Revista Rhema: Mayo 2012

portada revistarhema mayo2012

 

Editorial

A través de los siglos que la iglesia tiene de haber sido instituida, Dios se ha manifestado en poderosos avivamientos que han llegado súbitamente; pero al no estar preparada la iglesia, a pesar de haberles anunciado lo que habría de venir, dichos avivamientos se han ido apagando y dando lugar a denominaciones que únicamente llevan el nombre de lo que el Señor hizo. Les sucede lo que el apóstol Juan escribió en Apocalipsis: "tienes nombre que vives, pero estás muerto". A esa misma iglesia el Señor le dice: "acuérdate de lo que has recibido y oído; guárdalo y arrepiéntete", Apocalipsis. 3:1. Es decir, sí había recibido visitación, había experimentado lo que es un avivamiento, pero por alguna extraña razón lo perdió; actualmente, una parte del pueblo de Dios experimenta lo que les sucedió a los israelitas con la reconstrucción del templo en el tiempo de Esdras: algunos lloraban a gran voz al recordar la grandeza del templo de Salomón. Hoy, algunos añoran lo que vivieron y se quedan con el recuerdo de las glorias pasadas que pudieron saborear; y otros que no vivieron dicha visitación y llegaron a la denominación cuando todo era ya cenizas, creen que es lo normal.

Sin embargo, el Señor prometió que antes de su retorno habría de derramar diferentes tipos de avivamientos. Estos se ven claramente en las escrituras y son anhelados y esperados por una buena parte de su pueblo; y por cuanto el que los prometió es poderoso y fiel para cumplirlos, sabemos que van a venir en su plenitud. Desafortunadamente gran parte del pueblo nuevamente no estará preparado y lo perderá. Esto lo aseguro porque la Biblia lo deja ver; por ejemplo: "Después de esto miré, y vi una gran multitud, que nadie podía contar, de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en las manos. Y uno de los ancianos habló diciéndome: Éstos que están vestidos con vestiduras blancas, ¿quiénes son y de dónde han venido? Y yo le respondí: Señor mío, tú lo sabes. Y él me dijo: Éstos son los que vienen de la gran tribulación, y han lavado sus vestiduras y las han emblanquecido en la sangre del Cordero." (Apocalipsis 7:9, 13 y 14).

¡Multitud innumerable! Eso me suena a almas salvadas en un avivamiento evangelístico extraordinario, pero que se quedaron a la tribulación. ¿Por qué? ¿Cuál fue la razón por la que en medio de un avivamiento inédito, todas estas almas no hayan sido llevadas en el arrebatamiento? Creo que no aprovecharon los otros avivamientos, se quedaron solo en el avivamiento evangelístico, con gloriosas señales, oyendo los testimonios de los sanados y/o salvados. Es como si el cojo de la puerta llamada la Hermosa que nos relata el libro de los Hechos, se hubiese quedado en esa puerta; sin embargo él corrió después de su sanidad hacia "el pórtico de Salomón" y ahí los apóstoles siguieron el trabajo que había sido empezado en "la puerta de la Hermosa".

Creo que esa ha sido una de las razones por las cuales se han apagado los avivamientos que han venido en el pasado sobre la iglesia. Es como si Felipe, después de conquistar toda Samaria con el evangelio del Señor, hubiera fundado su propia iglesia, se hubiera autonombrado apóstol y hubiera empezado su propia denominación en vez de dar paso al otro avivamiento que traerían los apóstoles; afortunadamente Felipe comprendió su papel y dio lugar al otro avivamiento y él se fue a hacer la obra a otro lugar. Desafortunadamente en la actualidad cuando sucede un avivamiento no se hace lo que Felipe hizo y el mover de Dios se retira de ese sitio, dando lugar a un adormecimiento en vez de un avivamiento.

Tenemos que considerar que en los dos ejemplos anteriores, los que dieron el banderazo para la continuación del avivamiento en otra faceta distinta, fueron los apóstoles. Y esta es una de las razones por las cuales se han detenido los avivamientos en la historia de la iglesia, ¡no han habido apóstoles que le den seguimiento!; la iglesia (con sus honrosas excepciones) ha dejado de ser apostólica, y por si fuera poco ni siquiera sabe lo que es el ministerio apostólico y lo que representa. También los falsos ministros han contribuido a esto, ya que se presentan como apóstoles sin dar la talla ni las señales que deben acompañar a un apóstol, de tal manera que me temo que un altísimo porcentaje de los que dicen ser apóstoles, ¡no lo son!. La iglesia de Éfeso probaba a los que decían ser apóstoles, pero en la actualidad no se ejercita esta función, porque la iglesia no sabe cómo probarles, entonces hay algunas denominaciones que rechazan a todos y otras que aceptan a todos. ¡Esto no puede continuar así! Porque de continuar de esa manera, el último avivamiento se perderá y todos seremos responsables de ello.

Por esta causa es necesario enseñar acerca de los avivamientos que vendrán, de los cuales algunos ya se están manifestando:

1) Avivamiento de restauración familiar

LBA Malaquías 4:5-6 "He aquí, yo os envío al profeta Elías antes que venga el día del SEÑOR, día grande y terrible. Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que venga yo y hiera la tierra con maldición".

SRV Lucas 1:17 "Porque él irá delante de él con el espíritu y virtud de Elías, para convertir los corazones de los padres á los hijos, y los rebeldes á la prudencia de los justos, para aparejar al Señor un pueblo apercibido".

2) Avivamiento de oración

LBA Zacarías 12:10 "Y derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén, el Espíritu de gracia y de súplica".

3) Avivamiento de Gracia

1 Pedro 1:13 "Por tanto, ceñid vuestro entendimiento para la acción; sed sobrios en espíritu, poned vuestra esperanza completamente en la gracia que se os traerá en la revelación de Jesucristo".

4) Avivamiento de carismas

Hechos 2:17 "Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños;"

5) Avivamiento en la palabra dabar

Salmos 119:25 "DALETH. Pegóse al polvo mi alma: Avívame según tu palabra".

Salmos 119:107 "Afligido estoy en gran manera: oh Jehová, Avívame conforme á tu palabra".

6) Avivamiento en la palabra imrah

Salmos 119:154 "Defiende mi causa y redímeme; avívame conforme a tu palabra".

7) Avivamiento de justicia

Salmos 119:40 "He aquí yo he codiciado tus mandamientos: Avívame en tu justicia".

8) Avivamiento de misericordia

Salmos 119:88 "Avívame conforme á tu misericordia; Y guardaré los testimonios de tu boca".

9) Avivamiento de los mandamientos

Salmos 119:93 "Nunca jamás me olvidaré de tus mandamientos; Porque con ellos me has avivado".

10) Avivamiento conforme a los juicios de Dios

SRV Salmos 119:149 "Oye mi voz conforme á tu misericordia; Oh Jehová, Avívame conforme á tu juicio".

11) Avivamiento conforme a las ordenanzas

LBA Salmos 119:149 "Oye mi voz conforme a tu misericordia; avívame, oh SEÑOR, conforme a tus ordenanzas".

LBA Salmos 119:156 "Muchas son, oh SEÑOR, tus misericordias; vivifícame conforme a tus ordenanzas".

Estos no son todos lo que constituirán el avivamiento final pero una buena parte de ellos creo que deben ser explicados en detalle, lo cual no se puede hacer en éste pequeño espacio editorial, pero es un llamado a que estemos atentos.

En este número de Revista Rhema nombramos algunos pocos de los muchos avivamientos con los cuales Dios ha visitado a su pueblo, hemos encontrado que en su mayoría se han perdido; le rogamos a Dios que nos perdone y que una vez más tenga misericordia de nosotros y yo particularmente me uno a la oración hecha por Habacuc cuando dijo: "Oh Jehová, oído he tu palabra, y temí: Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, En medio de los tiempos hazla conocer; En la ira acuérdate de la misericordia."

Descargar Revista Rhema Mayo 2012

 
Ministerios Ebenezer