De Tabernáculo A Templo

Correo electrónico Imprimir PDF

Como hijos de Dios debemos de tener un cambio o transición antes del arrebatamiento, tenemos una morada santa que nos está esperando allá en los cielos, un Palacio. Pero para nosotros poder ser absorbidos por ese Palacio, debemos tener un proceso; hemos sido enseñados que en nosotros se va desarrollando una secuencia y cambios, antes éramos sepulcros (un sepulcro es una tumba que tiene un muerto adentro) y nuestro espíritu según dice la palabra en la epístola a los Romanos, estaba muerto en nuestros delitos y pecados, salimos de esa condición por la misericordia del Señor y nos traslado de las tinieblas a la luz de su Hijo Admirable cuando lo recibimos como nuestro único y suficiente Salvador, entonces ahora hay un cambio ya no somos sepulcro.

A nuestro espíritu el Señor le dio vida y ahora tiene vía libre para comunicarse con el Padre, alabándole, adorándole y orándole, cosa que los que no han llegado a la luz de Cristo no tienen acceso solo los hijos podemos hablar con el Padre, después de haber sido salvados del sepulcro entramos a una condición de cárcel, así como le sucedió a Lázaro el amigo de Jesús, el fue salvado del sepulcro cuando el Señor le dijo.... Lázaro ven fuera! Y Lázaro escucha la voz de su Salvador y sale afuera, pero sale atado, con las vendas que le habían puesto para cubrir su cuerpo; así mismo el Señor les ha dado a nuestras coberturas la orden de que nos desaten en el nombre de Jesús y poder salir así de la cárcel como lo entendemos en el libro de Hebreos, la cárcel es nuestro cuerpo, como dice la Biblia, que nos acordemos de los presos porque nosotros también estamos en el cuerpo.

Hebreos 13:3 LBLA Acordaos de los presos, como si estuvierais presos con ellos, y de los maltratados, puesto que también vosotros estáis en el cuerpo.

Quiere decir que nuestro cuerpo que antes era sepulcro, ahora se convierte en cárcel, y en estos tiempos mucha gente es prisionera de muchos problemas, de rencores, de iras, de malos hábitos, de contiendas, esta presa de muchas situaciones de su propio corazón, y este año ha sido proclamado el año de la Libertad, para que salgamos de esas cárceles donde hemos estado atrapados, Una de las formas de las cuales hemos sido libres y estamos saliendo de la cárcel, es a través del conocimiento y del entendimiento, hemos estado siendo ministrados con el espíritu de sabiduría, de poder, de consejo, como dice la palabra de Dios, que el pueblo ha sido llevado cautivo por falta de conocimiento, podemos entonces interpretar que el pueblo ha sido preso por falta de entendimiento, de conocimiento.

Pero el Señor también dijo que al conocer la verdad, ésta nos haría libres, y cuando somos libres, entonces podríamos llegar a ser discípulos, y discípulo es un aprendiz o sea el que constantemente está aprendiendo, vamos a llegar a la eternidad y vamos a seguir aprendiendo del Señor.

Después de salir de la cárcel llegamos a ser tabernáculo de Dios, y el ser tabernáculo significa tener la presencia de Dios con nosotros, porque en el lugar santísimo estaba la Skekinah de Dios, o sea la presencia del Dios verdadero y estaba sobre el Arca del Pacto.

La palabra tabernáculo significa:

G4633
σκηνή
skené
Aparentemente afín a G4632 y G4639; tienda o choza de tela (literalmente o figurativamente):-tabernáculo, tienda, enramada, morada.

El ser tabernáculo es un gran compromiso, y el compromiso es llevar la presencia de Dios a donde quiera que vayamos. Dios le mostró a Moisés como debía de ser el tabernáculo aquí en la tierra dándole las medidas y los pormenores de cómo estar constituida; pero no debemos de quedarnos en ser tabernáculo sino que aún tenemos que avanzar a otro paso más y este es ser templo de Dios. A diferencia de lo que significa ser tabernáculo que es una tienda movible, el ser Templo es ser una casa, estar en un lugar permanente, cimentado.

Debemos de llegar a ser templo de Dios, porque lo que va a ser absorbido por el palacio que Dios nos tiene en sus moradas va a ser el templo.

Apocalipsis 21:22-23 LBLA Y no vi en ella templo alguno, porque su templo es el Señor, el Dios Todopoderoso, y el Cordero. La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que la iluminen, porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera.

EL TEMPLO QUE ES ABSORVIDO POR EL PALACIO

Al llegar nosotros a ser templo, nos hacemos uno con el Señor y la Shekinah que llevamos adentro es la luz de Dios que alumbra la ciudad, nosotros metidos en el Señor, que glorioso será ese día.
La iglesia del Señor tiene que llegar a tener la estatura de templo, aquí en la tierra, y al llegar al cielo vamos a llegar a ser absorbidos por el palacio.

Primero Cristo entró en nosotros, pero ahora nosotros debemos de meternos nuevamente en Cristo y este es el proceso que estamos teniendo ahora, cuando nos metemos en Cristo que es el Cordero, el paso siguiente que dará Cristo es meterse en el Padre y el Padre se mete en el Altísimo que es la Esencia Increada, al final lo que el Señor quiere es que su novia este dentro de Dios mismo.

Apocalipsis 3:10-12 LBLA 'Porque has guardado la palabra de mi perseverancia, yo también te guardaré de la hora de la prueba, esa hora que está por venir sobre todo el mundo para poner a prueba a los que habitan sobre la tierra. 'Vengo pronto; retén firme lo que tienes, para que nadie tome tu corona. 'Al vencedor le haré una columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, que desciende del cielo de mi Dios, y mi nombre nuevo.

Los hijos de Dios que seremos vencedores, seremos librados de estar en la gran tribulación, la cual no es para la novia, sino para los moradores de la tierra, y para los que no evolucionaron a ser templo, que se quedaron en la condición de sepulcro, de cárcel o de tabernáculo únicamente, y son hijos de Dios pero que no dieron la talla y tuvieron que quedarse a lavar su ropa en la Sangre del Cordero, dando su vida para poder permanecer en la salvación y así poder presentarse delante de Dios posteriormente, pero aún hay oportunidad para los que no hayamos alcanzado el nivel de templo y estemos en constante evolución para lograr terminar la carrera con gozo. La promesa de Dios para nosotros los más que vencedores, es convertirnos en columna del templo de Dios y nunca más salir de allí y permanecer para siempre con el Señor.

2 Corintios 5:1-4 LBLA Porque sabemos que si la tienda terrenal que es nuestra morada, es destruida, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha por manos, eterna en los cielos. Pues, en verdad, en esta morada gemimos, anhelando ser vestidos con nuestra habitación celestial; y una vez vestidos, no seremos hallados desnudos. Porque asimismo, los que estamos en esta tienda, gemimos agobiados, pues no queremos ser desvestidos, sino vestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida.

Nuestra esperanza es el arrebatamiento de la Novia, así que estemos preparados para el gran acontecimiento que será muy en breve.

1 Corintios 15:52-53 LBLA ...en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final; pues la trompeta sonará y los muertos resucitarán incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.

La trompeta del Señor pronto sonará, estemos pues apercibidos y preparados para poder escucharla, circuncidando nuestros oídos para poder ser arrebatados.

CRISTIANOS CON NIVEL DE TABERNACULO

Éxodo 40:37-38 LBLA ...pero si la nube no se alzaba, ellos no se ponían en marcha hasta el día en que se alzaba. Porque la nube del SEÑOR estaba de día sobre el tabernáculo, y de noche había fuego allí a la vista de toda la casa de Israel en todas sus jornadas.

El Señor le mostro a Moisés como construir el tabernáculo, la presencia y el poder de Dios descendían sobre el pueblo de Dios y los protegía, aún en medio del desierto, pero siempre se quedaron en el desierto, y en el desierto aún teniendo la presencia del Señor pasaron muchas pruebas y dificultades y por las mismas pruebas se quejaban y murmuraban del líder y del Señor, aunque hubo dos espías (Josué y Caleb) que siempre estuvieron dispuestos a obedecer las órdenes de su líder y ver las cosas positivas, y fueron los únicos que entraron a Canaán y en ellos vemos la transición de cómo convertirnos de tabernáculo a templo.

Números 14:27-30 LBLA ¿Hasta cuándo tendré que sobrellevar a esta congregación malvada que murmura contra mí? He oído las quejas de los hijos de Israel, que murmuran contra mí. Diles: "Vivo yo"--declara el SEÑOR-- "que tal como habéis hablado a mis oídos, así haré yo con vosotros. "En este desierto caerán vuestros cadáveres, todos vuestros enumerados de todos los contados de veinte años arriba, que han murmurado contra mí. "De cierto que vosotros no entraréis en la tierra en la cual juré estableceros, excepto Caleb, hijo de Jefone, y Josué, hijo de Nun.

Una de las cosas que hacen los cristianos que están en la categoría de tabernáculo dentro del desierto, es la murmuración.

Concepto de Murmuración: Murmurar es hablar en voz muy baja, de algo que no estamos de acuerdo de alguien a sus espaldas.

Los Israelitas no solo murmuraban de su líder, sino que lo hacían en contra del Señor y hoy en día sucede lo mismo, la condición del cristiano que está en nivel de tabernáculo, es que murmura contra el Señor por el desierto que está pasando.

Una de las dificultades que no nos dejan evolucionar de tabernáculo a templo es la ira, Moisés no entró a Canaán porque golpeo la roca con ira y el Señor se enojo contra El diciéndole que no entraría a Canaán.

1 Corintios 10:1-10 LBLA Porque no quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube y todos pasaron por el mar; y en Moisés todos fueron bautizados en la nube y en el mar; y todos comieron el mismo alimento espiritual; y todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de una roca espiritual que los seguía; y la roca era Cristo. Sin embargo, Dios no se agradó de la mayor parte de ellos, pues quedaron tendidos en el desierto. Estas cosas sucedieron como ejemplo para nosotros, a fin de que no codiciemos lo malo, como ellos lo codiciaron. No seáis, pues, idólatras, como fueron algunos de ellos, según está escrito: EL PUEBLO SE SENTO A COMER Y A BEBER, Y SE LEVANTO A JUGAR. Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y en un día cayeron veintitrés mil. Ni provoquemos al Señor, como algunos de ellos le provocaron, y fueron destruidos por las serpientes. Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y fueron destruidos por el destructor.

Uno de los enemigos en el desierto es la serpiente, la Biblia dice que el que aportilla vallado lo muerde la serpiente, y el aportillar vallado es abrir puerta a cualquier situación de pecado, por eso tengamos cuidado donde quiera que estemos: en el trabajo, en la universidad, en la calle, la serpiente come polvo y el polvo es la humanidad, así que tengamos precaución de lo que hacemos y a donde vamos, para no ser mordidos por la serpiente.

Hechos 7:44-45 LBLA Nuestros padres tuvieron el tabernáculo del testimonio en el desierto, tal como le había ordenado que lo hiciera Aquél que habló a Moisés, conforme al modelo que había visto. A su vez, habiéndolo recibido, nuestros padres lo introdujeron con Josué al tomar posesión de las naciones que Dios arrojó de delante de nuestros padres, hasta los días de David.

El corazón de Josué y Caleb fue agradar el corazón de Dios, Caleb significa perro y una de las características del perro es que es fiel, y Caleb fue fiel y no les tuvo miedo a los gigantes que estaban en la tierra de Canaán, los fieles edificamos casa para el Señor.

Hechos 7:46-47 LBLA Y David halló gracia delante de Dios, y pidió el favor de hallar una morada para el Dios de Jacob. Pero fue Salomón quien le edificó una casa.

David fue un guerrero y derramo mucha sangre, por lo que el Señor no le permitió construirle casa, pero le dijo que le levantaría a un hijo que le levantaría casa, así fue como Salomón le edificó casa a Jehová y le dijo el Señor que su hijo sería hijo de paz, fue un pacificador, hombre de paz, por lo tanto los pacificadores seremos llamados a construirle templo, casa al Señor. Esta es otra de las características del hombre que ha cambiado de nivel, de ser tabernáculo a templo, y se le puede identificar como a hijo de paz y este es el que no tiene contienda en su corazón, que cuando lo saludamos se puede percibir la paz que le rodea y de la que está saturado.

1 Crónicas 22:9-10 LBLA "He aquí, te nacerá un hijo, que será hombre de paz; yo le daré paz de todos sus enemigos en derredor, pues Salomón será su nombre y en sus días daré paz y reposo a Israel. "El edificará una casa a mi nombre, y él será mi hijo y yo seré su padre; y estableceré el trono de su reino sobre Israel para siempre."

Como hijos de Dios debemos de estar buscando la paz continuamente.

También debemos de saber que para ser templo, debemos de ser llamados Hijos de Dios, como dice el Señor en el libro de Juan.

Juan 1:12 LBLA Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en su nombre...

Un hijo reconoce paternidad, tanto la de Dios como la de su cobertura o sea su padre espiritual.

1 Corintios 6:19-20 AF ¿No sabéis, en fin, que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo que habéis recibido de Dios y habita en vosotros? Ya no sois los dueños de vosotros mismos. Dios ha pagado por vuestro rescate; glorificadle, pues, con vuestro cuerpo.

El Señor en su infinita misericordia nos compro por precio de sangre, El ya pago nuestro rescate y ahora nos convierte en templo del Espíritu Santo. Ahora nuestro cuerpo ya siendo templo del Espíritu Santo de Dios ya no nos pertenece, el dueño es el Señor Jesucristo, por lo tanto debemos de ser cuidadosos de no prestar nuestros miembros del cuerpo al pecado, por ejemplo nuestros pies debemos de cuidarlos de que no caigan presurosos hacer el mal, hay otro miembro que tiene la facultad de contaminar a todo nuestro cuerpo y es la lengua, por eso debemos de dominarla en el nombre del Señor Jesucristo. La lengua es tan poderosa que con ella podemos maldecir y arrasar el curso entero de la existencia.

Proverbios 1:16 LBLA ...porque sus pies corren hacia el mal, y a derramar sangre se apresuran.

Santiago 3:6 AF Pues bien, la lengua es fuego y encierra en sí una fuerza cósmica para el mal. Instalada en medio de nuestros miembros, puede contaminar a la persona entera, y, atizada por los poderes del infierno, es capaz de arrasar el curso entero de la existencia.

Por eso el apóstol Pablo decía yo golpeo mi cuerpo y lo pongo a servidumbre, hay que obligar a nuestro cuerpo a servir al Señor, nuestro corazón debe estar anhelante de servirle al Señor. Nuestro propio cuerpo siendo templo, debe también ser una ofrenda agradable al Señor, así como lo dice el libro a los Romanos.

Romanos 12:1 LBLA Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional.

1 Corintios 9:27 LBLA ...sino que golpeo mi cuerpo y lo hago mi esclavo, no sea que habiendo predicado a otros, yo mismo sea descalificado.

La unidad también nos permite saber que somos templo. Debemos de saber que la unidad ó el estar unánimes juntos no es lo mismo que estar reunidos, son dos conceptos totalmente diferentes, lo que debemos de buscar cuando llegamos a la casa del Señor es estar unánimes, con un mismo sentir, con alegría y sencillez de corazón.

Hechos 2:46 LBLA Día tras día continuaban unánimes en el templo y partiendo el pan en los hogares, comían juntos con alegría y sencillez de corazón,

1 Samuel 3:3 LBLA cuando la lámpara de Dios aún no se había apagado y Samuel estaba acostado en el templo del SEÑOR donde estaba el arca de Dios...

1 Samuel 3:8 LBLA El SEÑOR volvió a llamar a Samuel por tercera vez. Y él se levantó, fue a Elí y dijo: Aquí estoy, pues me llamaste. Entonces Elí comprendió que el SEÑOR estaba llamando al muchacho.

Si somos templo de Dios, el Señor nos va a llamar; aunque muchos ya hemos sido llamados y estamos sirviendo en la casa del Señor, los que aún no están sirviendo, el Señor les hará el llamado a servir, pero debemos de tener el oído agudo para escuchar la voz de Dios y comprender que nos está llamando y poder decirle Heme aquí Señor envíame a mí.

Efesios 2:20-21 RV 1960 ...edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor.

Otra de las formas que podemos ver para saber si somos templo es ser edificados por apóstoles y profetas.

Hechos 3:6-8 RV 1960 Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda. Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y tobillos; y saltando, se puso en pie y anduvo; y entró con ellos en el templo, andando, y saltando, y alabando a Dios.

Otra forma de saber que somos templo, es caminar en las sendas del Señor y alabar al Señor.

Hechos 5:42 RV 1960 Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo.

Enseñando y predicando el evangelio de nuestro Señor Jesucristo es otra de las características de los que somos templo del Señor.

Mateo 21:12-13 LBLA Y entró Jesús en el templo y echó fuera a todos los que compraban y vendían en el templo, y volcó las mesas de los cambistas y los asientos de los que vendían las palomas. Y les dijo*: Escrito está: "MI CASA SERA LLAMADA CASA DE ORACION", pero vosotros la estáis haciendo CUEVA DE LADRONES.

Y por último otra característica de ser templo, es estar en constante oración, así que anhelemos ser casa de oración.

 
Ministerios Ebenezer