como hacer el bien a
otras personas.
Entonces; para poder dar con poder, tenemos que derramar el alma, ya que no podemos
derramar sangre porque ya la derramó El Señor Jesucristo. Entonces, es importantísimo
que nuestro corazón se despoje para poder dar, porque cuando derramamos el alma,
tipificamos el derramamiento de la sangre para derrotar el pecado, pero para eso tenemos
que tener un cambio de nuestra mente. Si no cambiamos de manera de pensar, no
podremos actuar en la transformación que Dios quiere para nuestra vida; por eso lo primero
que tenemos que cambiar está en nuestro interior, por lo tanto, tiene que cambiar nuestro
corazón, nuestro caminar y nuestra forma de pensar.
Veamos a continuación los cambios que Dios espera de nosotros:
Cambio de opinión
Metabállo, palabra 3328 del Diccionario Strong que significa: cambiar de opinión:-cambiar
de parecer.
Tenemos que cambiar de opinión para poder dar, para tener un corazón adecuado
derramando nuestra alma, es decir, sangre. Una de las cosas que Dios quiere y anhela de
nosotros es que tengamos la capacidad de dar.
Y ellos esperaban que comenzara a hincharse, o que súbitamente cayera muerto. Pero
después de esperar por largo rato, y de no observar nada anormal en él, cambiaron de
parecer y decían que era un dios.
(Hechos 28:6 LBLA)
Cambio de nuestra alma
Metanoéo, palabra G3340 del Diccionario Strong que significa: pensar diferente,
reconsidera, arrepentirse.
A nadie le pueden ser borrados sus pecados si no se arrepiente. No se trata únicamente de
declarar ante la congregación que aceptamos a Cristo; porque si no nos arrepentimos,
únicamente se estará dando en nosotros un cambio de religión. Para que nuestros pecados
sean borrados tiene que haber una conversión, y para que haya una conversión tiene que
haber un “metanoéo” (cambio de manera de pensar); a partir de nuestro verdadero
arrepentimiento ya no de debemos pensar igual, sino que ir en pos de cómo piensa El
Señor Jesucristo porque estamos predestinados para llegar a ser como El es.
Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados, a fin de que
tiempos de refrigerio vengan de la presencia del Señor, y El envíe a Jesús, el Cristo
designado de antemano para vosotros…
(Hechos 3:19-20 LBLA)
Cambio posicional
Metabaino, palabra 3327 del Diccionario Strong que significa: cambiar de lugar, pasar,
salir, ir
Si no cambiamos de forma de pensar y no cambiamos de opinión, aunque cambiemos de
lugar, no cambiaremos en nuestro interior. Esto fue precisamente lo que le pasó al pueblo
de Israel cuando salió de Egipto, fue cambiado de Egipto hacia el desierto, sin embargo su
mentalidad siguió siendo de esclavo. No podemos continuar con mentalidad de esclavos,
tenemos que cambiar nuestra forma de pensar, y existir en un cambio de posición.
En Guatemala fuimos conquistados; y se nos olvida que en nuestras venas; de alguna
manera, también corre sangre de conquistadores, de tal manera que debemos ser creativos
y emprender nuestras empresas como parte del cambio de mentalidad. José tuvo un sueño
el cual le contó a sus hermanos, pero no le creyeron, y luego de 13 años, no le pudieron
quitar su sueño y con solvencia pudo decirle a su padre: “ven a ver la gloria que Dios me ha
dado en Egipto, y cómo Dios me ha hecho padre de Faraón”. Nosotros no éramos nada
pero cuando vino Cristo nos potencializó, convirtiéndonos por Su gracia en personas muy
valiosas, pero tenemos que hacer efectivo todo lo que Dios nos ha puesto en nosotros.
En verdad, en verdad os digo: el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida
eterna y no viene a condenación, sino que ha pasado de muerte a vida.
(Juan 5:24 LBLA)
Cambio de posición
Metairo, palabra G3332 del Diccionario Strong que significa: trasladarse uno mismo,
remover, irse, alejarse.
Vemos cómo el cambio posicional se muestra en el siguiente verso, donde Jesús luego de
dar instrucciones a sus discípulos, viene el cambio de posición ministerial, porque primero
dio instrucciones y luego se fue a enseñar y a predicar. El Señor Jesucristo terminó lo que
había empezado; dejándonos con esto un claro ejemplo que si queremos tener un cambio
de posición tenemos que aprender a terminar lo que empezamos. Acostumbrémonos a
terminar lo que empezamos para que nos pongan sobre ciudades a predicar.
Y sucedió que cuando Jesús terminó de dar instrucciones a sus doce discípulos, se fue de
allí a enseñar y predicar en las ciudades de ellos.
(Mateo 11:1 LBLA)
Otro ejemplo de cambio de posición lo vemos en versículo siguiente, que nos muestra que
Jesús no amó al mundo, sino a los que estaban en el mundo y después lo cambiaron de
posición hacia El Padre, estos son cambios que transforman.
De la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para pasar de este
mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el
fin.
(Juan 13:1 LBLA)
Hay una frase en el idioma inglés que dice: “you have to move on” que significa: “tienes que
seguir adelante”. Si tuvimos una perdida, aunque la lloremos por algún tiempo, tenemos que
cambiar y seguir adelante, continuar y no pasar toda nuestra vida lamentándonos. Si se
trata de la pérdida de nuestra pareja; nos debe servir únicamente de experiencia para no
cometer los mismos errores, pero tenemos que continuar; si se trata de la muerte de un ser
querido, podremos llorarlo pues nuestro dolor puede ser muy grande, pero tenemos que
seguir adelante y movernos porque el mundo sigue dando vueltas y es parte del cambio y la
transformación de nuestra vida. El Señor le dijo a Israel: “mucho tiempo han estado
rondando éste monte, tienen que continuar”.
Y sucedió que cuando Jesús terminó estas parábolas, se fue de allí.
(Mateo 13:53 LBLA)
Existen personas que se quiere mover sin haber terminado lo que iniciaron, antes tenemos
que terminar lo que iniciamos, para luego emprender el cambio del cual El Señor nos habla.
Y aconteció que cuando Jesús terminó estas palabras, partió de Galilea y se fue a la región
de Judea, al otro lado del Jordán…
(Mateo 19:1 LBLA)
El moverse tiene que ser de las siguientes formas:
• De Ur de los caldeos. Porque nuestro padre de la fe es Abraham quien salió de Ur
de los caldeos.
• De Sodoma: Tenemos que movernos de Sodoma, pero también tenemos que mover
Sodoma de nosotros.
• De Egipto. Tenemos que movernos de Egipto o del mundo
• De Babilonia. Tenemos que movernos de Babilonia que es semejante a Ur de los
calderos, que geográficamente es lo mismo, aunque políticamente no lo es porque
Babilonia era un impero y Ur de los caldeos no.
Dios no arrancará de estos lugares y nos posicionará en la tierra de los vivientes, y en la
tierra de los vivientes vamos a esperar la bondad de Jehová, pero antes tiene que haber un
cambio y una transformación.
Cambiar de apariencia
Metamorfóo, palabra G3339 del Diccionario Strong que significa: transformar, transfigurar,
transformar.
Y se transfiguró delante de ellos; y su rostro resplandeció como el sol, y sus vestiduras se
volvieron blancas como la luz.
(Mateo 17:2 LBLA)
La mayoría de personas quieren cambiar de apariencia sin haber cambiado de opinión y de
posición. Existen persona que le hacen mucho énfasis a las vestiduras y la apariencia.
Metamorfoó es la palabra de donde viene metamorfosis: “Y se transfiguro (metamorfoó)
delante de ellos y su rostro resplandeció como el sol y sus vestiduras se volvieron blancas
como la luz”, es decir: que lo que había en el corazón del Señor resaltó en su rostro y hasta
en sus vestiduras. Debemos anhelar que las personas puedan ver al Señor en nuestro
rostro.
Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra
mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y
perfecto.
(Romanos 12:2 LBLA)
Para cambiar de apariencia, antes demos cambiar de forma de pensar, de lugar de posición
de las tinieblas hacia la luz, no podemos hacer mucho énfasis en las vestiduras.
Necesitamos ser transformados día con día y con decisión como cristianos que somos. La
presencia de Dios es para que seamos transformados, si hemos sentido la presencia de
Dios en nuestra vida, debemos haber experimentado algún cambio.
Pero nosotros todos, con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria
del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como por
el Señor, el Espíritu.
(2 Corintios 3:18 LBLA)
Cambio de figura
Metaschematizo, palabra G3345 del Diccionario Strong que significa: cambiar de figura,
transfigurar, transformar, disfrazar.
A diferencia de los cambios descritos anteriormente, que son un proceso que van de gloria
en gloria, la transformación que nos muestra éste versículo se da inmediatamente, que nos
permite cambiar el cuerpo de nuestro estado de humillación; al cuerpo de la gloria de Dios,
en un cambio de dimensión.
El cual transformará el cuerpo de nuestro estado de humillación en conformidad al cuerpo
de su gloria, por el ejercicio del poder que tiene aun para sujetar todas las cosas a sí
mismo.
(Filipenses 3:21 LBLA)
Cambio de dimensión
Después que somos transformados (Metaschematizo), somos cambiados de dimensión.
Nuestra meta debe ser la descrita en el siguiente versículo, la cual la debemos buscar para
que también sea hallada por nuestra familia.
Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios.
Y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado á Dios.
(Hebreos 11:5 SRV)
Dios hará algo grande en nuestra vida a través de todo lo que hemos estudiado y desde lo
más profundo de nuestro corazón debemos anhelar la transformación para lograr el cambio
de dimensión. Debemos entrar en el reposo de Dios, y alcanzar aquello por lo cual fuimos
alcanzados, pero es necesario que nos movamos, y si existe algún obstáculo que nos dejó
estancados, debemos dejarlo atrás y permitir que el Señor Jesucristo nos mueva hacia otra
dimensión.

Sergio G. Enríquez O.
Apóstol
 

Atesorando El Rhema de Dios

Correo electrónico Imprimir PDF

ATESORANDO EL RHEMA DE DIOS


Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus
discípulos creyeron en él.
(Juan 2:11 RV 1909)
El versículo anterior, es un pasaje que todos conocemos; y en la Biblia, fue la primera
vez que Jesús hizo un milagro en Su ministerio, después de haberse preparado
durante 18 años; pero hubo muchos años donde no hizo ningún milagro; su madre
había esperado por mucho tiempo para ver el cumplimiento de todo aquellos que le
habían dicho algunos hombres de Dios, respecto al ministerio de Jesús, y de pronto;
podemos notar, diríamos, la osadía que tuvo María en esa oportunidad, cuando fueron
las bodas de Caná; ellos estaban ahí y cuando se terminó el vino; María habla con
Jesús para decirle que no tenían vino, y veamos la respuesta de Jesús:
Al tercer día se celebró una boda en Caná de Galilea, y estaba allí la madre de Jesús;
y también Jesús fue invitado, con sus discípulos, a la boda. Cuando se acabó el vino,
la madre de Jesús le dijo: No tienen vino. Y Jesús le dijo: Mujer, ¿qué nos va a ti y a
mí en esto? Todavía no ha llegado mi hora. Su madre dijo a los que servían: Haced
todo lo que El os diga.
(Juan 2:1-5 LBLA)
Aquí vemos el principio de problemas que había en esa reunión, problemas que no
eran de la incumbencia de los demás, y eso involucraba a Jesús, pero María llamó a
Jesús para que pudiera resolver los problemas de aquellas personas que estaban
celebrando. María no tenía la experiencia de ver a Jesús hacer milagros, y El aun no
había empezado a manifestar ningún milagro. En otro pasaje de la Biblia, podemos ver
que Jesús iba con Sus discípulos en una barca y de pronto se levanta una tormenta y
Jesús aunque iba con ellos, no actúa, hasta que ellos le hablan para que intervenga. A
veces nosotros estamos en medio tormentas, en medio de una enfermedad mortal;
estamos como dice el dicho popular: entre la espada y la pared; como le sucedió a
Moisés que después de haber sacado al pueblo de Israel de Egipto con una gran
victoria sobre Faraón; llega un momento en el que se encuentra frente al mar y por el
otro lado tenía las espadas de los egipcios. Moisés había hecho milagros en la tierra
con una llave de madera; pero ahora tiene una puerta de agua y una llave de madera.
Y con el Poder que Dios le había concedido pudo pasar a todo el pueblo del Señor a
través del mar en camino seco. Por otro lado nos encontramos una mujer con flujo de
sangre que por 12 años la habían consideraba inmunda y a los que no la conocían, no
les contaba lo que le sucedía porque la rechazarían también; como le sucede a
muchos que tienen un pasado que los avergüenza y no lo cuentan porque tienen
temor de sentirse rechazados por los demás. La mujer del flujo de sangre, solo tenía
una opción, la última opción pensó quizá; solo podía acercarse a Jesús para tocarlo
esperando que saliera de El virtud y poder recibir el milagro que tanto esperaba;
porque para ese entonces no había muchos que hubieren recibido milagros de parte
de Jesús y lo que ella estaba haciendo es probar por la fe; que Jesús la sanara; pero
su fe era muy grande porque no se acercó para decirle su petición, solamente se
acercó y ella sabía que de El, saldría la sanidad que esperaba, que necesitaba su
cuerpo. Como también Moisés, con el báculo en su mano lo levantó por orden de Dios
y sabía que El no lo dejaría avergonzado, sino que, le daría la victoria, como muchos
cristianos, lo que tienen que hacer es levantar su mano en el nombre de Jesús y tomar
autoridad ante las situaciones difíciles e imposibles de que se resuelvan y Dios se
complace en respaldar nuestra confianza en El.
Fueron a toda prisa, y hallaron a María y a José, y al Niño acostado en el pesebre. Y
cuando lo vieron, dieron a saber lo que se les había dicho acerca de este Niño. Y
todos los que lo oyeron se maravillaron de las cosas que les fueron dichas por los
pastores. Pero María atesoraba todas estas cosas, reflexionando sobre ellas en su
corazón.
(Lucas 2:16-19 LBLA)
María escuchaba a los pastores como sucede hoy en día, que recibimos muchos
mensajes de parte de Dios, mucha revelación divina; recibimos muchos rhemas que
debemos atesorar en nuestro corazón y sacar en el momento que nos van a servir,
aunque pasen muchos años antes que los debemos sacar como le sucedió a María en
las bodas de Caná; después de muchos años, sacó lo que había atesorado para
confirmación de los rhemas de Dios.
Y El les dijo: Por eso todo escriba que se ha convertido en un discípulo del reino de los
cielos es semejante al dueño de casa que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas
viejas.
(Mateo 13:52 LBLA)
María había sido osada, porque no había visto a Jesús hacer un solo milagro, pero
sabía que lo podía hacer en cualquier momento, por todo el rhema que había
atesorado en su corazón, respecto a lo que le habían dicho mientras Jesús crecía.
Jesús es el verbo hecho carne, la palabra de Dios materializada y cuando llegó el
momento de que María se vio con las bodas de Caná y el vino se había terminado, ella
sabía que Jesús podía resolver la escases que aquella boda estaba atravesando.
El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo que es bueno; y el hombre
malo, del mal tesoro saca lo que es malo; porque de la abundancia del corazón habla
su boca.
(Lucas 6:45 LBLA)
Hoy tenemos la oportunidad de resolver muchos problemas a los que nos estamos
enfrentando porque aunque muchos seamos siervos de Dios, podemos tener mal
carácter. Vemos al profeta Elías que tenía mal carácter y Eliseo de igual manera tuvo
mal carácter; pero el punto es que aunque había de por medio un carácter muy fuerte,
no dejaba de seguirlo porque ambicionaba el manto de Elías.
Nosotros podemos recibir un milagro, cambiando nuestro ser integral y llegará el
momento de sacar lo que hemos recibido de parte de Dios; en el momento cuando
Dios nos pida que lo hagamos. Sin embargo a veces lo que sucede es que guardamos
rencor, envídia, etc., y si guardamos esas cosas negativas, eso mismo es lo que se
manifestará. Por eso necesitamos que Jesús haga un milagro para nosotros; un
milagro que solo Jesús puede hacer a nuestro favor, lo único que debemos hacer es
pedírselo y El que es grande en misericordia, nos responderá con una bendición que
no podemos imaginar.
Por tanto, he aquí, cercaré su camino con espinos, y levantaré un muro contra ella
para que no encuentre sus senderos. Y seguirá a sus amantes, pero no los alcanzará;
los buscará, pero no los hallará. Entonces dirá: "Iré y volveré a mi primer marido,
porque mejor me iba entonces que ahora."
(Oseas 2:6-7 LBLA)
Si leemos estos versículos podemos ponernos nosotros como los personajes,
podemos interpretar la cita y aplicarlo a nuestra vida en particular, como le sucedió a
una cristiana que oró a Dios por su esposo, porque se le hizo rhema la cita anterior, a
tal grado que su esposo no andaba en buenos caminos, sino que iba de mujer en
mujer y por la oración y suplica a Dios de parte de su esposa, él no pudo seguir con
los pecados con los que estaba, todo se le bloqueó porque ella le creyó a Dios, ella
había atesorado esas promesas y en su momento se cumplieron basándose en lo que
dice la cita anterior.
Debemos sacar del tesoro que Dios nos ha dado, las perlas que necesitamos en el
momento justo en el momento en que nos puede servir y hacer vida la palabra de Dios
en nuestra vida, porque eso es el rhema de Dios, hacer vida Su palabra.
Enséñales que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, generosos y prontos a
compartir, acumulando para sí el tesoro de un buen fundamento para el futuro, para
que puedan echar mano de lo que en verdad es vida.
(1 Timoteo 6:18-19 LBLA)
Debemos echar mano del tesoro que hemos guardado como lo hizo María, ella recibió
la palabra que los pastores le habían dado; y en su momento pidió a Jesús que le
hiciera un milagro. Solamente necesitamos creerle a Dios para recibir un milagro que
quizá hemos estado esperando por mucho tiempo; porque en Dios tenemos la
respuesta a todo.

German Ponce
Apóstol

 

Angeles Espíritus y Ministros

Correo electrónico Imprimir PDF

ANGELES ESPIRITUS Y MINISTRO

(Primer Servicio)


Estamos viviendo el último tiempo, del los últimos tiempos; y es de suma importancia
asimilar la sana doctrina porque a pesar de que estamos en la recta final, previo a que
inicie la tribulación sobre el mundo; y no obstante que muchos aman a Dios; la
revelación no los ha alcanzado o ellos no se han dejado alcanzar o no han querido
asimilar la revelación que Dios envía para cada situación. Esto no es una justificación
para los cristianos que aun viven situaciones que el mundo los envuelve fácilmente;
porque el problema es que por la astucia del enemigo y la falta de consagración de
muchos cristianos; son desviados en su forma de pensar creyendo que Jesús nació
hace 2010 años y celebran una fiesta que ni siquiera está en la Biblia como tal. Lo que
debemos estar celebrando es la proximidad de la venida de Cristo; lo que debemos
estar anhelando en la segunda venida de Cristo a la tierra, anhelando el
arrebatamiento de la Iglesia. Lamentablemente muchos hombres han estado
desviando a la Iglesia de Cristo, predicándoles de otra cosa que no es del verdadero
evangelio; fascinándolos con la doctrina de la prosperidad material y descuidan el
verdadero evangelio, las buenas nuevas de salvación. Otro punto que es necesario
saber es que los espíritus inmundos también saben que el Señor Jesucristo se
aproxima a volver y es por eso que están trabajando a marchas forzadas haciendo que
el corazón de muchos cristianos se desvíe, porque su tiempo se está terminando. Pero
Dios estará usando a Su ejército angelical para batallar la guerra a favor nuestro y lo
único que nosotros debemos hacer es tener un corazón dispuesto a que sea lleno de
la presencia de Dios, y lo demás correrá por cuenta de El.
Y de los ángeles dice: EL QUE HACE A SUS ANGELES, ESPIRITUS, Y A SUS
MINISTROS, LLAMA DE FUEGO.
(Hebreos 1:7 LBLA)
Entre pensamientos inquietantes de visiones nocturnas, cuando el sueño profundo cae
sobre los hombres, me sobrevino un espanto, un temblor que hizo estremecer todos
mis huesos.
(Job 4:13-14 LBLA)
Toda palabra que sale de la boca de Dios, actúa para lo que salió. Cuando Dios se
manifiesta, produce paz a Sus hijos. Sin embargo, vemos en la Biblia que en
determinado momento se les apareció a Sus discípulos y ellos se asombraron; esto
sería un punto para estudiar detenidamente pero no es el motivo del presente estudio.
Pero la realidad es que cuando Dios se aparece y pronuncia la palabra paz, se va todo
lo que nos es contrario, porque cualquier cosa nos puede estar quitando la paz de
Dios y con que El pronuncie paz a nosotros, se cumplirá.
Entonces un espíritu pasó cerca de mi rostro, y el pelo de mi piel se erizó. Algo se
detuvo, pero no pude reconocer su aspecto; una figura estaba delante de mis ojos,
hubo silencio, después oí una voz: "¿Es el mortal justo delante de Dios? ¿Es el
hombre puro delante de su Hacedor? "Dios no confía ni aún en sus propios siervos; y
a sus ángeles atribuye errores.
(Job 4:15-18 LBLA)
Otro punto que debemos comprender es que cuando El se aparece, lo hace sin
ninguna objeción, y todo lo que está en aquel lugar se le sujeta sin ningún problema ni
duda. Otro punto que debemos comprender es que el hombre es justificado por la
misericordia de Dios; sin embargo, cuando vemos los versículos anteriores, podemos
notar una acusación muy fuerte que le están haciendo a Job, como diciendo que él no
era justo delante de Dios cuando es Dios quien nos justifica a través de nuestro Señor
Jesucristo. El enemigo lo que desea es que nos sintamos acusados cuando nos
vemos envueltos en alguna prueba, con el propósito de que no avancemos porque las
pruebas no son para que nos destruyan sino para que avancemos, seamos
fortalecidos y confirmados en lo que hemos asimilado porque debemos avanzar
dimensionalmente y asimilar la enseñanza porque en la siguiente dimensión nos
encontraremos enemigos más grandes y si no hemos asimilado la enseñanza,
entonces sí nos podrían destruir.
"¡Cuánto más a los que habitan en casas de barro, cuyos cimientos están en el polvo,
que son aplastados como la polilla!
(Job 4:19 LBLA)
Aquí vemos un espíritu hablándole a otro espíritu que no venía de parte de Dios.
Después Moisés y Aarón fueron y dijeron a Faraón: Así dice el SEÑOR, Dios de Israel:
"Deja ir a mi pueblo para que me celebre fiesta en el desierto."
(Éxodo 5:1 LBLA)
Vemos 2 frases que es necesario hacer resaltar, la primera es: mi pueblo. Con eso
debemos saber que nosotros como cristianos, no somos un objeto más en el espacio;
somos: real sacerdocio, nación que El adquirió y no nos dejará solos. Después vemos
la siguiente frase: para que me celebre fiesta en el desierto. Esto lo que nos enseña es
que Dios nos ha transformado a tal grado que cuando podamos estar en medio de un
problema familiar muy fuerte, quizá en un funeral por algún familiar que ha partido a la
presencia de Dios; y muchos puedan estar llorando; los cristianos, estaremos
cantándole a Dios alabando y adorando Su Santo nombre, seguros de que la persona
que se fue de esta dimensión, está en la presencia de Dios, si era cristiano.
Si ahora estamos pasando por un desierto, debemos saber que es un buen momento
para celebrarle fiesta a Dios. El pueblo de Israel, antes de entrar a Canaán; le
estuvieron celebrando fiesta a Dios, sin ningún distractor, porque el desierto se presta
para que no nos desviemos del propósito de celebrar fiesta a Dios con todo nuestro
corazón. El deseo de Dios es que estemos alegres, sin dependencia material, porque
el dador de la vida vive en nosotros y es suficiente razón para estar alegres, sin
necesidad de estar sujetos a ninguna cosa material. Dentro de todo esto, debemos
saber que en el mundo existe un faraón que no quiere que salgamos del mundo y
entremos en un desierto; siempre nos estarán tratando de hacer que volvamos atrás
con el propósito de no celebrarle fiesta a Dios; es por eso que necesitamos ser
cristianos definidos por Cristo y saber que nada ni nadie nos podrá apartar del amor de
Dios.
Entonces ellos dijeron: El Dios de los hebreos nos ha salido al encuentro. Déjanos ir,
te rogamos, camino de tres días al desierto para ofrecer sacrificios al SEÑOR nuestro
Dios, no sea que venga sobre nosotros con pestilencia o con espada.
(Éxodo 5:3 LBLA)
Dios nos ha salido al encuentro en la vida; los que andábamos perdidos éramos
nosotros, perdidos en los afanes de este mundo, en los deleites y placeres de este
mundo; hasta que un día nos fueron abiertos los ojos y pudimos ver que Cristo
siempre ha estado dispuesto a estar con nosotros y conducirnos adecuadamente.
Debemos saber que estamos viviendo en un lugar donde existen muchos dioses, pero
para nosotros nos es más que suficiente con uno porque es el verdadero y único Dios
todopoderoso que se manifiesta como lo que El es; Dios no necesita un vaso de agua
frente a un cuadro con una foto que nadie le pudo tomar jamás; o con lucecitas y una
ofrenda de comida; lo que El busca es nuestro corazón contrito y humillado para
llenarlo de Su presencia. El verso anterior dice que estamos a 3 días de camino, y
ahora estamos en el tercer milenio. La Biblia nos enseña que para Dios un día es
como mil años, y mil años es como un día; eso significa que estamos prontos a salir de
la tierra y mientras ese momento llega, debemos asimilar lo que Dios nos desea
enseñar y esa enseñanza es lo mismo que debemos dar a nuestra familia, con el
propósito que cuando volvamos a la presencia de Dios, hayamos sido formados de
acuerdo a Sus propósitos de gloria en nuestra vida porque si obedeceos, seremos
guardados de la pestilencia y espada que viene sobre el mundo, es más; ya andan
sobre la tierra porque han sido consecuencia por el pecado de muchos hombres. Es
por eso que debemos obedecerle a Dios y definitivamente, nos decidamos a
levantarnos y hacer lo que debemos hacer en la obra de Dios, hacer aquello para lo
cual hemos sido alcanzados.
Envió sobre ellos el ardor de su ira, furia, indignación y angustia, un ejército de
ángeles destructores.
(Salmos 78:49 LBLA)
Cuando vemos en el libro de Apocalipsis, acerca de los juicios de Dios; vemos que
muchos ángeles derraman sus copas de los juicios que Dios les ha enviado a que
derramen. En el libro de Exodo, también vemos que Dios envió plagas sobre la tierra;
igualmente cuando vemos en el libro de los Salmos, vemos que envió el ardor de Su
furia, indignación y angustia; y envía un ejército de ángeles destructores para que
cumplan con su tarea asignada. Esto es algo que los hombres no lo quieren tomar
como lo que es; muchos piensan que todo es una historia o leyenda de la Biblia,
cuando la verdad es que el mundo espiritual es más real de lo que no podemos
imaginar, de tal manera entonces que cuando vemos en la Biblia que nuestra lucha no
es contra carne ni sangre, estamos hablando de una batalla tan cierta como lo es
nuestro Dios; y es por eso que muchos cristianos aun tiene ataduras y situaciones que
no pueden resolver con sus propias fuerzas, solo las podremos resolver con la unción
del Espíritu Santo, con el poder que Dios derrama sobre nuestra vida. Cuando vemos
las plagas que fueron enviadas a Egipto, vemos que todo tenía relación con un dios:
las moscas, las ranas, la ulcera, tumores, granizo y fuego y por último langosta cada
una identificaba un dios de los egipcios. Las plagas de langostas ni el mar las detiene;
llegan con un ejército invasor aun entre ellas mismas, porque con las que mueren en
el mar se sirven para irse moviendo a otro lugar y de esa manera pasan de un
continente a otro porque lo que Dios dice: hágase… se hace por el poder de Su
palabra y las langostas habían llegado para devorar todo lo que encontraran y que
debían destruir.
Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: Extiende tu mano hacia el cielo, para que haya
tinieblas sobre la tierra de Egipto, tinieblas tales que puedan palparse.
(Éxodo 10:21 LBLA)
Debemos comprender que cuando sucede algo en nuestra vida es porque Dios nos
está moviendo a cierto lugar para que nuestra vida sea preservada; es por eso que no
debemos estar renegando lo que tenemos o lo que vivimos porque si estamos en las
manos de Dios, El sabe de qué nos está guardando hasta que sea el momento de
salir; pero Dios nos lo dirá porque debemos comprender que en nuestra mano hay
poder, medios y dirección. Cuando Dios nos diga que extendamos nuestra mano,
debemos hacerlo sin dudar, solamente debemos hacerlo porque nosotros no somos
fruto de la casualidad; nosotros nacimos por la voluntad de Dios y tenemos un
propósito definido, y lo que debemos hacer es dejarnos guiar por la mano de Dios y si
nos dejamos usar, tendremos el poder de Dios actuando a través de nuestra vida
porque somos especiales para Dios, eso es algo que debemos tener presente toda
nuestra vida; nosotros somos especial tesoro para Dios.
Pues el SEÑOR pasará para herir a los egipcios; y cuando vea la sangre en el dintel y
en los dos postes de la puerta, el SEÑOR pasará de largo aquella puerta, y no
permitirá que el ángel destructor entre en vuestras casas para heriros.
(Éxodo 12:23 LBLA)
Debemos aprender a vivir nuestra paz en Dios. El verso anterior debe ser una
convicción en nuestra vida. Cuando el enemigo quiera destruir nuestra vida o nuestra
familia, debemos hacer valer la sangre de Cristo roseada sobre nuestra vida, la cual
está impregnada en los dinteles de la puerta de nuestro corazón el cual le pertenece a
nuestro Señor Jesucristo.
Porque has puesto al SEÑOR, que es mi refugio, al Altísimo, por tu habitación. No te
sucederá ningún mal, ni plaga se acercará a tu morada.
(Salmos 91:9-10 LBLA)
Necesitamos pedirle a Dios que entrone Su Majestad sobre nuestra vida y que El haga
lo que sea mejor, de esa manera no nos sucederá ningún mal, ni siquiera se acercará
a nuestra morada porque el reflejo de la santidad de Dios en nuestra vida, hará huir los
espíritus inmundos.
Pues El dará órdenes a sus ángeles acerca de ti, para que te guarden en todos tus
caminos.
(Salmos 91:11 LBLA)
Dios nos enviará ángeles para que nos ayuden contra los enemigos que nos están
haciendo tropezar; lo único que debemos hacer es sujetarnos a la cobertura de Dios y
caminar de acuerdo a Su voluntad la cual es santidad en nuestra vida.
Raúl Martínez
Apóstol

 


Página 2 de 3
siguenosfacebooktwitteryoutube vimeo2
Banner
Banner
Banner
Banner
Ministerios Ebenezer