El Regreso del Amado – Octava Parte

admin

Fortaleciendo el corazón

Con la gracia

Con la humildad

Con el amor

El Espíritu Santo lo fortalece

El Padre lo hace

La Sangre de Cristo lo fortalece

 

2Tesalonicenses 2:17 (NVI) los anime y les fortalezca el corazón, para que tanto en palabra como en obra hagan todo lo que sea bueno.

 

Vemos en este verso que una de las cosas que afecta al corazón es el desánimo, por lo cual debemos de ver qué cosas animan a la persona.  El alma se desanima, cuando no tiene la alegría y por eso afectó al corazón; en la Biblia vemos que hay formas de ministrar al alma, pero algunas veces esto no es suficiente.

 

2 Crónicas 17:6 (BNC) Su corazón se fortaleció en los caminos de Yahvé, e hizo también desaparecer de Judá los excelsos y las “aseras”.

 

Josafat buscó y encontró la razón por la cual había decaído su ánimo, su corazón se fortaleció, la razón fue el mal actuar del pueblo de Dios y restauró lo que tenía que restaurar.

 

Génesis 18:5 (BPS) Traeré, entretanto, un bocado de pan, y fortaleceréis vuestros corazones; después pasaréis adelante; pues por eso habéis pasado delante de vuestro siervo.

 

Abraham habla a los ángeles y les lleva un alimento; este alimento nutre y fortalece el corazón. Estamos hablando de un alimento en específico, por ejemplo cuando ayunamos debemos de considerar varias cosas; si vamos a una batalla, no podemos ayunar, ya el hambre baja su condición física.

 

Permaneciendo en Él para la parousía

 

1Juan 2:28 (LBA) Y ahora, hijos, permaneced en Él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza y no nos apartemos de Él avergonzados en su venida.

 

Debemos de tener en cuenta es el permanecer en Cristo, ahora bien, la pregunta es: ¿Cómo debemos permanecer en Cristo?

 

1Tesalonicenses 4:17 Luego nosotros los VIVIENTES, los que hayamos PERMANECIDO, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

 

Los que permanecen en el Señor seremos tomados a las nubes, y regresaremos juntamente con Él en su venida pública.

 

2Juan 1:9 (LBA) Todo el que se desvía y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios; el que permanece en la enseñanza tiente tanto al Padre como al Hijo.

Antes de nuestro arrebatamiento habrá una pelea de tipo doctrinal, se moverán vientos de doctrina que tratará de mover al pueblo de Dios; en el tiempo final existirán tres doctrinas que atacarán ferozmente, estas son: La doctrina de Jezabel, la doctrina de Balaán y la doctrina de los Nicolaítas. Una doctrina que aparece dos veces en el libro de Apocalipsis es la doctrina judaizante.

 

1Juan 4:16 (LBA) Y nosotros hemos llegado a conocer y hemos creído el amor que Dios tiene para nosotros. Dos es amor, y el que Dios tiene para nosotros. Dios es amor, y el que permanece en amor permanece en Dios y Dios permanece en él.

 

El amor es el centro de todo, pero dentro de él tenemos varias columnas; por ejemplo, el amor a otros, el amor al prójimo, etc.

 

1Juan 3:24 (LBA) El que guarda sus mandamientos permanece en Él y Dios en él. Y en esto sabemos que Él permanece en nosotros: por el Espíritu que nos ha dado.

 

Guardando mandamientos de Dios, también permaneceremos en Él. Estamos viviendo un período impresionante y es necesario desvestirnos de las doctrinas denominacionales y amar la verdad del Señor, que está plasmada en la Biblia.

 

1Juan 2:24 (LBA) En cuanto a vosotros, que permanezca en vosotros lo que oísteis desde el principio. Si lo que oísteis desde el principio. Si lo que oísteis desde el principio permanece en vosotros, vosotros también permaneceréis en el Hijo y en el Padre.

 

Este no solamente es un principio cronológico, sino que el Señor Jesús dijo que Él era el principio; y debemos de estar seguros de los que escuchamos y aprendimos en el principio. No es el primer mensaje que escuchamos en una iglesia, más bien, lo que escuchamos en la “Escuela del Padre”; debemos suplicar para traer a nuestra memoria lo que ya habíamos escuchado. En Isaías 40:21 donde nos habla lo que habíamos oído desde el principio, en nuestra preexistencia. Y esto nos sensibilizar para un evento extraordinario como lo es la parousía.

Otras Prédicas
Recent terms