Las Riquezas Pasajeras Y Las Riquezas Verdaderas

Correo electrónico Imprimir

Uno de los aspectos más encomiables que satanás presenta en todo momento es desviar al pueblo de Dios, mostrándole diferentes caminos para que se desvíen de los verdaderos propósitos que Él nos ha establecido en Su Palabra. Las riquezas pasajeras son las que trascurren rápidamente y las riquezas verdaderas las que permanecen en el conocimiento del nuestro gran Dios.

 

bwd  Pag 1/7  fwd

En el "Año de la Prosperidad", La Biblia nos enseña que la prosperidad no solamente tiene que ver con el aspecto material, sino que nos proyecta el verdadero sentido de ésta, además nos habla sobre varios ámbitos de nuestro ser tripartito: espíritu, alma y cuerpo. En este año estamos siendo testigos de lo que acontece en diferentes lugares del mundo, que es uno de los cumplimientos acelerados de la profecía cumplida, por ejemplo: en Roma podemos ver los últimos acontecimientos. Aunado a eso, podemos ver que hay un espíritu de confusión desatado sobre la faz de la tierra, y todo aquel que estaba escondido sobre una máscara, saldrá a luz con su verdadera identidad. En el "Año de la Prosperidad" claramente se está identificando a quién le estamos sirviendo.

El mundo ha caído sobre una seducción en una aparente tranquilidad, pero estamos viendo que todo esto se está derrumbando porque se ha vuelto más dependiente de lo que es el materialismo y la codicia, aun negando las verdades irrefutables de La Biblia, cayendo en una ambición sin fondo.

Proverbios 23:5-6 BTX2 Pues le echas una mirada, y ya no están, Han echado alas como un águila que vuela a los cielos. No te sientes a comer con el avaro, Ni codicies sus manjares...

En este texto, se menciona la palabra "avaro" que es todo aquel que está atado por un espíritu de avaricia, es una persona codiciosa que para enriquecerse cambia situaciones a su favor, y en lugar de poner fin a lo que han logrado, ambiciona más. La Biblia no nos llama a ir en pos de las riquezas del mundo, sino a ir en pos de la sabiduría que nos mantendrá sólidos en cualquier movimiento que se dé.

Eclesiastés 5:13 LBLA Hay un grave mal que he visto bajo el sol: las riquezas guardadas por su dueño para su mal...

En esta parte de La Biblia, Dios nos indica que los tesoros de ésta tierra son temporales y pasajeros, trayendo desventaja, confusión, ansiedades y dolor, que pueden aparecer por avaricia extrema. Las personas que caen en estos aspectos deplorables son las que no tiene un verdadero arrepentimiento, no pueden romper el amor al dinero y sus consecuencias. La Biblia nos habla sobre los peligros de confiar en el dinero, porque sabemos que en medio de cualquier hecatombe, el Dios verdadero sigue siendo Jehová Jiré, quien nos provee siempre sobre cualquier situación; no nos pueda alcanzar. Si lo permitimos, el afán de este siglo, el engaño de la riqueza y la obra del maligno, hará infructuosa nuestra búsqueda en El Señor. Muchos han cambiado la verdad de La Palabra por intereses propios que sólo los conllevan en situaciones de ambición y desasosiego.

1 Timoteo 6:17-19 RVA A los ricos de la edad presente manda que no sean altivos, ni pongan su esperanza en la incertidumbre de las riquezas, sino en Dios quien nos provee todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Que hagan el bien, que sean ricos en buenas obras, que sean generosos y dispuestos a compartir, atesorando para sí buen fundamento para el porvenir, para que echen mano de la vida verdadera.

En este versículo el Apóstol Pablo usa la palabra "altivos" que tiene que ver una opinión muy elevada de sí mismo, una autoestima muy encumbrada; este tipo de personas, en la mayoría de los casos se ve con menosprecio a los demás, se les olvida de dónde provienen y la verdadera esencia de lo que tienen, sin tener en cuenta que no somos dueños de nada, sino somos sólo administradores y mayordomos de lo que tenemos. Es necesario que discernamos por revelación lo que verdaderamente somos.

El altivo es aquella persona que es atrapada por las riquezas, acompañada de una situación de orgullo, tienden a confiar de lo que tienen y poseen en sus manos; sin embargo, todo hombre que ha sido llamado a un ministerio santo, debe depende únicamente de Dios y lo que Él colocará en nuestras manos, irá de un menor a un mayor nivel de poder y gloria. La verdadera unción es que dependemos de Dios y no de las riquezas pasajeras, ni de la existencia humana.

Seamos generosos para que La Palabra de Dios se extienda y que millones conozcan de Jesucristo, porque hemos visto una estrategia muy bien elaborada por el mundo de las tinieblas, que es el espacio que el enemigo quiere utilizar para hacernos errar en el camino hacia Dios.

Juan 17:12 LBLA Cuando estaba con ellos, los guardaba en tu nombre, el nombre que me diste; y los guardé y ninguno se perdió, excepto el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliera.

Judas Iscariote se perdió porque la profecía se tenía que cumplir. Judas era uno de los 12 discípulos quien tenía un amor desmedido por el dinero, y una ambición exacerbada por lo material, por eso fue capaz de vender al Jesús por 30 monedas de plata. La ambición y el egoísmo llevan al hombre a un estado de peligro desmedido, a Judas le interesaba sólo la parte económica.

La Biblia nos habla de personajes que tomaron solo el camino de las riquezas del mudo, quienes perdieron el sentido de seguir las prioridades. Dios no está en contra que nos desarrollemos materialmente, pero sí que hagamos a un lado Su ministerio. Los personajes que nos habla la Biblia, corrieron un peligro enorme por las cosas pasajeras de la vida, por ejemplo: Balaam, Giezi, Ananías y Safira, a quienes el amor por el dinero fue la raíz de todos sus males.

Cuando el ser humano pierde la confianza en Dios, la única subsistencia es confiar en las cosas pasajeras y momentáneas. Muchos están desafiando al Señor por el dinero, y quienes escogen el camino de las riquezas temporales de la vida, no podrán escapar de las tribulaciones que vienen sobre este mundo. Poseer muchas riquezas no evitará que enfrenten las cosas malas que vienen sobre el mundo, sabiendo que satanás ha torcido y sigue torciendo el camino de las personas que han confiado en lo material, donde su dios es mamón, el dios del dinero.

Mateo 6:33 LBLA Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os será añadidas.

Dios siempre desea prosperarnos en proporción a Sus recursos maravillosos, más de lo que podemos imaginar.

Filipenses 4:19 LBLA Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

Este versículo nos da a entender las riquezas que Dios tiene para nosotros, que no son aspectos superficiales, sino algo que perdura por la eternidad.

LAS RIQUEZAS DURADERAS: Existe una lista que La Biblia nos menciona:

1. LAS RIQUEZAS DE LA GRACIA

Efesios 1:7 LBLA En El tenemos redención mediante su sangre, el perdón de nuestros pecados según las riquezas de su gracia...

En Cristo tenemos la riqueza de la verdadera libertad, tenemos la riqueza de Su gracia, y parte de esa declaración nos hace completamente libres por medio del favor que Dios derrama en nuestras vidas para dejar en libertad a los cautivos. Con la presencia de Jesús nos levantaremos proféticamente, porque el único camino al cielo se llama Jesucristo, quien trajo sobre nuestra vida Su gracia ilimitada para el perdón de nuestros pecados. La sangre de Cristo nos hace aceptos para con El Padre y nos da la unción de la autoridad.

2. LAS RIQUEZAS DE SU GLORIA

Efesios 1:18 LBLA Mi oración es que los ojos de vuestro corazón sean1 iluminados, para que sepáis cuál es la esperanza de su llamamiento, cuáles son las riquezas de la gloria de su herencia en los santos...

Una mente con conocimiento espiritual es el que aprecia la vendedera esperanza y herencia en Cristo. Hemos adquirido una riqueza que se llama: la gloria venidera, la cual es la que nos cubre y es mayor que las riquezas pasajeras. Las riquezas de la gloria de Cristo son eternas y estarán para siempre con nosotros, hasta la eternidad.

3. LAS RIQUEZAS DEL PLENO CONOCIMIENTO

Colosenses 2:2-3 LBLA ...para que sean alentados sus corazones, y unidos en amor, alcancen todas las riquezas que proceden de una plena seguridad de comprensión, resultando en un verdadero conocimiento del misterio de Dios, es decir, de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.

Hay una promesa de parte de Dios, y es que se establezca Él en nosotros para que podamos entender que a una mayor medida de riqueza en Su Palabra nos lleva y nos permite discernir, a fin de que lo que aún no hemos entendido; lo entenderemos, porque nos da la riqueza de la sabiduría y el pleno conocimiento, una mente despejada para entender el propósito para lo que Dios nos ha llamado. Es un regalo que no todas las personas tienen porque está reservado para los que han entendido para quienes son éstas riquezas.

Dios es un Dios de ciencia y conocimiento, que hará que lo que salga de nuestra boca sea confirmado. Los tesoros del pleno conocimiento están reservados en éste "Año de la Prosperidad", para los que le buscan incansablemente. El Apóstol Pablo llegó a la conclusión, que echó a la basura todo el conocimiento intelectual, porque reconoció que la sabiduría de Dios estaba sobre cualquier conocimiento del mundo.

1 Corintios 2:14-16 LBLA Pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque se disciernen espiritualmente. En cambio, el que es espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado por nadie. Porque ¿QUIEN HA CONOCIDO LA MENTE DEL SEÑOR, PARA QUE LE INSTRUYA? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

No tenemos cualquier mente, sino la mente de Cristo.

4. LA RIQUEZA DEL VITUPERIO DE CRISTO

Moisés salió de Egipto huyendo, dándole la espalda, teniendo su mayor esperanza en la riqueza del vituperio de Cristo, que en los tesoros Egipto, pero a cambio tuvo un galardón eterno. Nuestro galardón no está en ninguna parte de la tierra, sino en la presencia divina. Cuando Moisés salió por segunda vez de Egipto, lo hizo por temor, pero escogiendo gozar de las cosas que le ofrecía El Señor. Sabemos de qué lado estamos afirmados, por lo tanto tenemos que ser como Moisés quien le dio la espalda a Egipto; eso significa que el entender el amor de Dios nos hará encontrar los verdaderos tesoros.

Cuando tenemos las riquezas verdaderas, tenemos la seguridad que El Señor Jesucristo nos provee, porque no depositamos nuestra esperanza en cosa temporales. El Señor nunca nos fallará en lo que nos ha prometido; por consiguiente nuestro tesoro está en Él, donde debe estar nuestro corazón, no en las riquezas temporales.