¿A Quién Escuchas?

Correo electrónico Imprimir PDF

2 Timoteo 3:1 LBLA Pero debes saber esto: que en los últimos días vendrán tiempos difíciles.

¿Cómo podría ser esta situación y que nosotros logremos sobrellevarlas? Porque debemos saber que aunque estemos en la Iglesia, en algún momento de nuestra vida llegarán días difíciles y la única forma en la que podremos salir adelante será por la gracia de Dios; no habrá teorías humanistas que logren hacer que nos levantemos, nosotros dependemos 100% de la voluntad de Dios y de Su bondad. Por eso es que debemos ser agradecidos con El en todo momento sabiendo que sin importar dónde nos encontremos, de ahí nos levantará, no se olvidará de nosotros y nunca nos dejará a medio camino porque Su amor es infinito por Su Iglesia.

Sin embargo llegan situaciones a nuestra vida que de pronto se salen completamente de nuestras manos y podría ser incluso que nos veamos de frente con la muerte, como le ha sucedido a las personas que han sido alcanzados por la delincuencias y se ven ante las diferentes situaciones que acontecen en el mundo como el suceso de Denver Colorado, en Estados Unidos de América donde en centro de cinematografía una persona influenciada por las tinieblas, decide matar a un grupo de personas que estaban en una sala y todo fue porque la falta de una sabia educación por parte de sus padres, fue anulada y este personaje sin lugar a dudas hizo lo que quiso durante toda su vida, al grado en el que se creyó sus propias mentiras y eso hizo que se creara en su interior un ser ficticio que solo existe en las tinieblas, y como consecuencia en la mente de aquellos que se dejan influenciar principalmente por los medio de comunicación del mundo.

Por eso es muy importante que sepamos verdaderamente a quién le estamos poniendo atención: a Dios o al diablo, porque dependiendo a quién estemos escuchando, de esa forma será influenciada nuestra vida y de algún modo podremos tener paz si nuestros sentidos han sido consagrados a Dios, aun sin importar lo que pueda estar sucediendo a nuestro alrededor, porque si escuchamos con atención la voz de Dios y verdaderamente le creemos; no habrá murmuración alguna que nos desvíen de la verdad en Cristo Jesús. Por eso es que cuando investigamos el avance de la comunicación en el mundo, nos encontramos que cada vez ha sido más rápida la forma en que se ha incrementado, o sea; tuvo que pasar quizá un siglo para que se inventara el teléfono y se dejara por un lado el telégrafo, pero a partir del teléfono, los medio de comunicación audiovisuales, han evolucionado de una forma mucho más rápida, por ejemplo: la telefónica móvil, en los últimos 15 años se ha expandido de una forma tan rápida, que hoy día sin importar dónde podamos estar, podemos tener una conferencia inclusive visual por el adelanto de la tecnología, lo cual también obedece a lo escrito en el libro del Profeta Daniel y que viene a confirmarnos el final de los tiempos que estamos viviendo.

Pero todo esto también viene a crear una especie de dependencia y que los mismos medio de comunicación, sea una herramienta en las manos del diablo, para estar atacando nuestra mente de una forma más continua, con el propósito que las defensas que nosotros hayamos creado, sean debilitadas si nosotros nos separamos de Dios. Por eso es que necesitamos estar todos los días y constantemente buscando escuchar la voz de Dios por los medios que tengamos a nuestro alcance, aunado a esto, es importante que estudiemos la Biblia con el propósito que logremos alcanzar la gracia de Dios y que El nos derrame de Su conocimiento y entonces podamos llegar a una verdadera epignosis.

Lamentablemente a veces nos vemos en problemas muy fuertes, porque no le creemos a Dios cuando nos habla, porque además de no buscarlo como deberíamos hacerlo, no le brindamos la atención necesaria para escuchar Sus palabras; de tal manera que cuando estamos frente a un problema, nos vemos fácilmente engañados por el enemigo de nuestra alma, porque no estamos debidamente cimentados en la palabra de Dios.

Génesis 30:38-39 NBLH Y colocó las varas que había descortezado delante de los rebaños, en los canales, en los abrevaderos, donde los rebaños venían a beber; y se apareaban cuando venían a beber. Así se apareaban los rebaños junto a las varas, y los rebaños tenían crías rayadas, moteadas y manchadas.

Conocemos la historia de lo que relatan los versículos anteriores; y así como el suegro de Jacob lo engañó con lo que le había ofrecido; en este tiempo también estamos siendo engañados por el enemigos a través de sus siervos con el propósito de desviar nuestra atención de lo que es eterno, para lo que es temporal en la tierra; pero también dependerá del círculo en el que nos movamos, dependerá mucho de la influencia que tengamos a través de nuestras amistades, porque muchas veces por el mucho tiempo que nos mantenemos con determinado grupo de personas; nos vemos influenciados por ellos; si es para bien porque en el grupo que más tiempo permanecemos buscan a Dios contantemente, de igual forma estaremos siendo influenciados nosotros al grado en que buscaremos cada vez más de Dios; el problema es cuando el grupo con el que más convivimos son personas inconversas y son amadores de los placeres de este mundo más que de Dios y se inclinan hacia las tinieblas, porque entonces nosotros tendremos esa influencia y los frutos que vean en nuestra vida serán precisamente el producto de aquello que más buscamos.

2 Samuel 10:1-3 LBLA Sucedió después de esto que murió el rey de los hijos de Amón, y su hijo Hanún reinó en su lugar. Y David dijo: Seré bondadoso con Hanún, hijo de Nahas, tal como su padre fue bondadoso conmigo. Envió, pues, David algunos de sus siervos para consolarlo por la muerte de su padre. Pero cuando los siervos de David llegaron a la tierra de los amonitas, los príncipes de los amonitas dijeron a Hanún su señor: ¿Crees tú que David está honrando a tu padre porque te ha enviado consoladores? ¿No te ha enviado David sus siervos para reconocer la ciudad, para espiarla y conquistarla?

Necesitemos tener cuidado con quién nos relacionamos porque somos los que vivimos, si es santidad, entonces santidad, pero si es perversión entonces reflejaremos perversión. Obviamente todo esto cuando viene de parte de las tinieblas es producto de la operación de error del diablo para desviar nuestra vida cuando hemos dispuesto buscar verdaderamente de Dios para que El llene nuestra vida con Su presencia.

Hebreos 11:1 LBLA Ahora bien, la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Los inconversos creen que todo lo material que les rodea los llena, sin embargo llega el momento en el que se sienten vacíos, llega el momento en el que toda aquella riqueza material y vana no logra llenar su interior; por más herencia que puedan tener siempre estarán vacíos porque les faltará Cristo, siempre les faltará el amor de Dios, por eso es que nosotros podemos estar en medio de cualquiera desierto pero si le creemos a Dios, siempre sentiremos Su vara y Su cayado para no desfallecer y continuar adelante, pero sobre todo debemos saber que si hemos permanecido en pie, ha sido por Su amor y Su misericordia porque por nosotros mismos, estaríamos en un lugar inimaginable a nuestra mente lleno de tinieblas.

Por eso debemos tener sumo cuidado a quién le prestamos nuestro oído para escuchar lo que nos digan, porque si es a Dios, seguiremos siendo equipados en nuestra vida para el encuentro con nuestro Señor Jesucristo en el arrebatamiento para vivir tiempos de amores; pero si es al diablo al que le prestamos nuestros oídos y toda nuestra atención, podemos terminar en la gran tribulación donde será el llanto y el crujir de dientes.

Hoy es un tiempo en el que debemos buscar la llenura del Espíritu Santo para que sea El quien conduzca nuestra vida hoy y siempre, pero para eso también debemos tener la disposición de buscar de El y entonces seremos llenos, bautizados por el Espíritu Santo si aún no lo hemos sido, pero si ya hemos sido bautizados, necesitamos continuar llenándonos de El cada vez más y más hasta que no quede sombra alguna de nosotros mismos, sino que sea el Espíritu Santo manifestado a través de nuestra vida.

 
Ministerios Ebenezer