Rompiendo Coyundas Del Yugo

Correo electrónico Imprimir PDF

No podríamos poner como un slogan el mensaje de nuestro Señor Jesucristo, la advertencia que El nos envía constantemente, pero no podemos negar que vienen cosas muy delicadas para el mundo; porque para que el Nuevo Orden Mundial pueda terminar de prepara la plataforma del anticristo, tienen que sentar un control total; de tal manera que en el año 2011, veremos que en muchos congresos están obligando a que sus países para que las mascotas domesticas, tengan un microchip para controlarlos mejor; así como a mucho del ganado vacuno; con el propósito que no haya descontrol de enfermedades como hubo hace algún tiempo. De igual forma en los Estados Unidos de América están optando a sus ciudadanos para que puedan tener implantado un microchip y que tengan una supuesta mejor accesibilidad cuando viajen al exterior y regresen a su país.

Pero para nosotros, existe una opción de escape; la única opción es el arrebatamiento pero para eso debemos haber aceptado el señorío del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y que tengamos en nuestro corazón Su palabra; de otra manera, podríamos estar viendo el caos que está próximo a desatarse en mundo, porque para que el Nuevo Orden Mundial pueda ofrecer paz y tranquilidad, primero deben trasladar caos al mundo y después pondrán una falsa paz, por eso es que a nivel mundial seguiremos viendo injusticias planificadas, por ejemplo: cuando se vio el mal de las vacas locas, fue un caos planificado con el propósito de que ahora se les implante un chip que los alerte respecto a la alimentación que puedan tener, porque ese mal vino como consecuencia de haberlas alimentado con el excedente del ganado que mataban; lo convertían en concentrado y lo disponían para alimentarlas; lo asombroso es que eso mismo fue lo que sucedió en Egipto cuando Faraón soñó que las vacas flacas se comían a las vacas gordas, el segundo sueño fue que unas espigas se comían a otras; el significado del sueño fue que venían siete años de hambruna sobre la tierra. Lo asombroso de todo esto es que Dios nos alertó a este respecto hace mucho tiempo, diciéndonos que habría un problema a nivel del ganado vacuno y después con los granos o semillas vegetales en general y después de eso vendría la gran tribulación. El problema de las vacas locas ya pasó y el problema de las semillas transgénicas está empezando a tomar más fuerza cada día; lo que significa que la gran tribulación puede estar a las puertas, pero antes de eso, está más cercano el día de nuestro arrebatamiento.

El problema con las semillas transgénicas es que pueden surgir enfermedades incurables porque lo que están haciendo es que precisamente toman un gen a un animal, que de igual forma podría estar trastocado; e injertárselo a las semillas que actualmente están trabajando para que su producción sea más rápida, y sin importarles el efecto secundario en la humanidad lo están industrializando. Todo esto sin tomar en cuenta la clonación que hubo hace aproximadamente quince años cuando clonaron una oveja; lo cual debe llevarnos a pensar por un momento que la ciencia tuvo que haber avanzado en estos quince años; más de lo que pudieron haber avanzado hasta el momento en que hicieron la primera clonación; lo terrible de todo esto es que no habrá humano que se escape de ese mal y es esa la razón por la cual nosotros insistimos en que debemos consagrarnos, pero no por miedo, sino, por amor a Dios y que podamos participar del arrebatamiento; y sin importar lo que hayamos hecho en el pasado, Dios puede borrarlo y darnos la oportunidad de empezar de nuevo; porque nosotros hemos sido predestinados a ser hechos a la imagen del Hijo de Dios y andar como El anduvo, obviamente visto desde el punto de vista espiritual, porque si fuera en lo material tendríamos que andar con túnicas y andar con toda la vestimenta de la época en la que Jesús estuvo en la tierra haciendo la obra de Dios; la forma en la que debemos conducirnos es espiritualmente y como consecuencia nuestra vida natural cambiará también.

Lamentablemente muchos cristianos no quieren que se les enseñe respecto a la venida del Señor Jesucristo porque se han acomodado a doctrinas distractoras; no obstante que la Biblia nos enseña que no debemos dejarnos engañar en nuestra forma de pensar:

Que nadie os engañe en ninguna manera, porque no vendrá sin que primero venga la apostasía y sea revelado el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se exalta sobre todo lo que se llama dios o es objeto de culto, de manera que se sienta en el templo de Dios, presentándose como si fuera Dios. (2 Tesalonicenses 2:3-4 LBLA)

Debemos cuidarnos de aquellos que se dicen ser dios; aun antes de que aparezca el anticristo, porque en este tiempo el enemigo se ha levando para engañar al pueblo de Dios; de tal manera que a nosotros lo que nos corresponde es dejarnos atar voluntariamente al altar del único y verdadero Dios por medio de Sus ministros por medio de la enseñanza de la palabra de Dios, pero con el consentimiento de cada oveja para que cuando alguien pretenda bajarse del altar, no pueda, cuando pretendan regresarse el mundo, no puedan porque tendrán en su espíritu algo que inexplicable que les impidan combinarse con la gente del mundo.

Lo lamentable es que del lado de las tinieblas también puede suceder lo mismo cuando alguien hace un pacto, y de pronto Dios les permite abrir los ojos y notan del error que han cometido; pero gracias a Dios para eso también existe un antídoto espiritual; porque cuando Dios levanta ministerios de acuerdo a Su corazón con propósitos definidos; los dota de la autoridad para poder desatar a las personas que voluntariamente se han comprometido con las tinieblas. Es por eso que el ministerio apostólico tiene la autoridad para romper las coyundas y es precisamente ese el llamado al cual Dios nos ha conducido:

¿No es éste el ayuno que yo escogí: desatar las ligaduras de impiedad, soltar las coyundas del yugo, dejar ir libres a los oprimidos, y romper todo yugo? ¿No es para que partas tu pan con el hambriento, y recibas en casa a los pobres sin hogar; para que cuando veas al desnudo lo cubras, y no te escondas de tu semejante? Entonces tu luz despuntará como la aurora, y tu recuperación brotará con rapidez; delante de ti irá tu justicia; y la gloria del SEÑOR será tu retaguardia. (Isaías 58:6-8 LBLA)

Los ministros con la autoridad de Dios, son para edificar y no para destruir como ha sucedido en muchas oportunidades, cuando algunos ministros han tenido diferencias por cualquier razón, se han atrevido a maldecir a las ovejas de Dios; y el antídoto espiritual para poder romper con las coyundas de maldición es someternos a otra autoridad con una jerarquía que tenga el mismo nivel, con el propósito que sea roto primeramente el cordón umbilical espiritual a la autoridad anterior, someternos a la autoridad a la que Dios nos está conduciendo y que la nueva cobertura o autoridad pueda romper con esa maldición. Nuestra autoridad apostólica es un principio en el reino de los cielos que puede hacer estragos en el reino de las tinieblas y romper con cualquier voto que alguien haya hecho, pero es necesario que esté arrepentido de haberlo hecho, sea este un voto de pobreza, sentimental, etc., y entonces se cumplirá el siguiente versículo:

Yo te daré las llaves del reino de los cielos; y lo que ates en la tierra, será atado en los cielos; y lo que desates en la tierra, será desatado en los cielos. (Mateo 16:19 LBLA)

La autoridad que Dios nos ha delegado tiene poder en Su nombre, no en el nuestro; de tal manera que al desatar las ligaduras de impiedad, soltar las coyundas del yugo y dejar libres a los oprimidos; será aplicado en la tierra y en los ámbitos celestes; pero también debemos deponer nuestra voluntad para que obre Dios en nuestra vida y que podamos subir voluntariamente a Su altar para anular nuestra vida pasada y que a partir de hoy, nuestro caminar sea en santidad.

 
Ministerios Ebenezer